Las horas previas al encuentro de dieciseisavos de final de la Europa League que enfrentaba al Red Bull Salzburgo y el Villarreal estuvieron marcadas por la confirmación por parte de la UEFA de una sanción por dopaje. Dos de los jugadores del equipo austriaco tuvieron que apartarse del equipo ante la resolución final de la organización europea. Sabían que se estaba estudiando un posible positivo en dopaje, pero hasta el momento de antes no recibieron la confirmación oficial.

Noticias relacionadas

Se trata de Mohamed Camara y Sekou Koita, ambos internacionales con Mali. Según el comunicado del propio club, estarán apartados durante tres meses y la aplicación de la sanción es de caracter inmediato. "Se aplica a todas las actividades futbolísticas nacionales e internacionales", han recalcado en la nota oficial.

A favor de los jugadores está que no se considera una "infracción de dopaje intencionado", sino que es un "caso específico" que, pese a todo, incumple el reglamento. Y es que "cada jugador es personalmente responsable de asegurarse que ninguna sustancia prohibida entre en su cuerpo". Algo que no sucedió con los dos jugadores.

Los hechos que han acabado con dicha sanción se produjeron el pasado mes de diciembre. "Mohamed Camara y Sekou Koita habían estado previamente con la selección nacional de Malí durante unos diez días y recibieron del médico del equipo un medicamento contra el mal de altura que contenía un ingrediente activo que está en la lista de dopaje", recuerda el comunicado del club austriaco. "El médico del equipo encargado fue inmediatamente suspendido por la asociación maliense", recuerdan en la misma nota oficial compartida por la entidad.

Respaldo del club

Desde el Salzburgo califican la decisión como un "golpe" para el que, sin embargo, ya se estaban preparando conscientes de que podía terminar con una dura sanción. Y no es para menos, pues Sekou Koita se ha convertido en una de las referencias ofensivas del equipo. El Villareal no tendrá que sufrir a un jugador capaz de anotar 17 goles en 28 partidos. El centrocampista cámara, por su parte, es otra de las piezas habituales del equipo con 25 partidos a su espalda.

Koita, en un comunicado compartido por el propio club austriaco, se ha pronunciado sobre la sanción. El jugador ha asegurado que está "triste" por no poder ayudar al equipo en la eliminatoria ante el Villarreal y pide a todos los futbolistas, "especialmente a los jóvenes futbolistas", a ser "extremadamente cuidadosos con los productos distribuidos por el cuerpo médico de sus equipos". En su caso, confiaron en los medicamentos del encargado de la selección y tendrán que pagar ese error con tres meses de sanción.

El jugador, que ha agradecido el apoyo de sus seres queridos y del propio Salzburgo, finaliza su comunicado recordando que tiene "mucho respeto por el deporte que le ha dado tanto" y que, por ello, "siempre" será un "deportista limpio".

[Más información - Heroína y cocaína: las 'sustancias de abuso' que la nueva Ley contra el dopaje perseguirá]