Pedro Almodóvar ha estrenado por fin su esperada película Dolor y Gloria, y la taquilla le ha recibido de una forma nada dolorosa, al revés, le han aupado al número uno de las películas más vistas del fin de semana con una recaudación que supera los 1,2 millones de euros según los datos ofrecidos por Comscore. Un dato excelente y con el que supera a otro gran estreno de la semana, Nosotros, que en EEUU ha reventado todas las expectativas superando los 70 millones de dólares, pero que aquí se ha conformado con un tercer puesto del ránking.

Noticias relacionadas

Almodóvar ha superado también al éxito de Marvel, Capitana Marvel, y lo ha hecho gracias a las excelentes críticas recibidas y una campaña de promoción que ha colocado al filme como el título que había que ver esta semana. La recepción, además, ha sido muy buena, por lo que se espera que su carrera comercial sea larga y pueda superar los cinco millones de euros.

Dolor y Gloria es el regreso del director a su mejor cine, con una historia inspirada en su vida y protagonizada por Antonio Banderas, y también es su reencuentro con los espectadores tras la decepción comercial que supuso Julieta, que en su primer fin de semana en salas hace tres años se quedó en 600.000 euros, la mitad de lo que ha conseguido su nueva película.

Supera también a otros títulos de su filmografía como Carne Trémula, Todo sobre mi madre, Hable con ella o Los abrazos rotos -todas por debajo del millón de euros-, e iguala los de La piel que habito y La mala educación. Se queda por debajo de sus dos mejores estrenos, Volver -su filme más taquillero hasta el momento- que empezó su carrera comercial con 1,8 millones, y Los amantes pasajeros, que a pesar de las críticas rozó los dos millones de euros.

Con esos datos se coloca, de momento, como el mejor estreno español del año, título que hasta ahora tenía Bajo el mismo techo con 1,1 millones. Ha superado también a filmes de Atresmedia como Taxi a Gibraltar o Perdiendo el este. Excelente noticia también para el cine producido por TVE, que vuelve a vencer al de las cadenas privadas, que poseen una maquinaria de promoción mucho más efectiva.