El Villarreal hizo historia al cosechar su primer título europeo. El equipo castellonense se impuso en la tanda de penaltis a un Manchester United que partía como favorito y que, durante gran parte de los primeros 90 minutos, tuvo contra las cuerdas al equipo de Emery. Sin embargo, la suerte sonrió al Submarino Amarillo y la Europa League cayó en sus manos. Un hito para el recuerdo que, injustamente, se perdió Fernando Roig.

Noticias relacionadas

El presidente de la entidad no pudo estar presente en la noche más importante de la historia del club. Y no por decisión propia, sino por orden de una UEFA que consideraba algo peligroso que accediera al palco. El dirigente había pasado la Covid-19 en los últimos días. Ya había dado negativo y, según trasladaba el club, no había riesgo algo para acompañar a la expedición. Pero una vez allí, Roig vio denegada su entrada por parte de la organización.

Horas antes de la final, y con Gdansk plagado de hinchas del Villarreal, Roig se veía obligado a tomar un vuelo a España para ver el encuentro. "El presidente del Villarreal CF, Fernando Roig, no asistirá finalmente al partido de esta noche frente al Manchester United, correspondiente a la final de la Europa League", anunciaba la entidad en un comunicado oficial.

"El máximo representante del club superó recientemente el Covid-19 y viajó ayer por la tarde a Gdansk en un vuelo privado cumpliendo con todas las garantías sanitarias. Sin embargo, el comité médico de la UEFA considera que no ha pasado el tiempo suficiente desde el contacto con el virus para poder formar parte de la burbuja del equipo según su estricto reglamento sanitario", detalló el Villarreal en la misma nota.

"Ante la imposibilidad de compartir desde dentro con el resto de la expedición una cita histórica, el presidente ha decidido regresar a España". Y, desde ahí, una de las piezas fundamentales del Villarreal se vio privado de celebrar una noche que quedará marcada para toda la historial del club. Eso sí, con el recuerdo de jugadores, técnico y aficionados.

Recuerdo colectivo

Porque el vínculo con Roig quedó constatado durante toda la final. En la previa, los aficionados se acordaban de su presidente por los aledaños del estadio. Tras el partido, y ya con el título bajo su brazo, pesos pesados como Parejo y Gerard Moreno le dedicaron el triunfo. También Emery, otro de los artífices del hito del Submarino. Y su vicepresidente Llaneza repitió el recuerdo. Gestos de celebración a la par que resignación por no tener al 'padre' del club viendo a sus chicos tocar el cielo de Europa. 

Como confirmaron desde el Villarreal poco después, los representantes del club allí presentes hicieron una videollamada con el presidente para celebrar, aunque en la distancia, el título más importante de la historia. Un municipio de 50.000 habitantes, que en los últimos diez años tuvo que bajar a Segunda para dispararse en Primera, se impuso en una tanda eterna de penaltis a un Manchester United de mayor potencial.

El presidente, el mismo que hace 24 años lleva dirigiendo un club querido en gran parte de país, se quitó el amargo sabor de no ver una final de Europa League con un título que bien servirá para ahogar esas penas. "La UEFA me hizo marcaje", recordaba en Vamos tras cosechar el título. "No entiendo la decisión, esta mañana me hecho dos pruebas más y ha salido negativo. Son normas y hay que respetarlas. Ha sido un gran triunfo y tenemos esta Copa, para mí es una gran alegría".

[Más información - Gerard Moreno cumple su promesa con La Resistencia en la final de la Europa League]