El Liverpool anunció unas pérdidas de 50 millones de euros entre mayo de 2019 y el mismo mes de 2020. Resumidos los detalles de sus pérdidas, el club inglés ha visto disminuido en 67 millones de euros sus ingresos por los derechos televisivos, en 15 millones los obtenidos por los partidos como local y en 34 los que llegan a través de los acuerdos comerciales, pero estos se compensan con otros acuerdos a los que han llegado en el último año.

Noticias relacionadas

El club ha hecho oficial sus resultados económicos días después de comunicar su entrada y salida de la Superliga Europea, un proyecto a priori lucrativo para sus intereses, pero que supuso el rechazo de los aficionados. Los 3.500 millones de euros que iban a recibir las entidades asociadas a esta nueva competición nada más entrar a formar parte de ella habrían sido una vía fundamental para remendar estos mlaos resultados económicos.

Junto a los otros cinco clubes ingleses que se habían asociado a este nuevo ente, el Liverpool se desvinculó de este proyecto a las 48 horas de comprometerse con la competición que pretendía revolucionar el mercado europeo y tratar de ayudar a todo el fútbol a superar la pandemia de la Covid-19. Estos resultados que presenta este martes el conjunto 'red' solo constatan la primera parte de la crisis y se prevén que los próximos resultados, a pesar de su triunfo en la Premier League, sean más duros.

Estas pérdidas han sido provocadas por la disminución en los ingresos por partido debido a la irrupción de la pandemia, así como en la reducción de los ingresos televisivos. La entidad explica que estos resultados se han producido porque se han jugado cuatro partidos menos en casa en la Premier League durante este período y porque la temporada se extendió fuera del período financiero del informe y se completó en julio de 2020, cuestión por la que no se incluyen los premios por ganar la competición.

Para paliar los efectos de la Covid-19, los dueños del club, Fenway Sports Group, vendieron el mes pasado un 10 % de su participación, valorada en 543 millones, a la firma de inversión RedBird Capital. Además, se han llegado a nuevos acuerdos comerciales con empresas como Cadbury e Iugis, así como con otras seis nuevas marcas. Nivea y Carlsberg también renovaron sus contratos a largo plazo con el club.

Andy Hughes, director general del Liverpool, hace balance de la situación: "Este período de información financiera comienza a demostrar el impacto financiero inicial de la pandemia y las reducciones significativas en las principales fuentes de ingresos. Estábamos en una posición financiera sólida antes de la pandemia. Ahora podemos mirar hacia el final de esta temporada y, con suerte, un comienzo más normal para la próxima temporada. No es ningún secreto que se ha extrañado mucho a los aficionados en Anfield durante el año pasado y esperamos tenerlos de regreso".

[Más información: Una semana de la Superliga: los números rojos de los fundadores alertan de la crisis]