Volvía La Liga al Camp Nou después de más de 20 días sin que el Barcelona jugase un partido en su casa. El aplazamiento de El Clásico, que debía haberse disputado el pasado sábado día 26, ha provocado que Messi, Suárez y compañía no hayan vuelto a su estadio en todo este tiempo.

Noticias relacionadas

¿Por qué? La sentencia del 'procés' provocó una serie de disturbios en toda Cataluña, esto desencadenó la reacción de LaLiga que formalizó una petición para que se aplazase el duelo entre el Barça y el Real Madrid. El Comité de Competición acabó aceptando ante el temor de posibles ataques con motivo del enfrentamiento entre los dos grandes equipos de La Liga, además de que El Clásico sirviese como altavoz para la causa secesionista.

Dos pancartas presidían el Camp Nou durante el partido de la úndecima jornada del campeonato doméstico. En una parte del estadio se desplegó una en la que se podía leer la palabra 'independencia', mientras que en otra se pedía la libertad de los políticos presos.

El Barcelona pide la independencia

Todo ello mientras las esteladas ondeaban entre los aficionados culés que acudieron al campo para ver el partido entre el Barcelona y el Valladolid. Un nuevo desafío a LaLiga después del aplazamiento. Desde la institución catalana se ha manifestado la oposición a la sentencia del Tribunal Supremo, aunque finalmente aceptasen la suspensión del partido contra el eterno rival -el cual se disputará el próximo miércoles 18 de diciembre-.

Cánticos

Como cada vez que ocurre desde aquel 1 de octubre del año 2017, en el minuto 17 se volvieron a entonar cánticos en favor de la independencia catalana. La situación comienza a ser límite y todo apunta a que pese al aplazamiento, El Clásico servirá a los secesionistas para mostrar sus proclamas al resto del mundo.

[Más información - Javier Tebas: "El Clásico es un problema de Estado"]