De cara a la Navidad, plataformas como Amazon Prime Video parecen dispuestas a poner toda la carne en el asador. Uno de los claros ejemplos es la serie sobre El Cid, en la que se juntan dos actores como Jaime Lorente (29 años) y Elia Galera (47), visitantes este lunes de El Hormiguero.

Noticias relacionadas

Para arrancar la entrevista, Pablo Motos (55) reconoció haber tenido un lapsus con uno de estos actores. “Elia, nos conocíamos desde hace mucho tiempo y me lo has tenido que recordar”. Tras la disculpa de rigor, llegó el momento de dar una de las cifras apabullantes que deja El Cid: se va a estrenar en una alta cantidad de países, según Pablo Motos 240, aunque el dato resultó ser incorrecto.

¿Da vértigo esa cifra a los miembros del reparto? Para Jaime Lorente la solución ante ese posible miedo es clara: “Lo mejor es no pensar, como todo en la vida”, aseguró antes de hablar de la fama mundial que le reportó su papel en La casa de papel. “Gustar no lo sé. Lo que tengo claro es que, a la hora de trabajar, si te paras a pensar en que lo van a ver más de 200 países y que todos ellos van a juzgarlo, me voy a casa con mi mamá”, destacó entre risas.

Jaime Lorente y Elia Galera en 'El Hormiguero'. RRSS

Tras este comienzo, habían quedado dos cosas claras: Motos tenía feeling con Lorente, pero iba a meter la pata con Elia Galera y con las cifras de esta serie. Para muestra, le preguntó a la actriz si esperaba que ‘El Cid’ le supusiera un gran aumento de fama: “No tengo ni idea, la verdad. Espero y deseo que esta serie tenga el alcance que esperamos. Sobre la fama, me pilla mayor”, aseveró.

Después de sentir que había tocado una fibra sensible, Pablo Motos quiso rectificar: “Lo decía porque, por ejemplo, Chiquito de la Calzada pasó a ser muy conocido a los 65 años”. De mal a peor. Elia Galera preguntó incrédula si la estaba “comparando” con el humorista.

Visto cómo estaba el asunto, el presentador tiró por la calle de en medio, preguntando a Jaime Lorente si la fama excesiva de ‘La casa de papel’ le había dejado secuelas, el invitado valoró que “empiezas a dudar si quieres seguir trabajando en esto. Necesitas un psicólogo para llevarlo. La fama que tienes lo acaba descompensando todo”.

Rectificaciones

Ese comentario dio pie a que Pablo Motos matizara que la cifra sobre el número de países donde se estrenara de forma simultánea es 194. “Entonces lo llevaré bien, Pablo”, bromeó Elia Galera para quitar hierro al asunto, antes de exponer que “soy una actriz de casting, de prueba, todo lo que he conseguido ha sido así”. A raíz de ese comentario enumeró algunas experiencias curiosas al respecto: “El más raro fue en uno que tuve que ir vestida como gimnasta. Me colgaron en un arnés y me pidieron una voltereta lateral. El casting para la película que estoy rodando también fue peculiar: tres días y 35 folios”, detalló.

Las experiencias previas llevaron a Pablo Motos a desear “no cagarla con el resto de datos”, como el del peso de la armadura que llevaba Jaime Lorente para encarnar a El Cid. “Mido como 1,75 y acababa el día con 1,64”, bromeó, antes de contar lo accidentado del rodaje: “Tengo un esguince y acabé viendo un hueso en la mano. Todo está muy preparado, muy seguro, pero rodando arriesgas más y confías en que el compañero quite la cabeza a tiempo”.

 Otro de los secretos del rodaje es las bajas temperaturas que sufrieron los miembros del reparto. Para Jaime Lorente “hemos trabajado mucho y hemos pasado mucho frío. En Soria hace frío hasta en verano, un hombre como yo, de Murcia, he sufrido”. Elia Galera compartía esa impresión, a pesar de un pequeño truco: “El frío te traspasa. El día que llegué a Soria pensé que no iba a pasar frío, llevaba unos calcetines con baterías que se calentaban. No puedo decir dónde lo compré, aunque, bueno, es de la compañía”. Parecía obvio el nombre de la empresa, pero Motos estaba más espeso de lo habitual y preguntó de cuál se trataba. “En Amazon”, le tuvo que aclarar la actriz.

Para acabar la entrevista, Jaime Lorente habló de las sensaciones que tiene durante el rodaje de la última temporada de La casa de papel“Me va a costar despedirme de Denver. Va a ser un duelo real, ha significado muchas cosas en mi vida. Voy a estar bien, pero soy muy llorica”, aseguró.

Parecía que el programa no iba a dar más de sí, pero entonces surgieron las hormigas para dar a Elia Galera el protagonismo adecuado. A través de un curioso juego en el que los invitados deberían de elegir entre dos opciones de las que se producían en el siglo XI, a Lorente le tocó elegir entre una práctica habitual en esa época: casarse con alguien que hubiera elegido su padre. Sin embargo, la respuesta ingeniosa llegaría de parte de Elia Galera: “A mí también me hubiera ido bien si mi padre hubiera elegido por mí”.

Los actores estuvieron muy activos en el programa. RRSS

Por su parte, Jaime Lorente explicó que había sufrido en sus propias carnes uno de los supuestos que le dieron, ser operado sin anestesia. “Tuve una infección en una muela. La anestesia no la cogía. Me dijeron que me iban a arrancar la muela y así fue, el dolor que sentí ese día no lo he vuelto a sentir jamás”, recordó.

Para cerrar la entrevista, Elia Galera dejó otra perla. Comentando su gran afición a viajar, la actriz destacó que “me he ido sola al Annapurna, aunque allí había un montón de montañeros. Me gusta viajar sola, sin cargas”, valoró, un comentario que dio pie a una de las hormigas a remachar con “toma otro viaje, campeón”, en relación a la expareja de Elia Galera.

[Más información: Tamara Falcó reconoce ante Pablo Motos que se ha saltado el confinamiento y el toque de queda]