Un cañón de bronce de un barco del siglo XVI que permanecía hundido en la ensenada de Mugardos, en la ría de Ferrol, ha sido recuperado este martes, según ha informado la Xunta de Galicia en una nota de prensa. La pieza, que según los expertos es anterior a 1579, podría proceder del naufragio de un buque. Otra hipótesis manejada es que, debido a su elevado peso, fuese arrojada al mar para evitar el hundimiento de la embarcación que lo transportaba.

Noticias relacionadas

El cañón fue extraído del fondo del mar por miembros de la Unidad de Buceo de Ferrol, de la Armada española, en una intervención supervisada por el arqueólogo subacuático Miguel San Claudio, de la empresa coruñesa Archeonauta. El experto también dirige los trabajos de intervención sobre el pecio del San Giacomo di Galizia, el gran galeón de Felipe II hundido en 1597 en la ría de Ribadeo y que fue descubierto en 2018.

El cañón de bronce, "una importante pieza del patrimonio arqueológico subacuático que podía correr el riesgo de expolio", según ha asegurado la directora de Patrimonio Cultural de la Xunta, Carmen Martínez Insua, será trasladada al Museo Naval de Ferrol. Le acompañarán otros objetos recuperados en esta inmersión, que antes de ser expuestos serán sometidos a un proceso de restauración.

En la visita a Ferrol, la representante de la Consellería de Cultura, Educación y Universidad ha destacado la importancia de estos trabajos que permiten "salvaguardar la integridad de un bien del catálogo del patrimonio cultural de Galicia". Además, ha prometido "contribuir a la protección, conservación, aumento y difusión del patrimonio subacuático".

Este nuevo hallazgo se registra pocos días después de que concluyese la nueva campaña de excavaciones sobre el San Giacomo di Galizia, en la que los arqueólogos han localizado "elementos de especial relevancia", como una cureña naval o carro de madera para los cañones, la primera pieza de este tipo que se recupera en aguas españolas. También ha emergido una gran cantidad de munición -proyectiles de piedra o de hierro-, varias piezas de cerámica y se ha confirmado que el pecio está partido de proa a popa en la zona de babor.

Este verano, durante unas inmersiones de inspección para controlar el estado del buque de Felipe II que debía participar en un nuevo intento de invasión de Inglaterra en 1597 -empresa desarticulada por un fuerte temporal-, San Claudio halló un ánfora de tipo griego del siglo VI a.C, "el elemento más antiguo que conocemos de la zona de navegación del norte de España", según explicó a este periódico.