Quien ponga a los Hernangómez a ocupar en un futuro el pedestal en el que ahora están los Gasol acierta. Desde luego que sí, sea su porvenir similar, mejor o peor que el de Pau y Marc. La nueva sensación fraternal del baloncesto español es a la vez la gran esperanza del relevo generacional de nuestra canasta. Quien dudase de su valía, quien pensase que quizá aún no era el momento de dar el salto a la NBA para uno de ellos o ambos, empieza a tener certidumbres de que se equivocaba. Ahora mismo, Willy y Juancho son el segundo y el tercer jugador más eficientes de su promoción de novatos respectivamente. Sólo Joel Embiid, ya uno de los mejores rookies de la historia, supera a los dos hermanos.

Noticias relacionadas

Así lo atestigua el ránking PER (Player Efficiency Rating, Ratio de Eficiencia del Jugador en español) de lo que va de temporada referido a jugadores de primer año. Esta estadística avanzada creada para ESPN por John Hollinger, ahora en la ejecutiva de los Memphis Grizzlies, es una suerte de valoración al modo NBA. Se obtiene sumando los aportes positivos (canastas, rebotes, asistencias, tapones...) y restando los negativos (pérdidas, faltas, tiros fallados…), tomando como base los minutos jugados y también el ritmo al que juegan los equipos. El número que se obtiene resume todo lo que aporta un jugador en cancha.

Joel Embiid presenta un PER de 22,9, mientras que el de Willy y Juancho Hernangómez es de 18,33 y 13,26 por cabeza. Se dice que el jugador medio suele tener un PER de 15, por lo que ambos están siendo realmente productivos hasta la fecha. Destaca su eficiencia de cara al aro: tanto Willy (61,4%) como Juancho (57,5%) superan el porcentaje de tiro real de Embiid (57,3%). Ambos también mejoran el ratio de asistencias del jugador de los Philadelphia 76ers (11,7 Juancho y 11,6 Willy por 8,2 de Embiid). Además, Willy gana la partida a Embiid y a su hermano en el rebote (18,4 por 16,5 del camerunés y 12,2 de Juancho).

Willy Hernangómez en plena defensa a Nikola Jokic. Matthew Stockman Getty Images

Estas cifras cobran aún más valor si advertimos que Willy y Juancho juegan 10 y 14 minutos por partido menos que Embiid respectivamente. Si la estadística avanzada ya habla maravillas de lo que están haciendo los Hernangómez, ¿qué dicen los números más mundanos? Ahora veremos cómo salen parados en las principales estadísticas de los novatos, en una comparación entre sí y con respecto a sus compañeros de posición en los New York Knicks y los Denver Nuggets. También descubriremos si mejoran o empeoran su último curso en Europa.

¿Sobresalen en las estadísticas habituales?

Willy sí, desde luego. Es el novato con mejor porcentaje en tiros de campo de lo que va de competición (57,8% de acierto) y el tercer máximo reboteador (4,9 capturas por encuentro). Además, es quinto en tapones (0,54 por partido) y está cerca del Top 10 en anotación (duodécimo con 6,3). También es uno de los rookies que han logrado al menos un doble-doble en lo que va de curso: 17 puntos y 10 rebotes precisamente contra los Denver Nuggets de su hermano el 17 de diciembre. Todo un logro teniendo en cuenta que ocupa el puesto 21 en cuanto a minutos (14,2).

La situación de Juancho es muy diferente. La estadística en la que más sobresale es el rebote, intentando alcanzar el Top 10 (duodécimo con 2,4 de media). En el resto de números de enjundia, aparece más allá de los 20 o 30 mejores jugadores de su promoción.

¿Quién gana la comparación fraternal?

Willy, y prácticamente en casi todo. Ciñéndonos a los aspectos primordiales del juego, el hermano mayor gana al mediano en minutos (14,2 por 10,7 de Juancho), puntos (6,3 por 3,4) y rebotes (5 por 2,4). Lo hace con más dificultades en asistencias (0,8 por 0,4), robos (0,4 por 0,3) y tapones (0,5 por 0,3).

