Klaus, del español Sergio Pablos, ha ganado este domingo el Bafta a la mejor película de animación en la 73ª edición de los premios de la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión (BAFTA). La cinta, estrenada en la plataforma Netflix, se ha impuesto a títulos de mucho peso como Frozen 2, Toy Story 4 y A Shaun the Sheep Movie: Farmageddon (La oveja Shaun. La película: Granjaguedón).

Noticias relacionadas

Pablos ha recogido la preciada máscara dorada en el escenario del Royal Albert Hall de Londres y ha agradecido el premio a todo el mundo que ha hecho posible su proyecto. "Gracias a Netflix por haber apostado por ello. Es un orgullo increíble para nosotros", ha asegurado.

Fotograma de la película 'Klaus'.

Klaus se basa en la leyenda de Papá Noel para contar la historia de Jesper, un cartero que se marcha al Ártico para abrir una oficina de correos.

Hace poco más de una semana el filme triunfó en los premios Annie, conocidos coloquialmente como los Oscar de la animación, al llevarse siete galardones, incluido el reconocimiento a la mejor película.

El gran triunfador

1917, de Sam Mendes, fue la gran triunfadora de los Bafta al alzarse con siete galardones, incluyendo el de mejor película y mejor director.

La cinta bélica, que recorre la historia de dos amigos por las trincheras de la I Guerra Mundial, arrancaba la noche londinense con nueve nominaciones y terminó llevándose siete máscaras doradas.

1917 se hizo con los Bafta a mejor película, mejor director, mejor filme británico, mejor sonido, mejor fotografía, mejor diseño de producción y mejores efectos visuales.

Joker, que partía con más nominaciones, se tuvo que conformar con tres premios. La película de Todd Phillips se hizo con el Bafta a mejor música original, mejor casting y mejor actor, por la interpretación de un Joaquin Phoenix que hizo un llamamiento a la diversidad y a la inclusión de razas al recoger su premio.

En tercer lugar en el ránking de triunfadores de la noche estuvo Parásitos. El largometraje dirigido por Bong Joon Ho doblegó a Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar, y se llevó el Bafta a mejor película de habla no inglesa, además del de mejor guion original.