"Todo lo aclarará José Antonio Avilés cuando vuelva. Él es mayor de edad y las cosas de José Antonio son de José Antonio. Dejadme ya, me estáis acosando", fueron, más o menos, las palabras que hace unos días empleó Carmen, la madre del concursante. Las entonó enfadada y sobrepasada por todo lo que se está diciendo sobre su hijo. Perdón, sobre José Antonio Avilés (24 años), porque ella, igual que el padre del andaluz, lo nombran en tercera persona siempre. Entiendo que es una forma de desvincularse de su concurso y darle identidad propia, desmarcarse de sentimentalismos, pero me hace gracia. Lo veo un tanto cómico y, a veces, pelín frío

Noticias relacionadas

Y fue durante esas declaraciones de Carmen cuando se me encendió una bombilla. Ella vino a argumentar que será su hijo quien tome la decisión de hablar, o no, donde entienda que deba hacerlo. Sí, hay otra lectura en esa frase: será Avilés quien estudie a su regreso a España todo lo que de él se ha dicho y podría tomar las acciones legales pertinentes. Dicho de otro modo, demandar a la cadena de televisión, o productora, que está atropellando, según él, su honor. Es decir, Mediaset, el lugar donde él trabaja. 

Me hablan de que los padres de José Antonio están que trinan contra espacios como Sálvame y, en concreto, contra la productora La fábrica de la tele. No entienden el aquelarre sistemático al que están sometiendo a su hijo; él, que tanto ha dado por remar a favor de obra. Él, que en su infinita generosidad ha movido como nadie el cotarro en Honduras. Entienden que esa no es la paga que se merece Avilés. Y piensan transmitirle este malestar a su vuelta y cuando José Antonio llegue se tomarán importantes decisiones. Vale, ¿y qué pasará con su trabajo? ¿Cuál será su futuro en televisión? 

No creo que beneficie en absoluto que se enemiste con La fábrica, por más que Viva la vida, el espacio donde trabajaba antes de partir a la isla, pertenezca a otra productora. No, sobre todo ahora que sé que hay jefes bastante molestos con según qué informaciones sensibles que se están vertiendo sobre él. Hace tiempo que ya no se ve entre los muros de Mediaset al mentirosillo de José Antonio como ese personaje que hace gracia y al que, en el fondo, se le exculpa de todo. No, las cosas se están poniendo serias. Y me gustaría recordarle a la familia del concursante y al propio interesado lo que ha pasado con otros casos de famosos que han ido contra el sitio que les daba de comer. 

Avilés, déjate de demandas. Tienes 24 años y alguien debería recogerte durante un tiempo y alejarte de este tsunami que ya te ha arrastrado antes de que pises suelo español. Los que te quieren deberían sacarte de la tele un tiempo, hacerte recolocar ciertos aspectos y encauzar tu vida de otra forma. Tu escenario pinta demasiado serio como para que pierdas tiempo y dinero en demandas, es mi consejo. Sé a ciencia cierta que dejaste más o menos una pista de pan a los medios para que desmantelasen según qué tramas tuyas... pero la verdad te ha devorado y se han tocado cosas demasiado serias que van más allá de decir que eres amigo de este o aquel, que entrevistaste a Isabel Pantoja (63) y a su hermano Agustín. 

Esto ha cogido un cariz muy complicado y tu pasado está patas arriba, aunque todavía no del todo. Habrá más cosas que saldrán, claro que sí. Dicen que no te retirarás, que seguirás en tu puesto de trabajo como cada fin de semana y que lo tienes todo bien atado y sabes qué decir ante cada una de las acusaciones que te han hecho. Puede que sea cierto, pero, si quieres un consejo, cambia de registro. Te irá mejor. Deja de 'ejercer' como periodista, ese negocio tan ruinoso a estas alturas. Conviértete en personaje, cúrratelo como personaje.

No creas, hay muchos ejemplos fructíferos hoy en televisión. Eso, si te apetece seguir en la primera línea mediática; también puedes volverte a PTV, la televisión de Córdoba. Allí lo mismo es más fácil hablar sin réplica. Es una solución muy viable. Claro que también puedes quedarte en Honduras un tiempo hasta que todo escampe. En fin, te deseo lo mejor, José Antonio Avilés. Ojalá que todo pase rápido, sobre todo porque la cara de tu madre en sus últimas declaraciones era de verdadera preocupación

[Más información: Avilés, ¡por fin en su casa! La expulsión de Supervivientes de la que ni sus peloteos e inventos le han salvado]