En 2016, en el Arena Carioca de Río de Janeiro, España se impuso 89-88 a Australia en un duelo frenético por el bronce olímpico. Aquel día la selección de Scariolo logró la medalla de bronce. Ahora, Australia busca venganza.

Noticias relacionadas

Aún escuece en la piel aussie aquel robo de Claver a falta de cuatro segundos que impidió a Australia intentar un último lanzamiento para ganar. La Selección se llevó el triunfo pero también sufrió la calidad de Patty Mills.

La batuta de Mills

Aquel día el base de los Spurs hizo lo que quiso con la defensa española, para acabar sumando 30 puntos y 19 de valoración. Llull y Rudy fueron los encargados de una defensa face to face agobiante para cualquiera, pero que al australiano no le desquició. De nada sirvieron finalmente su treintena de puntos y llega, tres años después, con ganas de venganza a esta cita mundialista.

Mills está siendo el jugador más destacado del torneo de las selecciones restantes y las estadísticas le avalan: segundo máximo anotador del campeonato, tercer jugador con más puntos por partidos, 19,5 puntos de valoración por encuentro y un 51% en tiros de campo. A sus 31 años, el nacido en Canberra, está en un momento de forma sensacional para intentar evitar que España pelee por la medalla de oro. Eso si, no estará solo.

Los cuatro escuderos NBA

Ingles, Dellavedova, Bogut y Baynes acompañan a Mills en esta lucha por el oro. Cinco NBA en total tiene el combinado australiano. Cinco jugadores que son el Alfa y el Omega del equipo, para bien y para mal.

Aunque Bogut está en horas bajas debido a su estado físico, múltiples lesiones han lastrado este tramo final de su carrera, su calidad es incuestionable. En este Mundial el poste de los Bucks ha sido el que ha pasado más desapercibido de los NBA australianos. 15 minutos por partido, 7,8 puntos, 5,5 rebotes son los números que promedia un Bogut que ha visto como Baynes, de los Suns, le ha adelantado por la derecha. 

Aron Baynes es el pívot titular de los de Lemanis. Puesto en el quinteto que se ha ganado a base de pundonor y eficiencia ofensiva, las dos claves de su juego. Originario de Gisborne, Nueva Zelanda, Baynes es el segundo máximo anotador por partido de los aussies tras Mills, dejando clara su importancia en el juego del equipo. Marc y Willy tendrán trabajo para defender y atacar al poste australiano.

Joe Ingles durante el Mundial de China FIBA

Y si Bogut y Baynes son el Alfa del combinado de Lemanis por dentro, Dellavedova e Ingles son el Omega por fuera. Tanto el base como el alero tienen un peso específico en el equipo. Un rol vital para el desarrollo de los ataques y para que la estrella, Mills, no se desgaste más de lo debido en defensa.

Ingles se ocupa, desde el puesto de tres, de organizar el ataque de Australia cuando es necesario. Además, el de Utah, aporta puntos, asistencias y rebotes, siendo el más completo de todo el roster australiano. Por su parte, Dellavedova es un auténtico 'perro de presa'. Aunque en este Mundial el base de los Cavs no está realizando un gran número de robos por partido, su labor en defensa es sobresaliente. Incomoda al base rival, le obliga a tomar malas decisiones y le agota física y mentalmente. Ricky tendrá que tener mucha paciencia y control para soportar el monólogo defensivo que le espera con el de Maryborough.

Cinco jugadores de la mejor liga del mundo para parar a España. Esta es la principal baza de Australia para plantarse en su primera final mundialista y boicotear la alegría del baloncesto nacional.