El programa Gran Hermano, el niño mimado de Telecinco desde hace ya 20 años, atraviesa la crisis interna más grave de toda su historia. Carlota Prado (26 años), participante de la última edición estándar del concurso de convivencia -rebautizado entonces como GH Revolution-, denunció en noviembre de 2017 haber sufrido un presunto abuso sexual por parte de su compañero, José María López (26), mientras ambos compartían cama tras una noche de fiesta.

Noticias relacionadas

24 meses después y con el delicado caso en los tribunales, han visto la luz unas imágenes que han levantado ampollas no solo en medios de comunicación especializados en televisión sino también en las redes sociales, y como consecuencia, en las empresas que anuncian sus productos y servicios en los espacios publicitarios del formato producido por Zeppelin TV.

En la citada secuencia se puede ver a Carlota Prado, llorando, desesperada, dentro del confesionario de la casa, mientras observa la polémica escena. Una situación que si consigue la retirada plena de sus anunciantes podría acabar para siempre con la emisión de la gallina de los huevos de oro de Mediaset España: Gran Hermano en sus tres versiones: estándar, VIP y DÚO

Carlota Prado en la casa de 'Gran Hermano'.

Los famosos reaccionan a la presunta violación de Carlota

Esta delicada circunstancia ha provocado una masiva iniciativa de apoyo a la joven malagueña y un llamado al boicot al histórico formato audiovisual no únicamente por parte de personas anónimas. Algunos rostros visibles de la cadena -de ahora o de antaño- como Coto Matamoros (62) han reclamado la atención de los anunciantes para que reaccionen ante este caso. Desde su cuenta de Twitter, el hermano gemelo de Kiko Matamoros (62) ha informado de que en estos días piensa escribir a todas y cada una de las empresas que se publicitan en los espacios comerciales del reality para explicarles la situación de la andaluza. 

Con el hashtag #CarlotaNoEstásSola en su tuit fijado y en todos y cada unos de sus mensajes, el polémico excolaborador ha despertado los vítores y el arrimo de otras mediáticas figuras como la periodista Karmele Marchante (73), la escritora Lucía Etxebarría (52) o el ganador de Gran Hermano 7, Pepe Herrero (49). Ha sido con éste último con quien el pasado lunes 25 de noviembre Coto Matamoros hacía una conexión por FaceTime, compartido a través de Twitter, donde dejaban claras sus posturas respecto al suceso que ha azotado al programa, a las productoras y al grupo de comunicación que lo emite. 

En los 41 minutos que dura el vídeo, Herrero y Matamoros han argumentado los motivos por los que iban a iniciar una fuerte campaña de "comunicación" a "tres anunciantes cada semana" para explicarles detalladamente "por qué creen que asociarse a unos delincuentes es positivo para su audiencia", en referencia a Gran Hermano. Ni el que fuera colaborador de Crónicas Marcianas ni el también ganador de Gran Hermano El Reencuentro han dudado en afirmar que los responsables del programa "permitieron una violación", que "esta gente cometió un secuestro" (al exhibir las imágenes a la presunta víctima dentro del confesionario) y cómo el programa ha alentado "un caso de bullying palmario". 

En un momento de la conversación, Pepe Herrero llega a cargar contra el presentador, Jorge Javier Vázquez (49), llamándolo "cabrón". "Todos se tienen que hacer la pregunta de qué había pasado. Y bueno, un presentador... tú ya me dirás", apostilló Matamoros. En ese instante, Herrero estalla contra el conductor del reality: "Por favor Jorge Javier, danos mañana otra clase de moralidad. Asústate de lo que ha hecho Adara con su marido. Échate las manos a la cabeza. ¡Que tapaste una violación, pedazo de cabrón! Ahora si quieres nos das otra clase de moralidad. ¡Doce meses, doce causas! Y por dinero, te la comiste entera. No se puede, empezando por ti y terminando por todos los vendidos", concluyó. En las últimas horas, tanto Pepe como Coto han iniciado su particular campaña contra el programa y a favor de Carlota en redes sociales y así lo han reflejado en sus distintos perfiles de Twitter. 

Y los mensajes no han llegado solamente a las empresas implicadas sino también a personas influyentes de dentro de Telecinco o incluso al presidente del Gobierno en funciones. Coto Matamoros y Pepe Herrero han apelado a Ana Rosa Quintana (63), Paolo Vasile (66), Jorge Javier Vázquez y Pedro Sánchez (47). 

