La humanidad es una de las cualidades más importantes. Así lo ha demostrado Mohamed Salah este domingo al salir de la ciudad deportiva del Liverpool tras un entrenamiento con el club inglés. Se trata de un gesto que un pequeño aficionado llamado Louis Fowler nunca olvidará.

Noticias relacionadas

La intención del fan era hacerse una fotografía con el futbolista. La jugada no le salió bien y acabó con la nariz rota tras golpearse con una farola. No obstante, la reacción del delantero tras el incidente se ha vuelto viral en las redes sociales.

El padrasto del niño, Joe Cooper, ha contado como Salah dio la vuelta con su coche para preocuparse por cómo se encontraba y hacerse una fotografía con él. "Gracias por venir a ver a mis hijos después de que Louis KO intentara saludar. Él te ama tanto y el dolor desapareció instantáneamente cuando viniste a darles un abrazo. Un restablecimiento de la nariz que vale la pena, dijo. ¡Eres un gran hombre y un verdadero caballero!", narró en su cuenta de Twitter.

En la imagen adjuntada, se puede ver las consecuencias del golpe de Louis. El pequeño aparece con sangre en la nariz, dañada después del fuerte golpe. Un día que el joven aficionado del Liverpool nunca olvidará.

[Más información en: Detienen a un hombre sospechoso de publicar insultos racistas contra Salah]