El jugador de los Knicks también se impone en tiros de campo (Willy es el mejor novato en este sentido con su 57,8% frente al 43,6% de Juancho), tiros de dos (58,7% por 46,4%), porcentaje real en tiros de campo (58,7% por 53,6%) y tiros libres (73,3% por 64,5%). ¿Dónde sale ganando Juancho? Desde el triple, ya que su 40,7% de acierto es ligeramente superior al 40% que promedia Willy.

Comparativa entre los Hernangómez a 24 de diciembre de 2016. Basketball Reference

¿Qué tal el cara a cara con sus compañeros?

Ahora mismo, Willy es el pívot más anotador con el que cuentan los New York Knicks. Supera a Joakim Noah, que encesta 4,7 puntos por encuentro por los 6,3 de Hernangómez. Lo ha logrado jugando menos que él por partido, ya que el francés promedia 21,6 minutos por los 14,2 de Willy.

Eso sí, Noah rebotea, asiste y roba más (7,8 rebotes, 2,5 pases y 0,7 robos de media por los 5, 0,8 y 0,4 del español). Por otro lado, Willy está tirando mejor en general (57,8% frente a 46,8%), de dos (58,7% por 47,2%) y desde el tiro libre (73,3% por 38,1%). También supera los números de Marshall Plumlee, que apenas ha jugado en estos Knicks.

Juancho Hernangómez defendiendo a Kevin Durant con los Denver Nuggets. EFE

Juancho está encontrando bastante más competencia como ala-pívot en los Denver Nuggets. En estos momentos, Nikola Jokic, Kenneth Faried y Darrell Arthur le superan en anotación: 11,4, 9,4 y 4,6 puntos de media respectivamente frente a 3,4. Sale algo mejor parado en los rebotes (tercero de los cinco ala-pívots de Denver con 2,4), pero no en las asistencias (último con 0,4 de promedio). El tiro de tres es su gran aliado, con un 40,7% de acierto sólo mejorado por Darrell Arthur (46,4%).

¿Mejoran su último curso en Europa?

Sí rotundo en el caso de Willy. La temporada pasada promedió 5,8 puntos, 3,7 rebotes y 0,4 asistencias en 12,1 minutos por partido disputando la ACB y la Euroliga con el Real Madrid. Como hemos comprobado, hoy mejora todos estos números en la Gran Manzana. “Aquí es diferente. Si lo haces bien, te ponen pase lo que pase”, declaró hace unos días. Librarse de la sombra de Gustavo Ayón no ha podido sentarle mejor.

Por su parte, los números de Juancho en el Estudiantes 2015-2016 están por encima de los que logra ahora en Denver. Fue el mejor joven de la pasada ACB, con 9,7 puntos, 5,7 rebotes y 0,6 asistencias en 23,7 minutos por partido. No obstante, ya hemos visto que su productividad es inmensa aun con mucho menos protagonismo.

Su entrenador, Mike Malone, le tiene en buena estima a pesar de haberle dejado inédito varios partidos. “Es como un semental salvaje. Siempre juega duro. Algunas veces no sé qué coño va a hacer, pero sé que lo va a hacer jugando duro. Va a ser un gran jugador”, apuntó sobre Juancho en octubre. Ya lo ha dejado entrever en algún que otro encuentro: 11 puntos y 9 rebotes contra los Golden State Warriors, 9 y 6 contra los Utah Jazz, 14 y 4 contra los Orlando Magic… Y no olvidemos su extraordinaria liga de verano en Las Vegas, capital para que se quedase en los Nuggets.

Nadie dijo que ganarse un puesto en la NBA fuese fácil, y menos llegando a la liga sin ser una gran estrella europea. Aun así, los hermanos Hernangómez están demostrando que, con minutos y confianza, pueden hacerse un hueco en La Meca de la canasta. Sólo el tiempo dirá si estas halagüeñas perspectivas generan unos cuantos años de satisfacción para el baloncesto español.