El enfrentamiento público entre Kiko Rivera (36 años) y su madre, Isabel Pantoja (64), ha revolucionado las tertulias del corazón y ha abierto un nuevo cisma en Cantora que no tiene visos de solucionarse, al menos en un período corto de tiempo.

Noticias relacionadas

Tras el impactante testimonio del hijo de la tonadillera en Cantora: la herencia envenenada, Telecinco emitirá este viernes una segunda entrega del especial que en su estreno llegó a ser visto por casi cinco millones de espectadores.

El caso Cantora ha generado un aluvión de reacciones dispares.

Esta compleja trama de engaños, herencias y traiciones ha traspasado las paredes del antiguo refugio gaditano de Paquirri y ha generado dos bandos públicos enfrentados: los que defienden a una Isabel Pantoja que hasta ahora no se ha pronunciado; y los que apoyan a un Kiko Rivera que ha encontrado en los platós su mejor arma contra su madre.

Dentro de los pasillos de Telecinco, esas opiniones contrarias pueden observarse en los discursos de dos de sus presentadores estrella: Jorge Javier Vázquez (50) y Ana Rosa Quintana (64), cuyas posturas al respecto de este asunto son discordantes entre sí.

El presentador de Sálvame, que en los últimos años ha tenido varias idas y venidas en su relación con la tonadillera, se ha erigido como uno de los firmes defensores de Kiko Rivera. Tras la emisión del programa especial, Jorge reflexionaba en Sábado Deluxe sobre el origen del problema entre el Dj y su madre: "Kiko Rivera detesta con toda su alma a Isabel Pantoja, al personaje, él lo que quiere es una madre", aseveraba.

Ana Rosa Quintana y Jorge Javier Vázquez representan los dos bandos del caso Cantora. Mediaset

Según el catalán, la cantante no acepta que como artista "ya no es lo que era" y, en lugar de cuidar de su familia, está centrada en "proteger fundamentalmente a Isabel Pantoja", lo cual explicaría los supuestos movimientos de Isabel para atacar a su hijo con varios periodistas.

En una posición cercana a la del presentador están colaboradoras como Mila Ximénez (68), que ha acusado a la cantante de haber robado a Kiko Rivera "su niñez y su adolescencia", y apunta directamente a Agustín Pantoja como causante del conflicto entre madre e hijo. "Quien convive con ella en Cantora no tiene la mente sana", ha afirmado en Lecturas.

María Patiño (49) también se ha situado en esta línea, condenando los problemas económicos que la tonadillera ha generado a su hijo con la herencia de Paquirri: "Cuando esta señora se vaya, Kiko Rivera o hereda deudas o no hereda nada", ha vaticinado.

Ana Rosa Quintana, sin embargo, ha liderado una corriente de opinión crítica con la forma en que el hijo de Isabel Pantoja está afrontando este problema familiar. Sin cuestionar su derecho a reclamar lo que es suyo, la presentadora sí ha expresado que este asunto debería haberse tratado entre madre e hijo en privado: "Me parece impresentable que estas cosas se hagan en público, porque es su madre y si tiene algo que decirle se lo tendrá que decir a ella", aseveraba en su programa.

Ana Rosa ha calificado como "impresentable" la actitud de Kiko. Mediaset

Su colaboradora Paloma Barrientos también censuraba la actitud de Kiko: "A los 36 años no se puede estar hablando de las infancias difíciles, tienes que solucionar", afirmaba.

Las voces críticas con el hijo de Paquirri e Isabel Pantoja no solo están en el plató de El Programa de Ana Rosa. Belén Esteban (47) también ha mostrado su preocupación por la tonadillera y ha dicho cómo habría actuado ella de estar en la piel de Kiko: "Yo hubiera cogido a mi madre y me la hubiera llevado al notario de Fuengirola para que me lo hubiese explicado todo", comentaba en Sábado Deluxe.

Este miércoles, la de Paracuellos repetía su discurso, aunque animaba a Isabel Pantoja a dejar su aislamiento y afrontar esta situación: "Me da muchísima pena Isabel, pero tiene que mover ficha y hacer algo".

Joaquín Prat acusa a Kiko Rivera de "despellejar" a su madre por dinero. Mediaset

Pero, sin duda, quien se ha pronunciado de forma más contundente en contra de Kiko Rivera ha sido Joaquín Prat (45). El presentador definía la intervención del Dj como una "puñalada a su madre" y añadía: "El viernes Kiko Rivera destrozó la imagen pública de su madre de manera inmisericorde y sin ahorrar ningún adjetivo", algo que ha hecho, según recalca Prat, "en televisión y por dinero".

Lo cierto es que Telecinco ya ha anunciado la segunda entrega de Cantora: la herencia envenenada y, por el momento, Kiko Rivera no se ha pronunciado sobre su posible presencia en el programa, algo que desencadenaría muchos más titulares y una nueva oleada de reacciones a esta guerra familiar.

[Más información: Las 15 frases más demoledoras de Kiko Rivera a su madre, Isabel Pantoja]