El fútbol femenino consiguió dar un nuevo paso al frente en España con el triunfo de la Selección sub19 en el Europeo de la categoría, que reeditó título. Este nuevo hito es tan solo uno más de las muchas victorias que ha venido cosechando este deporte en el ámbito nacional. Pese a la menor repercusión de nuestras chicas, desde las categorías inferiores hasta la Absoluta trabajan duro por poner el nombre del fútbol español femenino en letras de oro.

Noticias relacionadas

El pasado mes de mayo fueron las chicas de la sub17 las que ya se impusieron en el Europeo. Como luego pasará con la sub19, Alemania fue el rival a batir en la final y se llevaron la victoria y el título gracias al triunfo por 0-2 en Lituania. Estos dos campeonatos solo son la pista más clara del despegue de este deporte en España y que, además, no es solo una cosa de presente, sino también de futuro.

A todos estos triunfos se podría sumar uno más en las próximas semanas. Del 5 al 24 de agosto se disputará el Mundial sub20 en Francia. De proclamarse campeón el combinado español, este 2018 habrá sido el de la confirmación del fútbol femenino nacional y es que esta gesta se sumaría a las de los Europeos de las categorías sub17 y sub19.

El principio de todo

La Selección de fútbol femenina en España fue creada de forma oficial en el año 1983. Sus inicios se remontan al año '71, aunque por aquel entonces aún no estaba catalogado como deporte reconocido ni por la propia RFEF ni por la FIFA. De esto hace ya más de cuarenta años y desde entonces se ha recorrido mucho, aunque todavía falta más por hacer.

No fue hasta el año 1997 cuando España se clasificó por primera vez para un gran torneo. Fue en el Europeo y una de las integrantes del combinado resultó elegida por la FIFA como una de las jugadores del once ideal del campeonato, María Ángeles Parejo. El primer título llegó en 2004, la sub19 se proclamó campeona de Europa y de ahí salió la que ha sido una de las jugadoras más importantes del país, Vero Boquete.

Las diferencias con el fútbol masculina son, a día de hoy, insalvables. El merchandising, el seguimiento mediático, la acogida por parte de público... Pero se espera que se sigan dando pasos adelante y con victorias como las de las categorías inferiores solo se continúa con un camino que se empezó ya hace muchos años.

El 2018, un año especial

Este puede decirse que es el año del fútbol femenino en España. A los triunfos de las categorías inferiores se suma que la Absoluta está muy cerca de lograr algo que hace unos años era tan solo un sueño: colarse en el Top Ten del ránking mundial. Liderado por EE.UU., España se encuentra en la posición 12, a 200 puntos de las líderes y a tan solo 44 de la décima clasificada, Corea del Norte.

Las estadounidenses son la gran potencia, pero el fútbol europeo está dando un paso adelante y combinados como el alemán, el inglés o el francés están siguiendo los pasos a las norteamericanas. De hecho, la última Balón de Oro no solo es europea, sino que fichó por el Barcelona el pasado verano, Lieke Martens. Un indicador que la liga española se está convirtiendo en un referente con equipos como el Atlético Féminas, el Athletic o el propio conjunto azulgrana.

Bagaje de la Absoluta

El equipo dirigido por Jorge Vilda -quien ha sido incluido entre los diez candidatos al The Best al mejor entrenador de fútbol femenino- se ha clasificado para el próximo Mundial que tendrá lugar el año que viene en Francia. España, con 18 puntos, es la clara líder del grupo gracias a sus 8 puntos de ventaja sobre Austria, por lo que no se perderá la cita mundialista.

La selección femenina de fútbol prepara la Eurocopa Ángel Díaz EFE

Este será el segundo Mundial en el que España se clasifica después de quedar fuera en la fase clasificatoria en el 2007 y 2011. En 2015 consiguieron la clasificación, pero no pudieron lograr el billete para octavos, algo que sentó con un jarro de agua fría a las jugadores que montaron una auténtica revolución en la que pedían la dimisión de su hasta entonces entrenador.

Finalmente, las jugadores salieron victoriosas y Quereda fue sustituido por Jorge Vilda, quien no solo ha llevado a la selección a su segundo Mundial, sino que mantiene una gran relación con sus jugadoras y se ha hecho un nombre dentro de este deporte gracias a sus éxitos y buen fútbol.

En cuanto a las Eurocopas, el mejor puesto es el tercero conseguido en 1997 después de caer por 2-1 ante Italia en las semifinales. Después de aquello hubo que esperar a 2013 para volver a a ver a España en una fase final, tanto ese año como en 2017 acabaron cayendo en cuartos de final.

La Liga Iberdrola da un paso adelante

La primera vez que los equipos españoles de fútbol femenino disputaron un campeonato liguero fue en la 1988/1989. Desde aquella temporada, la liga se ha jugado de forma continuada hasta la fecha, aunque su formato haya ido variando, así como su denominación, ahora se conoce como Liga Iberdrola.

El equipo más laureado es el Athletic con sus cinco ligas, pero otros como el Barça y el Levante le pisan los talones con cuatro copas. Por detrás varios más entre los que destaca el Atlético de Madrid, que ha ido ganando importancia en los últimos años, tal es el punto que ha ganado las dos últimas ligas.

Además de la calidad en aumento de los equipos o la mayor competitividad, el flujo de público también es un dato a destacar. Equipos como el Valencia o el propio Atleti han acogido en los últimos años en Mestalla y el Wanda Metropolitano, respectivamente, partidos de sus secciones femeninas.

El Valencia - Levante de la 2016/2017 fue visto por 17.000 espectadores, aunque nada comparado con lo que ocurrió ya en 2003/2004 cuando el Athletic se proclamó campeón en San Mamés ante 35.000 personas.