Gary Lineker, quien fuera jugador del Barça entre 1986 y 1989, se ha hecho conocido en la actualidad por sus declaraciones, las cuales no pecan de ser sinceras. El exdelantero inglés, actual comentarista en la televisión de su país, habló sobre su etapa en España para el medio The Guardian y los enfados que tenía con los colegiados españoles. 

Noticias relacionadas

 "Desearía haber golpeado a un árbitro antes de la retirada. A medida que se desarrolló mi carrera, surgió todo el tema de que nunca había recibido una tarjeta amarilla", decía el exjugador. 

Lamenta no haberlo hecho

"No era un santo y pasé tres años en España donde sacan tarjetas por todas partes, fue un milagro que no obtuviera una", comenta el actual comentarista de la televisión inglesa. "La gente solía bromear conmigo: '¿Por qué no le pegas al árbitro?'. Lo que obviamente habría sido realmente estúpido, pero podría haber sido divertido en mi último partido".

Una de las cosas más curiosas y locas que ha hecho Lineker en el ámbito profesional de la comunicación ha sido aparecer en ropa interior en la televisión tras la conquista de la Premier League por parte del Leicester. 

Gary Lineker disputó 567 partidos como futbolista profesional, repartidos entre Leicester, Everton, Barcelona, Tottenham, el club japonés Nagoya Grampus y la selección de Inglaterra y no llegó a recibir ninguna tarjeta amarilla, algo que parece que lamenta, ya que quería realizar acciones que no pudo. 

[Más información: Puyol no comparte las actitudes de Piqué: "Es muy directo, yo actuaría como Messi"]