La fama puede ser un arma de doble filo. Lección que bien conocen las Campos, que a lo largo de sus respectivas carreras profesionales han saboreado las mieles del éxito y las hieles de la crítica más cruel. La que fuera una de las presentadoras que creó precedente en la televisión de nuestro país, logró colarse en millones de hogares a principios de los 90 a través de sus programas magazine. Escuela que después seguirían otras grandes figuras de la pequeña pantalla como Ana Rosa Quintana (64 años) o Susana Griso (50). 

Noticias relacionadas

El enorme éxito de los formatos que presentó, convirtieron a María Teresa Campos (79) en una de las personas más queridas de la pequeña pantalla. Años después llegaría su hija mayor, Terelu Campos (55), que ha luchado en el medio por ocupar un destacado puesto siguiendo la estela de su madre. Mientras que la tercera Campos, Carmen Borrego (53), era una total desconocida que dirigía detrás de cámara los programas de su famosa progenitora hasta hace unos años.

El tiempo ha pasado, y sus decisiones, en lo referente a lo laboral, las han llevado a estar más que nunca bajo el foco de los medios. Sus respectivas facetas profesionales parecen haber pasado a un segundo plano, y sus vidas privadas ocupan la prensa rosa. Una nueva etapa que podría haber puesto en peligro el gran cariño y reconocimiento que durante años cosecharon. Las redes sociales de las tres Campos muestran una cruda realidad que es síntoma notorio de este hecho, y es que las críticas a estas tres mujeres por parte de otros usuarios superan con creces los mensajes de apoyo o admiración. 

Carmen Borrego, María Teresa Campos y Terelu Campos reciben duras críticas a través de las redes sociales. Gtres

"Impresentables", "deplorables", "prepotentes" o "altaneras", son una pequeña muestra de la larguísima lista de descalificaciones que se pueden leer en el perfil de Carmen Borrego. La hija menor de la malagueña es, sin lugar a dudas, la que peor parada sale en lo que a críticas de los usuarios se refiere, que cargan contra ella cada vez que publica cualquier tipo de contenido. Algo similar le pasa a Terelu que, aunque con menos intensidad, también es blanco de los denominados haters y recibe de manera continua ataques que aluden a su papel en los medios de comunicación.

Pero María Teresa Campos tampoco está exenta de malos comentarios. En su intento por llegar a los más jóvenes a través de las nuevas plataformas de difusión, como YouTube o Instagram, algunos usuarios le lanzan mensajes poco alentadores y que, en ocasiones, cruzan la frontera de la falta de respeto. Una situación que JALEOS ha querido exponer a la consultora Personality Media, empresa líder en consultoría de marketing especializada en el análisis de la imagen de personajes públicos y celebridades, que han hecho balance de cómo son percibidas hoy por hoy las tres miembros principales de una de las familias más famosas de la televisión.

"Es muy raro que en un medio tan sano con Instagram -donde son más comunes los comentarios positivos que los negativos- sean tantas y tan fuertes las críticas, esto es más propio de Twitter. Está claro que no son capaces de apartarse de la polémica ni siquiera en esta red social que suele ser más 'sana'", dicen desde la consultoría tras revisar los perfiles de las tres mujeres. 

"Tanto Terelu como María Teresa, son conocidas por más del 90 por ciento de las mujeres españolas. Pero en el caso de la hija mayor de la presentadora, el 65 por ciento de la población la valora negativamente", añade la consultoría, que esclarece que en cómputo general, Terelu cuenta con una nota de 3,5. Un número que se queda muy lejos del aprobado.

Si lo datos de Terelu no son muy favorables, los que Carmen Borrego registra son aún peores. La hija pequeña de la presentadora, que es menos conocida que su hemana mayor -hecho que se debe a que lleva menos tiempo frente a los focos-, registra calificaciones muy bajas: no llega al dos de nota. Una impresión general del público que va en concordancia al enorme número de malos comentarios que aglutina en su perfil de Instagram. 

María Teresa y la publicidad

La presencia de María Teresa Campos en la televisión durante los últimos 25 años ha sido mucha y muy variada. Su poder de convicción y su imagen de cercanía la hacían todo un imán para las marcas que querían vender productos adecuados a una franja concreta de público, concretamente las mujeres de mediana edad que veían sus programas, pero su realidad a día de hoy está muy lejos de ese glorioso pasado del que disfrutó. 

María Teresa Campos fue un gran reclamo televisivo para las marcas que deseaban publicitar sus productos en la década de los 90 y los dos mil. Gtres

"La imagen de María Teresa Campos de hace algo más de 10 años era mucho mejor, pero en la actualidad ha sufrido un deterioro muy relevante", explican los profesionales en figuras públicas, que añaden las causas de dicho 'desgaste': "El mensaje que continuamente se ve de todas ellas en los medios; la polémica, la discusión y los temas que les llevan a formar parte del espectáculo televisivo, donde su presencia ha crecido en los últimos años, han cosechando altas audiencias, pero los consumidores no valoran para bien ese tipo de actitud. Es ese el motivo por el que las marcas no se muestran tan favorables a la hora que sea ella la que promocione sus productos". 

A ojos de los expertos en realizar estudios sociológicos de esta índole, la que fuera bautizada popularmente como 'la reina de las mañanas' ha visto empeñada su imagen pública en gran parte por la enorme actividad de sus hijas en el mundo de la prensa rosa, donde han pasado a ser más valoradas por personajes que por su profesionalidad. Situación que Personality Media describe como "un monstruo que han alimentado y que ahora es muy difícil de parar".

Ese deterioro de su imagen publicitaria podría acrecentarse tras la última entrevista televisiva de María Teresa Campos. La veterana comunicadora se sentaba en Sábado Deluxe para afrontar las recientes polémicas en torno a su familia, pero su actitud soberbia y su falta de profesionalidad han provocado un aluvión de críticas dentro y fuera de los platós.

Una de las reacciones más sonadas a esa entrevista ha sido la de Jorge Javier Vázquez, quien este martes se pronunciaba en Sálvame: "No quiero hacer nada más con las Campos. He cumplido. María Teresa ya no forma parte de mi vida".

[Más información: María Teresa Campos amenaza con abandonar 'Sábado Deluxe' y defiende a Bigote]