Después del estreno un tanto fallido de este lunes, con Miguel Ángel Revilla (77 años) acaparando más protagonismo del deseado, El Hormiguero volvía este martes con su nuevo formato y esta vez con el más difícil todavía: tres invitados en lugar de los dos de la jornada anterior. Nada menos que Antonio Banderas (59), Sergio Ramos (33) y Pilar Rubio (42) desfilaron por el talk show para tratar de sacar una sonrisa a unos telespectadores que en estos días se han acostumbrado a ver cómo la programación de todas las cadenas gira en torno al coronavirus.

Noticias relacionadas

A pesar de esos problemas contados del reestreno, Pablo Motos (54) comenzó presumiendo de récord: el de este lunes fue El Hormiguero más visto en lo que va de año. A partir de ese dato, el presentador siguió con una de sus rutinas, dar un consejo personal para tratar de mejorar la vida de la audiencia: “Antes de empezar quería contar algo que creo que está bien. Es un truco neurológico para estar bien, requiere algo de esfuerzo, pero funciona. Un experimento científico demostró que hay dentro de nosotros varios ‘yos’ que no tienen por qué estar conectados entre sí. El que gana de ellos en tu cabeza es el que marca tus pensamientos.

Por eso os voy a explicar esta herramienta: solo necesitas un papel y un bolígrafo. Cada noche, tienes que escribir cinco cosas buenas que te hayan pasado durante el día, pero no vale repetir. Esta rutina redirige a tu cerebro hacia dónde tú quieres ir. Si lo haces 28 días seguidos tu cerebro generará neuronas que están destinadas a hacer cosas buenas. Tiene mucho poder. Yo lo llevo haciendo dos años. Según van pasando los días se te van agotando las cosas, y empiezas a apuntar cosas pequeñitas. Es ahí donde está la magia, cuando empiezas a apreciar los pequeños detalles”.

Después del speech, Motos se sentó en la mesa junto a Marron (40), Yibing, Cristina Pardo (42) y las hormigas para conversar sobre asuntos varios, como, por ejemplo, saber cómo aprovechaban sus colaboradores todo el tiempo libre del que ahora disponen con la cuarentena. En este sentido, fueron bastante interesantes las reflexiones de Yibing que tiene la visión de cómo está llevando su país natal, China, la crisis del coronavirus.

Y precisamente el coronavirus, un tema que parecía que en esta reedición apenas se iba a tocar, volvió a centrar el interés. Sobre la gestión que se está haciendo de la crisis desde el punto de vista político, Cristina Pardo se mojó con todas las de la ley: “Hay cosas mal que se hicieron en el antes, el durante y el después. Pero como todo esto es tan transversal, yo estoy segura de que los políticos están dando lo mejor de sí. Creo que de buena fe están haciendo todo lo que está en su mano. Ya habrá tiempo de analizar las cosas que se hicieron mal, pero no nos queda otra que confiar en la persona que dirige este país, sobre todo cuando tiene familiares afectados, no dudo en que se va a volcar en ello”.

Reflexiones desde Málaga

Esta introducción, más larga que en el anterior formato, provocó que la primera entrevista, la de Antonio Banderas llegara más tarde de lo habitual para contar cómo estaba afrontando esta situación tan particular: “Después de llevar casi 12 días solo, aquí en mi casa, se canceló temporalmente la película que estaba haciendo en Madrid, me bajé a Málaga y mi pareja se quedó atrapada en Suiza. Me estoy dedicando a tareas domésticas como poner lavadoras o cocinar. Hago películas muy raras y arroces muy ricos”, explicó el actor, quien contó que “es cierto que estaba rodando con Penélope Cruz. La idea era retomar el rodaje cuanto antes, pero viendo cómo está el panorama va a ser más tarde de lo que pensábamos. Ahora mismo hay gente con una situación mucho peor que la mía y por eso no quiero mucho hablar de mí. La crisis no es solo sanitaria, sino también económica, a ver cómo salimos de esta”.

A partir de su experiencia como emprendedor, Pablo Motos quiso saber si Antonio Banderas tenía alguna receta para afrontar la situación que se viene y que pudiera servir de ejemplo para otros empresarios: “Primero, armarte de paciencia, no perder la calma. Estamos en una situación muy extraña, estamos metidos en un pantano del que no sabemos cómo salir. No tengo la fórmula mágica. He sorteado muchos obstáculos a lo largo de mi vida, pero eso no significa que pueda dar un consejo sobre cómo salir de esto. Tenemos que armarnos psicológicamente porque va a ser fuerte lo que se nos va a venir encima”.

Para rematar, Banderas quiso dejar una conclusión esperanzadora: esta crisis sí que nos dejará cosas positivas: “Soy un optimista patológico, lo he dicho muchas veces. Hay dos cosas que salen de esta crisis: nos hemos dado cuenta de que somos muy vulnerables, un bichito ha zarandeado al mundo; y la necesidad que tenemos los unos de los otros, y eso es muy emocionante verlo estos días. A mí me emociona ver el trabajo de toda esa gente que está al pie del cañón, se me saltan las lágrimas al ver a los sanitarios trabajando. No quiero entrar en política ni en nada, pero es muy injusto que no tengan los equipos necesarios y que estén trabajando en esas consecuencias. Creo que de todo eso, del salir a los balcones, quedará un poso”.

Tras esa entrevista, hubo un momento más distendido con uno de los graciosos cuestionarios de las hormigas a los colaboradores del programa, lo que sirvió para conocer un asunto desconocido hasta la fecha de Cristina Pardo: su pareja trabaja como marino.

Después llegó el dos en uno, una conexión con Sergio Ramos y Pilar Rubio, quienes contaron que aún no habían cenado porque van “por turnos”. Tras dar la cena a sus hijos, ya les habían llevado a la cama, aunque Ramos reconoció que el mayor y el más pequeño eran los más rebeldes a la hora de quedarse dormidos. Luego llegó el turno de Pilar Rubio, quien fue preguntada sobre cómo estaba llevando su estado de gestación ante la crisis del coronavirus: “Creo que hay que intentar mantener la calma, aunque pienso que cuando haya una urgencia, como que una mujer se ponga de parto, será atendida perfectamente. Está claro que te da qué pensar, pero hay que mirarlo con esperanza”.

El capitán del Real Madrid explicó cómo le habían contado a su hijo mayor esta situación, un momento que aprovechó para dar un poco de publicidad a la campaña de UNICEF, ONG de la que es embajador desde 2014.

[Más información: Entrevistas por Skype y mucho vídeo: así fue el primer 'Hormiguero' reinventado por el coronavirus]