Zlatan Ibrahimovic llegó a Estados Unidos en el año 2018. El jugador de 38 años dejó Europa y puso rumbo a tierras californianas para fichar por Los Ángeles Galaxy. En su segunda temporada se convirtió en capitán del equipo. El sueco acumula 53 goles en 57 partidos. Uno de los más emocionantes, es sin duda el que enfrenta a los dos equipos de la ciudad: el Clásico del Tráfico.

Noticias relacionadas

La semifinal de la Conferencia Oeste enfrentó a Los Angeles FC contra los Ángeles Galaxy. El equipo liderado por Carlos Vela se llevó el partido, y el sueco se mostró decepcionado con el resultado y su correspondiente eliminación del torneo: "Es difícil ganar cuando recibes tantos goles, a veces marcar tres puede ser suficiente, pero no puedes ser campeón si recibes cinco goles en contra. Estoy decepcionado porque tuve un par de errores".

Tras acabar el partido, fue preguntado por su futuro, no se cortó y destacó la importancia de su presencia en la competición americana: "Veamos qué pasa, es muy temprano para hablar. De momento estoy en la MLS. Si me quedo, será bueno para la MLS porque todo el mundo la mirará. Si no me quedo, ninguno se acordará qué es la MLS".

Ibra protagonizó uno de los momentos más polémicos del partido. El delantero tuvo un encontronazo con un aficionado del equipo rival y el jugador respondió con un desafortunado gesto que ha desatado la polémica.

No dudó en defenderse: "Dijeron algo. No fue irrespetuoso, pero esto es como entrenar para mí. El estadio es demasiado pequeño para mí, deben de ser grandes para perturbarme. Estoy acostumbrado a jugar al frente de 80,000 personas. Este es un paseo por el parque", afirmó el jugador.

[Más información: La emotiva respuesta de Ibrahimovic a un niño que se ha vuelto viral]