Las empresas empiezan a desligarse de Gran Hermano

Bien sea por presión social, mediática o por imagen de marca, las empresas han empezado a reaccionar ante la polémica más grave en la que se ha visto envuelta Telecinco desde el caso de La Noria. Cabe recordar que el citado talk show -líder de los fines de semana en Mediaset- echó el cierre en abril de 2012 tras la retirada unánime de ingresos publicitarios por una entrevista remunerada a la madre de Francisco Javier García 'El Cuco', condenado por encubrimiento en el asesinato de Marta del Castillo.

Las tres primeras grandes compañías que han decidido no invertir en publicidad en los espacios de Gran Hermano han sido Fi Network, Carretilla y Nestlé. La primera de ellas anunció el cese de la inversión el lunes por la tarde subrayando que "desde Fi Network rechazamos enérgicamente cualquier tipo de abuso o violencia sexual, así que hemos decidido retirar la publicidad de Gran Hermano como repulsa al presunto caso de violación ocurrido en el programa", fueron las palabras que la empresa publicó en su red social, acompañándolas de un contundente comunicado.

Este martes por la mañana, JALEOS confirmaba en primicia la retirada de la campaña de Carretilla, marca referente en verduras, líder nacional de espárragos y pionera en la elaboración de platos listos. En conversación en exclusiva con uno de los responsables de comunicación de la marca desvelaban que "hemos decidido retirar la campaña como muestra de repulsa. Una cosa es la planificación en medios a nivel anual y otra cosa es saber reaccionar ante estas situaciones".

Minutos más tarde, Nestlé, empresa multinacional suiza de alimentos y bebidas, también anunciaba, en este caso a través de sus redes sociales, que retiraban su publicidad porque rechazan "cualquier tipo de abuso o violencia de género". "Hola, rechazamos totalmente cualquier tipo de abuso o violencia de género y hemos decidido retirar la publicidad en estas circunstancias".

Horas después, tres empresas más anunciaban vía redes sociales que se desvinculaban Gran Hermano para anunciar sus productos en sus espacios publicitarios. MediaMarkt, Nescafé y Postre Reina no continuarán siendo anunciantes del programa de Telecinco.

Los hechos: la presunta violación de Carlota

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del sábado 4 de noviembre de 2017 en la casa de GH Revolution, ubicada en la localidad madrileña de Guadalix de la Sierra y escenario de la decimoctava edición de Gran Hermano. Tras una noche de fiesta donde Carlota Prado perdió la conciencia tras haber tomado tan solo "dos chupitos", José María López, la persona con la que se había ilusionado tras los muros del célebre chalé, la llevó a su cama. Al día siguiente, Gran Hermano anunciaba lo siguiente a través de un tuit: "La dirección de Gran Hermano ha decidido expulsar del programa a José María por lo que considera una conducta intolerable. Asimismo, ha considerado oportuno que Carlota deje la casa".

Carlota Prado y José María López en 'Gran Hermano Revolution'.

La juez que ha investigado el caso durante estos dos años ha reflejado en el auto con el que daba por concluida la instrucción que aquella noche Carlota se encontraba "sin apenas moverse, boca arriba, con los ojos cerrados desde que se metió en la cama", cuando José María López, otro de los participantes, realizó movimientos bajo el edredón "que aparentemente pudieran consistir en penetraciones".

En estos momentos, tanto la fiscalía como las partes pueden acusar. La magistrada señala al vídeo como prueba clave pero también valora que en su declaración, el joven agricultor de Roldán (Murcia) entró en contradicciones: "José María se encontraba en un estado de consciencia cuando ocurrieron los hechos", según el escrito publicado por El Confidencial.

En este tiempo, Carlota Prado, en tratamiento psicológico y psiquiátrico desde entonces, ha denunciado no solo los presuntos hechos delictivos sino la indiferencia por parte de las empresas que la contrataron para participar en el programa de televisión que marcaría su vida para siempre. Hasta la fecha, tan solo Endemol Shine, matriz internacional de Zeppelin TV y dueña del formato Big Brother, se ha pronunciado. En el comunicado tildaban la situación de "incidente" y sostenían que desde la productora se llevaron a cabo todos los "protocolos establecidos".

[Más información: Así es la nueva vida de Coto Matamoros fuera de la televisión]