Leo Messi está siendo uno de los nombres de la temporada por muchos motivos. El futbolista argentino del FC Barcelona termina contrato con el equipo azulgrana y aún no ha tomado una decisión sobre lo que hacer con su futuro. A estas alturas de curso, Messi ya puede negociar con total libertad su destino, pero de momento sigue sin posicionarse. Mientras tanto, el Barça espera a tener presidente para poder dirigirse a él formalmente. 

Noticias relacionadas

La temporada del argentino está siendo ni mucho menos brillante. El inicio del curso fue una completa decepción y llevó a muchos aficionados culés a pensar que era el momento idóneo para poner fin al cuento de amor que habían vivido durante casi dos décadas. No podrían sacar dinero por él, porque para eso se tendría que haber ido en el pasado mercado de verano, pero al menos les serviría para sanear su diezmada economía. 

Sin embargo, en las últimas fechas, Leo Messi está recuperando parte de su brillo y, aunque ya no es ese jugador desequilibrante que maravillaba antes, sí sigue siendo decisivo gracias a su facilidad para hacer gol. Además, en los últimos meses, ha recuperado casi al completo su olfato goleador y ya vuelve a tener cifras importantes, acordes a lo que había sido casi toda su carrera. 

Leo Messi controlando el balón La Liga

Derrotas como la sufrida ante el PSG, con exhibición de Mbappé incluida, no ayudan especialmente a que Messi se quiera quedar en un equipo hundido. No obstante, su imagen tampoco ha salido especialmente reforzada para que pueda atraer a los mejores equipos de Europa. Hacerse cargo del enorme contrato que exigirá Messi no está al alcance de cualquier chequera. 

De hecho, y aunque quizás formando la máquina pueda haber algún equipo que pudiera intentar tentar a Leo, parece que solo hay dos equipos podrían probar su fichaje, y especialmente, uno por encima del resto. Esos dos nombres, conocidos por todos, son el del propio PSG y el del Manchester City. Dos clubes estados con potencial económico y sin miedo a la ruina, aunque sí al Fairplay Financiero que deberán cumplir. 

De momento, el equipo que parece en cabeza en esa carrera por llevarse al argentino es conjunto parisino, quien además ya le ha hecho guiños reiterados al jugador. Su llegada dependería y mucho de la posible salida de Mbappé, para quien encontrar un pretendiente que pueda hacerse cargo de su fichaje y de su salario no será nada fácil

Mbappé, con el balón de su hat-trick al Barcelona Reuters

Otra posibilidad que se le ha abierto a Messi en alguna ocasión es la de probar algún destino más exótico y abandonar el fútbol de primer nivel. En primera instancia, no parece lo más probable, pero quizás sí dentro de unos años. De cualquier forma, en ese apartado existe un destino que se lleva palma respecto al resto, la MLS

En Estados Unidos existen varios equipos que han pensado en su fichaje, aunque quizás sin pensar muy bien el plan. Nombres como el New York City, tras un paso por Manchester, o el del Inter de Miami son los más citados. Sin embargo, existen más equipos que, al menos, quieren ser relacionados con la figura del jugador argentino. Uno de esos es el FC Dallas.

La propuesta del siglo

De momento, uno de sus jugadores, Franco Jara, ex de Benfica y Granada, ya le ha hecho una singular propuesta: "Si Messi viene a jugar a la MLS le beso los pies". Así lo ha transmitido en una entrevista al medio 90 min. Sin embargo, el jugador del equipo texano no se ha quedado ahí. 

Leo Messi celebra su gol al Elche en Liga Reuters

"Sería increíble, una bomba. Durante mi carrera tuve la oportunidad de jugar contra él, pero tenerlo aquí, cara a cara, sería completamente diferente. Trajeron a Ibrahimovic, a Higuaín... Espero que se dé esta oportunidad. Para Messi y Ronaldo sería una oportunidad de tener una vida normal más allá del fútbol. En Estados Unidos esto es posible".

Así describe su vida en el país americano: "A mí me gusta ir a comer, ir al cine, al supermercado. Estados Unidos tiene esto. Vas al supermercado en pijama y chanclas, y nadie te dice nada, porque así es, todos hacen lo que quieren. Tiene que ser difícil no poder disfrutar de poder hacer la compra, o de cosas sencillas. Cundo uno se siente cómodo, el fútbol fluye. Imagínate, si se siente cómodo en España por cómo vive, aquí nos daría mil vueltas".

[Más información: En Francia insisten con Leo Messi: "La carta secreta del PSG"]