Van Gogh necesita tu ayuda. Su tumba se cae a pedazos y hace falta una restauración urgente. El ayuntamiento de la pequeña localidad de Auvers-sur-Oise no puede hacer frente a la inversión económica y ha iniciado una campaña para que todo el mundo pueda realizar su aportación. Se busca más de un millón de euros, con los que no sólo se restaurarán las tumbas de Van Gogh y su hermano, sino también otros lugares emblemáticos del lugar, como su iglesia del siglo XIII, que inspiró uno de los cuadros más famosos del pintor. Van Gogh pasó en esta pequeña localidad al noroeste de París los últimos setenta días de su vida. Aquí murió el 29 de julio de 1890 en lo que todavía se especula si fue un suicidio o un homicidio involuntario.

Noticias relacionadas

La Administración local se ha puesto manos a la obra junto al Instituto Van Gogh, una organización sin ánimo de lucro dedicada a conservar los lugares que inspiraron al artista, entre ellos la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción que Van Gogh inmortalizó. La idea, además, es convertir el cementerio, el segundo más visitado de Francia tras el de Père-Lachaise, en un lugar más accesible para los turistas, que ahora se sorprenden por el estado abandonado de las tumbas y el barrizal en el que lo han convertido las lluvias torrenciales que asolaron Francia el año pasado.

La iglesia del pueblo, que Van Gogh pintó, también debe ser restaurada.

La campaña surgió tras estas lluvias que tambuién han provocado goteras en el techo de la iglesia y han aumentado el riesgo de que se derrumbe. El total que buscan es de 1,2 millones de euros. 600.000 para restaurar el cementerio y la otra mitad para la catedral. El gobierno regional se comprometió el año pasado y aportó el 60% de esta cantidad para la iglesia, mientras que el consejo local contribuye con otro 20%. Lo restante, unos 120.000 euros, ya se buscó mediante crowdfunding, pero en estos siete meses se ha llegado sólo a los 57.000 euros que han permitido comenzar la obra que comenzará en mayo según informa The art newspaper. También se pretende restaurar el exterior, donde actualmente aparcan los coches, para crear un lugar que se parezca a la descripción que Van Gogh hizo del lugar en una carta a su hermana Wilhlmina.

El cementerio está hecho para recibir a 5.000 o 10.000 personas en un año, pero las visitas llegan hasta 250.000. La gente sigue viniendo y todavía mete sus pies en un charco de agua

Los otros 600.000 euros buscan proteger las tumbas del artista y su hermano, que también se vieron muy afectadas por las lluvias, y para instalar un mecanismo de drenaje para que esto no vuelva a ocurrir. “El cementerio está hecho para recibir a 5.000 o 10.000 personas en un año, pero las visitas llegan hasta 250.000. La gente sigue viniendo y todavía mete sus pies en un charco de agua”, explica al medio Dominique-Charles Janssens, presidente de la organización que organza la colecta.

La familia Van Gogh, museos e instituciones y amantes del arte han hecho sus donaciones, pero todavía la campaña se encuentra lejos de su propósito. El total no llega a los 100.000 euros, y se necesita llegar a los 600.000 euros para poder cambiar el cementerio a finales de julio. Por ello han creado una web en la que piden ayuda para Van Gogh y en la que todos pueden hacer sus donaciones: helpvangogh.heoh.net.