El francés Julien Alaphilippe se mostró este lunes, durante la segunda jornada de reposo del Tour de Francia, orgulloso de haber podido mantener el maillot amarillo, aunque confesó que "pende de un hilo" y que quedan etapas muy peligrosas.

Noticias relacionadas

"Estoy muy contento de lo que he hecho hasta ahora. He defendido el maillot amarillo lo mejor que he podido y lo daré todo hasta el final", comentó.

"Cuanto más me acerco a París, más tengo un sentimiento especial, pero soy realista, quedan etapas difíciles. Ya empezó en el Tourmalet, donde mi reacción me sorprendió hasta a mí. No quiero soñar, pero voy a dar el máximo", aseguró el ciclista del Deceuninck.

Ventaja antes de la recta final

Alaphilippe, que cuenta con una renta de 1:35 sobre el británico Geraint Thomas, defensor del título, de 1:47 sobre el holandés Steven Kruijswijk y de 1:50 sobre su compatriota Thibaut Pinot, afirmó que la renta es escasa para las duras etapas que llegan.

Alaphilippe, Thomas y Sagan se saludan antes de la última etapa del Tour. Reuters

"Esa ventaja no es nada si tienes un desfallecimiento subiendo a Val Thorens, que es terrible", afirmó el ciclista en referencia al ascenso a la última cota puntuable de la edición, el próximo sábado.

[Más información - Así serán las 21 etapas del Tour de Francia 2019: recorrido y perfiles]