Han pasado once meses desde aquella noche mágica y ahora el artista madrileño volvió a reencontrarse con Pablo Motos (55), esta vez para presentar su nuevo disco, titulado ‘Lo que me dé la gana’, que salió a la venta el pasado viernes 16 de octubre. Su mera presencia en el programa ya le generaba alegría: “Estoy como emocionado porque desde antes de marzo no estaba en un plató de televisión, ni con esta adrenalina. Me parece bonito que podamos estar hoy aquí”, comenzó el invitado.

Noticias relacionadas

Al volver del corte publicitario, el aplauso de la grada fue más extenso de lo habitual, algo que acogió de muy buen grado Dani Martín. “Tenía el ego por los suelos, esta autoestima cuando la has tenido tan cerca la echas de menos”, reconoció antes de explicar la esencia de su nuevo trabajo: “Lo que representa la peineta y el título es haberme dado el permiso de juntarme con todos los estilos que me han gustado desde pequeño. Me he traído todo en un viaje emocional, me he quitado corsés que no te dejan avanzar en la vida”, argumentó.

Lejos de lo que pudiera creerse, al cantante también le agobia la economía: “Es una pena y una putada, pero hay que hacer números. Hay mucha gente alrededor que come de esto y no hay ingresos, piensas en eso y en las familias que trabajan detrás de esto y lo están pasando mal. Es el momento de demostrarnos eso de hermano y familia, que todos los de un gremio nos podemos querer y ayudar”, explicó.

Volviendo al título del disco, Pablo Motos le preguntó a su invitado si siempre ha hecho lo que da la gana o, por el contrario, se ha regido por lo que le han dicho. Aquí fue contundente: “Llevo toda mi vida haciendo lo que me da la gana, pero siempre he sido un poco cabroncete y daba un poco a aquellos que se estaban inventando la historia. He estado mucho tiempo intentando seducir a aquellos que sabía que no les gustaba. Lo he dejado. Por lo menos en mi cabeza lo tengo así. Creo que es la mayor mierda de la vida, porque además abandonas a la gente a la que quieres”.

Un toque sexual

Sobre el estilo del LP, Dani Martín calificó que, “para mí, tiene mucho de que me la refanfifla”. Se ha tomado su tiempo para lanzarlo: “Me ha costado cuatro años. Mi madre dice que tanto tiempo para solo 38 minutos de disco. He estado mucho tiempo trabajando con diferentes canciones. Queríamos hacer que la gente fuera a una tienda  comprar un disco, que es algo complicado. Con Boa Mistura decidimos hacer algo diferente, como un cuaderno Moleskine con ilustraciones, un diario de a bordo con todos mis escritos, donde muestro mis inseguridades, postales, el CD… Y un preservativo”, remarcó. Sobre este último obsequio, el madrileño recordó que si en un disco anterior pidió a Sony salir cantando por las calles de la capital en un autobús descapotado, ahora le había surgido esta ocurrencia.

Y, claro, hablando de métodos anticonceptivos acabó saliendo el tema del amor. Pablo Motos se aventuró a decir que “hay gente que no ha ligado nunca”, matizando que seguro que a Dani Martín todo esto le sonaba a chino. Sin embargo, el cantante aseguró que “muchas calabazas no me han dado, pero algunas sí. Hay que aceptarlo, hacer autocrítica y aprender en la vida. Hay muchas chicas guapas en la vida que me han dicho que no. A mí también me han dicho la mierda esa de te prefiero como amigo”.

Antes de que la entrevista se desmadrara más, Dani Martín contó que ha firmado 13.000 discos, “es algo que no habíamos hecho nunca”. “En la preventa ya habían comprado 3.000. Parece que está yendo todo muy bien y es muy gratificante. No me ha ayudado nadie, poder volver a trabajar estando en casa sin saber si esto iba a poder salir… Esto es un pasito más”, contó para regocijo de un público en el que se notaba que había muchas seguidoras.

En ‘Lo que me dé la gana’ hay varias colaboraciones, un asunto sobre el que Dani Martín quiso explayarse un poco: “Cada uno de los artistas que están en esta canción es porque cada vez que la he tocado después de componerla me sonaba a ellos. Por ejemplo, la de Alejandro Sanz (51). Estaba en Estados Unidos y le esperé el tiempo que fuera. Sabina (71) está de manera anecdótica en una canción; Coque Malla (50) es, para mí, un ídolo; con Juanes (48) estuve en su casa; y con Camilo (26) grabé ‘Avioncito de papel’, un tema que creo que se va a quedar conmigo para siempre. Es la canción más lenta del disco, es un poco ‘moñada’ pero hay sonidos de todo”.

Hablando del futuro y de la obligación de aplazar su gira un año por culpa de la pandemia, a Pablo Motos le surgió la posibilidad de poner en voz alta una reflexión muy profunda: “Hace siete meses que se declaró el estado de alarma. De manera silenciosa, la tristeza se está apoderando de todos nosotros, y eso no puede ser. La única medicina que podemos dar a la gente ahora mismo es la música y el humor. Hay que cantar más que nunca, hay que reírse más que nunca. Ahora mismo la música tiene otra importancia, al igual que el humor. Antes eran algo frívolo, que podías hacer si te apetece, pero no te salvaba, ahora sí”, proclamó en un largo speech.

Lejos de sentirse desplazado, Dani Martín aplaudió estas palabras: “¿Por qué no haces una moción de censura? Necesitamos gente que nos diga mensajes como este, parece que hay otra guerra diferente a la Covid. Si no cantamos o no nos reímos, nos quedamos en la puta tristeza. La música se ha vuelto a convertir en la banda sonora de nuestras vidas y que nos lleva a sitios que hemos estado”, rubricó.