Las necesidades del Barça podrían hacer que Koeman se quedase sin uno de los pilares de su nuevo proyecto. Según informa el diario Daily Mail, varios clubes de la Premier League están en alerta para fichar a Antoine Griezmann, al que consideran el gran perdedor de la decisión de Lionel Messi de quedarse en Barcelona. Liverpool, Arsenal y Manchester United están atentos, aunque el nuevo entrenador azulgrana explicó que contaba con él.

Noticias relacionadas

La información indica que el nuevo técnico del Barça le había prometido a Griezmann el puesto de Messi si la leyenda argentina abandonaba el Camp Nou, pero el castillo de naipes se ha caído tras el anuncio de Leo este pasado viernes. El cambio de sentido tiene importantes repercusiones en el resto del equipo, ya que la directiva tiene como objetivo ahorrarse 200 millones de euros en salarios. Ya lo tenían previsto antes de que el argentino primero decidiera irse y luego quedarse, pero las salidas baratas de Ivan Rakitic, Arturo Vidal y Luis Suárez no atienden a esas necesidades.

Desde que los culés fueron humillados por el Bayern de Múnich con el 8-2 en la Champions League, Rakitic se ha ido al Sevilla y Luis Suárez está listo para poner rumbo a la Juventus. La misma información pone al Manchester United como el más interesado después de que no hayan podido concretar el fichaje de Jadon Sancho. El Liverpool está pendiente de la operación de Wijnaldum y de cerrar a Thiago Alcántara, mientras el Arsenal sigue esperando para cerrar un centrocampista.

Antoine Griezmann, con la selección de Francia EFE

Griezmann está tranquilo tras escuchar a Koeman, pero la inestabilidad de los últimos días hace que no se pueda descartar esta opción. El holandés habló en su país y criticó a los anteriores entrenadores por no colocarle en su posición. "Con todo el respeto, Griezmann no es un extremo. Necesita jugar donde ha jugado toda su vida, con todas sus cualidades", exponía el técnico culé.

Francia quiere recuperarle

Griezmann está con la selección esta semana y, en el encuentro contra Ucrania, falló un penalti. Deschamps salió en rueda de prensa a defender a su estrella. "Tiene que acostumbrarse de nuevo, pero desde el momento en que siente que quiere chutarlo, tiene que hacerlo. Si otro jugador lo siente en el futuro, lo dejaré. Claro que hubiera preferido que lo hubiera marcado", sentenció tras el triunfo del conjunto galo gracias a un gol de Mbappé.

Hace unos días el seleccionador francés le exigía a Koeman que sea importante esta temporada en el Barça. "Un nuevo entrenador puede significar ideas diferentes. Espero que le ponga en una posición en la que pueda rendir y demostrar todas sus habilidades. Ese problema no lo tiene con nosotros porque sabe exactamente lo que queremos de él", argumentó Deschamps.

Griezmann podría encontrar esa confianza en Inglaterra, aunque su salida seguro que no sería barata. Después de desembolsar 120 millones de euros, el Barça no aceptaría nada por debajo de esa cifra y, en un mercado de traspasos marcado por el coronavirus, es difícil que cualquier equipo pueda hacer una oferta de esa altura, junto al alto contrato que también tiene.

[Más información: Messi y las consecuencias del agujero económico que tendrá que tapar el Barça si se queda hasta 2021]