La temporada ha llegado a su fin -a falta de la final de la Copa del Rey y de las continentales en Europa- y ya la expectación figura en el mercado de fichajes. Todos los equipos buscan reforzar su plantilla y una de las prioridades del Barcelona es la línea de ataque. Tras la misión fallida de Kevin Prince Boateng, el conjunto azulgrana busca otro delantero que compita con Luis Suárez y que incluso pueda sustituirle tanto por lesiones como por rotaciones.

Noticias relacionadas

Luis Suárez desolado con las manos en la cabeza REUTERS

Además de entrar en la puja por Luka Jovic, otro de los nombres que se ha tanteado desde la directiva del club azulgrana ha sido el de Maxi Gómez. El uruguayo ha vuelto a cuajar un buen año en el Celta de Vigo -ha marcado 13 goles- y su contrato termina en 2022. No obstante, tal y como se ha informado desde Ao Contrataque -programa de Radio Galega-, el Barça ha ofrecido 25 millones que han sido rechazados por intentar hacerse con los servicios del delantero.

A pesar de ello, según la información del mismo medio, todo apunta a que Maxi Gómez saldrá del Celta este verano al dar por zanjada su vinculación al club. Otros equipos como el Tottenham en la Premier League o el Atlético de Madrid en La Liga también han puesto sus ojos en él, lo cual podría ser una buena alternativa para este último, dada la inminente salida de Antoine Griezmann.

Nuevo percance para la directiva

Por otra parte, esta noticia ha supuesto un auténtico contratiempo para la directiva del Barça. Desde el club se tiene muy claro que una de las posiciones que hay que reforzar para el próximo curso es la delantera, y contando aún con Luis Suárez como el '9' de referencia, se busca un perfil de revulsivo. En Maxi Gómez encontraban al candidato ideal, pero al recibir el 'no' del Celta, tendrán que figurar nuevos nombres en la lista.

[Más información: El Madrid dice 'no' a Jovic y el Barça entra en escena]