Rafael Nadal habla pocas veces de política. Y muchas menos de siglas. En los últimos meses, tras el órdago independentista en Cataluña, ha decidido posicionarse. Sus palabras han dejado huella. Su figura une a casi todo el arco parlamentario. No sólo al bloque constitucionalista. También hay quien, al otro lado, vibra con su escalada hacia convertirse en el mejor tenista de la historia. Con 16 grand slams a sus espaldas, sólo tres lo separan de Roger Federer.

Noticias relacionadas

Sobre Cataluña lo tiene claro: "Unidos somos más fuertes, no me imagino a Cataluña sin España ni a España sin Cataluña". Su victoria en el US Open, la ristra de entrevistas concedidas y sus declaraciones a su llegada a Palma de Mallorca aúnan un mensaje: la ruptura no conviene a ninguna de las dos partes.

21-09: "No me imagino a Cataluña sin España"

Su intervención más reciente ha sido en Praga, donde va a disputar la Laver Cup, una suerte de Copa Ryder -replicada del golf- en la que se enfrentará un equipo americano con otro europeo. "No me imagino a Cataluña sin España. Es algo que no quiero ver. Pero sin embargo está sucediendo". En inglés, ante decenas de periodistas internacionales, calificó la situación de "seria y triste". "Somos mucho mejores y más fuertes juntos", apostilló.

20-09: "Es el momento de poner cordura y hablar"

Un día antes participó en una charla en Málaga, organizada por el Banco Sabadell. Esta vez, lógicamente en castellano, amplió su mensaje: "Es el momento, desde ambos lados, de poner cordura al asunto, de sentarse, hablar y de llegar a puntos de entendimiento". Después, repitió: "No entiendo una España sin Cataluña ni una Cataluña sin España".

"Tenemos que hacer sentir a Cataluña que les queremos"

Poco después de alcanzar las Baleares para disfrutar de un descanso tras haber ganado el US Open en Nueva York, atendió a los periodistas. Se confesó "preocupado". "Hay un conflicto que se tiene que solucionar. De momento, parece complicado. O, al menos, no amigable". Entonces, se describió como "muy cercano a Cataluña y español, evidentemente". Con severidad, calificó el conflicto de "límite". Esta vez, añadió: "Tenemos que hacer sentir a Cataluña que les queremos".

12-09: "Me siento muy español, pero también muy cercano a Cataluña"

Tras su victoria en la final estadounidense frente a Anderson, atendió por separado a varios medios de comunicación. El 12 de septiembre, ABC publicaba su conversación con el actual número uno del circuito: "España sin Cataluña es menos, y Cataluña sin España también es menos (...) Me siento muy español, pero también me siento muy cercano a los catalanes. Me produce tristeza esta crispación. Sin ninguna duda, unidos somos más fuertes".

11-09: "El referéndum es como saltarse un semáforo"

Con el diario El Mundo, eligió una metáfora para referirse al órdago separatista: "El referéndum en Cataluña no debe producirse. Es como saltarse un semáforo. Hay unas leyes que son las que son y uno no puede saltárselas. A partir de ahí, respeto profundamente el sentimiento que cada uno pueda tener".