María Teresa Campos (79 años) ha visitado Sábado Deluxe tras varias semanas en las que tanto ella como sus hijas, Terelu (55) y Carmen (53), se han visto envueltas en numerosas polémicas. "Estoy hasta las narices", ha espetado la veterana presentadora al comienzo de la entrevista, quien asegura estar cansada de escuchar mentiras sobre su familia.

Noticias relacionadas

"He venido porque estoy harta de tonterías, acosándome con tonterías y con gente que se mete donde no se tiene que meter y diciendo cosas que no se tiene que decir", afirmaba en su encuentro con Jorge Javier Vázquez (50).

Sin embargo, a la hora de sentarse en el plató y responder a esas polémicas, la Campos ha estallado, negándose a escuchar lo que se ha dicho de ella y de sus hijas. El programa se ha visto obligado a interrumpir la emisión del primer vídeo-resumen de las polémicas porque Teresa estaba dispuesta a marcharse.

"¡Que me voy! No he venido a hablar de esto", aseveraba. Tras unos segundos de discusión, la invitada regresaba a su sitio, aunque la tensión estaría presente durante toda la entrevista. Y es que María Teresa ha insistido en varias ocasiones en que decidió acudir al programa para denunciar los mensajes de acoso que estaba recibiendo y aclarar varias mentiras sobre su relación con Edmundo Arrocet.

La Campos insiste en que ha superado su ruptura con el humorista y niega que haya habido ningún tipo de acercamiento ni de contacto, revelando que alguien le ha escrito recientemente un mensaje haciéndose pasar por Bigote para intentar tenderle una trampa.

Teresa Campos se ha negado a abordar varios de los temas que afectan a su familia. Mediaset

A pesar de la 'fuga' de Edmundo y de la traumática separación, Teresa ha querido defender a su ex de varias acusaciones que se han vertido sobre él estos días: "No me ha sacado el dinero, no ha vivido a mi costa", ha afirmado, advirtiendo de que no estaba dispuesta a que se diga nada malo de su ex en su presencia.

La comunicadora ha negado tajantemente que Bigote sustrajera varios bienes de su casa: "En mi casa no solamente no falta nada sino que para donde yo miro hay cosas que Edmundo me ha comprado a mí", ha dicho bastante enfadada.

A pesar de su vehemente defensa hacia su ex, Teresa ha aclarado que no está abierta a una reconciliación con él, aunque sí se muestra receptiva para enamorarse de nuevo: "Eso no quiere decir que yo esté abierta a una reconciliación. Esa etapa está cerrada. Yo lo que quiero es abrir la frontera para que pueda pasar gente y que hayan nuevas ilusiones".

[Más información: La sobrina de Bigote 'calienta' la visita de Teresa Campos a 'Deluxe': "Debe de tener miedo"]