Hace unos días, Mediaset España anunciaba a bombo y platillo el regreso en septiembre del programa Mujeres y Hombres y Viceversa. Se informaba que se abría el proceso de casting, y cuando ya creía que iba a ver en la promoción la imagen de Toñi Moreno (47 años), sonriente y toda llena de luz y salero como es ella, me encuentro con que Jesús Vázquez (54) pone la puntilla y se cita con el público del programa. Perdón, ¿qué pinta Jesús Vázquez en ese programa? Me informo y me quedo de piedra, no era una alucinación mía: no, Vázquez será el nuevo presentador del programa. 

Noticias relacionadas

Una vez más, la pobre Toñi come banquillo. A la sala de espera. Ya la llamaremos, señora Moreno. Ni una mísera explicación oficial por parte de la cadena he visto, ni leído. Poco menos que como si el espacio se estrenara desde cero con Jesús. Tan solo se explayan con el nuevo fichaje, lo engordan, lo venden como ese oráculo, ese que promete relanzar el programa del amor y convertirlo en el buque insignia de Cuatro. Total, por soñar... Pero, ¿dónde queda Toñi? Yo estos días no puedo dejar de pensar en ella. La pobre ve cómo de nuevo la cadena decide echarla a un lado.

Con promesas y mucho amor, eso sí, pero arrinconada. No puedo evitar sentir pena por ella, con lo mal que lo pasó cuando también le quitaron, así, de un día para otro y como el que no quiere la cosa, el trono de Viva la vida. Entonces, y ahora, no le quedó más remedio que agachar la cabeza y acatar lo que viniera. Pero no ha tenido que ser fácil, ni ahora ni antes. ¿Por qué Mediaset no le da a Toñi Moreno ese programa que se merece que la haga sentirse valorada y, sobre todo, verse estable, apuntalada, fija? Sin marejadas laborales. 

Estamos de acuerdo que estos trabajos son complicados, que la tele varía mucho de formatos y de caras. Que hoy estás en la cima y mañana echando currículum. Que esto es duro, que hay que estar hecho de una pasta especial, pero de ahí a lo que está viviendo Toñi hay un trecho. Es muy importante sentirse valorada y creo que Toñi no está pasando precisamente por esa etapa en su vida. Me dicen quienes la conocen que es una curranta de las que ya no quedan, de las de echar horas a cascoporro, de las de zambullirse de lleno en todo cuanto emprende.

Toñi Moreno durante un programa de 'Mujeres y Hombres y Viceversa'. Mediaset

Lo demostró cuando Paolo Vasile (67) la llamó para Viva la vida. Se subió al frenético tren de lo nacional en tiempo récord y me consta que los comienzos en el fin de semana de Telecinco no le fueron fácil. Pero ella, día a día, demostró su valía, demostró lo que es. Con Viva la vida compaginó otros formatos en Canal Sur y, en su mejor momento, le dieron el guantazo. Emma García (47), nueva presentadora. Ella, Toñi, se iba a Cuatro con Mujeres y Hombres y Viceversa. Aquello la hundió, lloró mucho, pero volvió a echarle agallas y a las pocas semanas, pese a que la audiencia no respondía, Toñi era una más entre viceversos.  

Y ahora vuelve a ocurrir. Recién convertida en madre, Toñi ve cómo la cadena de Fuencarral la sustituye. Me secretean que Toñi lo pasó fatal cuando recibió esa llamada. Cómo no. No se la esperaba, por injusta y extemporánea. No era el momento, después de todo lo que había pasado ella. Otra vez no, por favor. No me lo merezco, creo que no es justo. Una siembra para recoger. Tengo 47 años y a mi edad, por lógica, se espera una estabilidad, intuyo que serán sus lamentos internos. Y no se equivoca, una profesional de su talla se merece otro trato. 

Vale, sí, le han dado Viva la vida en el verano. Pero eso, para que me entiendan, es pan para hoy y hambre para mañana. ¡Y se lo han dado porque Sandra Barneda está con La isla de las tentaciones! Y en septiembre, ¿qué? ¿El ya te llamaremos? A veces los jefes, las empresas potentes, se creen que no hay vida más allá de ellos. Pero sí, claro que la hay. Toñi, seguro que María Teresa Campos (79) te da buenos consejos en este aspecto: ella supo parar la súplica. Dejar de ilusionarse. Comprender que aquello que deseaba no se lo iban a dar nunca. Y se cansó de estar en el banquillo. 

[Más información: La 'violación' de Carlota Prado se carga Gran Hermano dos años después de su mayor vergüenza]