Una árbitro menor de edad recibió insultos e incluso amenazas de muerte en un partido de fútbol de alevines (niños de 10-12 años) disputado el pasado sábado en Gualchos-Castell de Ferro, en la provincia de Granada. Durante el encuentro entre Castell y Torrenueva que se jugaba en El Romeral, un vecino del barrio empezó a gritar a la colegiada desde su casa, situada al lado del estadio.

Noticias relacionadas

"Después no queréis que os discriminemos a las mujeres, pero pitad bien o entonces no pitéis", dijo el hombre, según ha adelantado el diario Ideal. La cosa no se quedó ahí, ya que también tildó de "sinvergüenza" a la chica. "Después os sentís ofendidas de que no os queramos en los campos y os quejáis de que el público os trate mal", añadió.

La joven tuvo que abandonar el partido (triunfo visitante por 4-9), entre lloros y sufriendo una crisis de ansiedad después: a los gritos del aficionado se unieron unos cuantos más. Según contó en el acta arbitral, los de unos quince hombres y mujeres.

Eso sí, protestaron "con más ahínco" las segundas. "Te vamos a rajar las ruedas y te vamos a quemar el coche para que no te puedas ir y te quedes aquí", le dijeron. Fueron aún más allá: "Tú de aquí no sales viva, nos la tienes que pagar"; "ahora, si eres capaz, nos denuncias". La chica estaba tan conmocionada que tuvo que cerrar el acta el domingo por la mañana y no a la conclusión del partido.

La alcaldesa de Castell de Ferro, Antonia Antequera, contó a Europa Press que las personas que insultaron o amenazaron a la joven serán expulsadas del club que actuaba como local en el encuentro. No se podrá hacer nada con el vecino que lo inició todo, ya que las casas están fuera de las instalaciones del Castell, como declaró su coordinador a Ideal.

La árbitro llegó a solicitar al delegado de campo que llamase a las Fuerzas de Seguridad, pero el aviso a la Guardia Civil y a la Policía Local no se produjo en el momento en que sucedieron los hechos. Tanto el Castell como el Ayuntamiento del municipio granadino están analizando el acta en la que se recoge todo lo ocurrido.

Por su parte, la Guardia Civil tomó declaración a tres de los implicados en los ataques verbales hacia la colegiada, a la que la alcaldesa de Castell de Ferros instará a que interponga una denuncia contra los agresores si así lo estima oportuno.