El internacional holandés del Sevilla, Quincy Promes, dio el pasado martes positivo en una prueba de alcoholemia cuando circulaba con su vehículo por Puerto Banús, en Marbella, y por ese motivo ha sido citado para un juicio el lunes día 24 en el Juzgado número 4 de esa localidad malagueña.

Noticias relacionadas

SEVILLA - AKHISAR DELEDIYESPOR Raúl Caro Agencia EFE

Los hechos, según publica Diario de Sevilla, ocurrieron sobre las diez de la noche del martes, cuando en un control la Policía Local marbellí le practicó una prueba de alcoholemia en la que el holandés arrojó una tasa superior a 0,60 miligramos por litro en aire respirado, más del doble del máximo de 0,25 permitido por ley.

Al rebasar la tasa de 0,60, el positivo por alcoholemia se considera un delito, por lo que el extremo sevillista fue denunciado por la vía penal y, además, la Policía Local procedió a la inmovilización de su vehículo. Esa jornada la plantilla del Sevilla tuvo descanso, al igual que el lunes, y al día siguiente Promes se entrenó con normalidad con el resto de sus compañeros para preparar el choque del domingo en el campo del Leganés, el último de este año.

Pillado sin los papeles en el vehículo

Fuentes próximas al club hispalense han informado de que el jugador holandés, de 26 años y fichado al Spartak de Moscú el pasado verano, fue parado con su vehículo en un control policial y, debido a que no llevaba documentación, ha sido requerido para que la presente el próximo lunes, sin especificar más detalles.

[Más información: El Sevilla vence con solvencia al Girona y recupera la segunda plaza]