Noticias relacionadas

La Real Sociedad no cede en este inicio de La Liga y queda como segunda clasificada tras enlazar su tercer triunfo a costa de un flojo Deportivo Alavés que sigue con una alarmante falta de gol, sin marcar en los tres últimos encuentros. [Narración y estadísticas: Real Sociedad 3-0 Alavés]

Alguacil, en una semana cargada de compromisos, casi obvió las rotaciones, solo Remiro, Gorosabel y Guevara entraron como novedades en el once, sin embargo Asier Garitano apostó claramente por ellas, a riesgo de que resintiera el bloque, y sólo cuatro hombres repitieron con respecto al encuentro de Bilbao de la pasada jornada.

Los donostiarras se hicieron dueños del partido desde el minuto 1, el Deportivo vino a cerrarse y esperar su turno, algo que no es buena receta ante una Real que, dirigida por un Odegaard sobresaliente, pudo marcar al saque de una falta del noruego rematada junto al palo por Llorente a los seis minutos de juego.

Real Sociedad-Alavés. Foto: Twitter (@RealSociedad)

Odegaard, que dio toda una clases magistral de fútbol moderno, no esperó mucho para volver a lucir su nivel en el gol realista, que generó el noruego con un caño a su oponente y una asistencia brillante a Oyarzabal, para que éste superara la oposición de Pacheco en su remate desde el área pequeña.

Tenía que reaccionar el Alavés con este tanto pero el conjunto vitoriano no está para mucho en este inicio de liga, dio un susto en su único acercamiento serio en todo el primer tiempo pero se veía que era cuestión de tiempo que la Real ampliara su ventaja.

Lo hizo a la media hora de juego y aunque fue Willian José el autor del segundo, tres cuartas partes de mérito hay que atribuírselo a Oyarzabal con un jugada por banda y un medido centro a su compañero digna de un futbolista top, camino que recorre a gran velocidad el ariete eibarrés.

Oyarzabal marca el tercero de penalti

El partido estaba más que encarrilado y terminó de definirse totalmente a favor de los guipuzcoanos cuando Medié Jiménez, asistido por el VAR, pitó una clara mano de Marín que convirtió en gol, tras el correspondiente penalti, un enchufado Oyarzabal.

Ahí se acabó el partido, porque el Deportivo ya daba todo por perdido y los locales pensaban más en un Sevilla que viene de perder las dos últimas jornadas y que complicará mucho las pretensiones de los donostiarras.

Manu García tuvo la mejor y casi única opción de gol para su equipo en este segundo período y la Real, con el freno echado, fue capaz de seguir generando peligro. Isak, que sustituyó a Willian José, y Gorosabel tuvieron en sus botas ampliar ventaja, la Real no quiso hacer leña del árbol caído y el marcador no se movió, a pesar de disponer de un penalti errado por Portu en el minuto 85, y la hinchada blanquiazul vivió una cómoda y convincente victoria.