El CSKA Moscú no dio opción a la sorpresa este jueves ante un mermado Herbalife Gran Canaria, al que aplastó por 107-85 con un gran Sergio Rodríguez, que no tuvo piedad del equipo de su tierra. Ante la baja del francés Nando De Colo, el líder del equipo moscovita, el canario tuvo carta blanca para dirigir el partido a su antojo con siete asistencias, algunas espectaculares, además de 18 puntos con tres de cuatro en triples, lo que le convirtió en máximo anotador del encuentro. [Narración y estadísticas: CSKA Moscú 107-85 Herbalife Gran Canaria]

Noticias relacionadas

Fue la octava derrota consecutiva del equipo español en la máxima competición continental, lo que le ha condenado al antepenúltimo puesto con seis victorias y 17 derrotas. Mientras, el CSKA mantiene el segundo lugar con 18 victorias, a la espera de lo que haga mañana el líder, el Fenerbahce, que suma 19, y el tercer clasificado, el Real Madrid, que tiene 17. El equipo canario llegó a la capital rusa descansado, ya que no disputó la Copa del Rey, pero con muchas bajas, pues no pudo contar con Oliver, Radicevic, Fischer y Pasecniks. Aunque el CSKA también arrastraba problemas. Además de De Colo, tampoco fue de la partida por lesión el estadounidense Higgins.

El caso es que el Herbalife salió como una moto. Una canasta de dos de Hannah y un triple de Rabaseda demostraron que los canarios no recorrieron más de 5.000 kilómetros para hacerle el pasillo al equipo ruso. No obstante, el CSKA recuperó pronto el control del partido gracias a un mágico 'Chacho', que repartió un par de asistencias sin mirar que despertaron a una apagada afición moscovita. Los canarios aguantaron el tirón durante algunos minutos, pero la entrada de Hines acabó por inclinar la balanza con dos canastas antes de que terminara el primer cuarto (29-20).

Dominio ruso

Cada vez que había un tímido intento de reacción visitante, el técnico local, el griego Dimitrios Itoudis, volvía a sacar a la cancha a Rodríguez. A veces Itoudis decidió jugar con dos bases, esquema que fue aprovechado por la joven promesa rusa Úkhov, que anotó dos canastas y repartió dos asistencias en un suspiro. Eriksson mantenía al equipo español en el partido con dos triples y un canasta de dos por medio de un rápido contraataque, y después le tocó el turno al escurridizo Strawberry con cinco puntos seguidos. Pero la munición rusa en mano de Peters era demasiado. El técnico canario, Víctor García, se desgañitaba en la banda con algunas decisiones arbitrales, pero es los rusos se fueron al descanso con el partido encaminado (56-42). La mejor noticia fue el debut del montenegrino Kljajic, de 17 años, que tuvo la oportunidad de saltar a la pista al final del segundo cuarto. No le temblaron las piernas y anotó en su primera jugada.

Los canarios salieron dormidos tras el descanso y su siesta fue aprovechada por el CSKA para coger una ventaja ya inalcanzable. Rodríguez olió la sangre y apuntilló al conjunto español. Dos triples, una canasta de dos y un contraataque de libro dejaron al Herbalife sin respuesta. Ademásel , eantiguo jugador del Real Madrid, Clyburn, machacaba a los canarios en el poste con 17 puntos sin apenas fallo, a lo que sumó siete rebotes. A partir de entonces, los pupilos de García bajaron los brazos, con la excepción de un motivadísimo Pauli, mientras que los rusos se dejaron llevar y dieron minutos a los pocos habituales. Los canarios también andan muy descolgados en la Liga ACB, así que deberán centrarse ahora en salvar una temporada con muchos altibajos.

CSKA Moscú 107-85 Herbalife Gran Canaria

CSKA Moscú: Rodríguez (18), Hunter (10), Clyburn (17), Kurbánov (8), Antónov (2) -quinteto inicial-, Hackett (8), Hines (8), Peters (15), Úkhov (12), Bolomboy (7), Lopatin () y Khomenko (2).

Herbalife Gran Canaria: Hannah (9), Rabaseda (10), Strawberry (12), Balvin (6), Vene (7) -quinteto inicial-, Pauli (9), Magette (4), Eriksson (13), Tillie (13) y Kljajic (2).

Parciales: 29-20 | 27-22 | 27-22 | 24-21

Árbitros: Milivoje Jovcic, Joseph Bissang y Renaud Geller. Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 23 de la Euroliga disputado en el Universal Sports Hall CSKA (Moscú, Rusia) ante 5.511 espectadores.