El próximo día 30 se cumplirán siete años desde que falleciera Carlos Larrañaga, una efeméride que Lazos de Sangre aprovechó este miércoles para repasar la trayectoria de la saga de los Larrañaga-Merlo. Un documental de casi una hora en el que tienen mucho protagonismo sus hijos Luis Merlo (53 años) y Juan Carlos ‘Kako’ Larrañaga (61), el periodista Jesús Mariñas (76) o uno de sus amigos íntimos, otro galán como Arturo Fernández, que también falleció recientemente.

Noticias relacionadas

Precisamente esa faceta, la de seductor, es el punto sobre el que gravita todo el reportaje. Su propio hijo Luis Merlo le define como "un auténtico seductor, pero no solo con las mujeres, sino con todo el mundo". En unas imágenes de archivo de Televisión Española, Larrañaga matizaba que "desde hace años trato de seducir al público, a la gente", una relación a través de la interpretación que comenzó de forma prematura, ya que a los 4 años ya apareció en la película Alma de Dios

Luis Merló ha asegurado que su padre era un auténtico seductor.

A partir de ese momento comenzó a forjarse una fama en el cine español, donde coincidió con actores de la talla de José Sacristán (81) o Emilio Gutiérrez Caba (76), quienes también aparecen en varias fases del documental. Sin embargo, el que más intimó con él fue quizás Arturo Fernández: "Conocí a Carlos en los años 50, hicimos varias películas juntos. Te hacía la vida muy agradable por su forma de ser".

También en esos primeros años en el mundo artístico se labra la amistad con Jesús Mariñas, quien da algunas pinceladas un tanto desconocidas sobre su personalidad. "Lo conocí teniendo 14 años, le escribía y le mandaba los recortes que se publicaban sobre él. Siempre contestaba y así se forjó una amistad. Todo el mundo pensaba que era engreído. Nada más lejos de la realidad", evoca el periodista, al tiempo que alimenta esa fama de seductor que le perseguía: "En aquella época, el 70 por ciente  de las mujeres importantes en el teatro español estuvieron con Carlos".

La mujer de su vida

Lazos de Sangre recordó que aunque Carlos Larrañaga tuvo una relación con Ava Gardner, su primera esposa fue María Luisa Merlo, a quien conocía desde la infancia. "Creo que la mujer de su vida fue María Luisa", apunta Jesús Mariñas, una teoría que también compartía Arturo Fernández: “Eran la pareja ideal, discutían como todos, pero había mucho amor. Creo que a lo largo de su vida, siempre amó en el fondo a su primera mujer”.

Pero más allá de esas valoraciones, lo cierto es que la relación se movió entre los rumores constantes de infidelidad por parte de Larrañaga. "Tenía fama de rompecorazones. Cada semana o cada 15 días se publicaba que estrenaba romance. Carlos no era infiel por costumbre, lo era por aburrimiento", describe Jesús Mariñas.

La relación tocó a su fin después de 15 años de matrimonio, aunque, en unas imágenes de archivo, María Luisa Merlo reconocía que la decisión estaba tomada desde mucho antes: "Estaba convencida de ello desde el segundo año de nuestro matrimonio, así que lo tenía más que mascado. Me callaba muchas cosas". Ese divorcio es recordado como algo traumático entre los hijos, especialmente por parte de Luis, aunque a lo largo de la cinta se pone énfasis en que tanto Carlos Larrañaga como María Luisa Merlo mantuvieron desde entonces una profunda amistad.

María Luisa y Carlos Larrañaga se divorciaron después de 15 años de matrimonio.

El reportaje también hace un breve recorrido por la vida de Amparo Larrañaga (56), tanto en temprana maternidad y sus relaciones sentimentales, como en su extensa trayectoria profesional; en la biografía de Luis Merlo, el "espíritu libre” de la familia; Kako, el hijo con el que Carlos Larrañaga llegó al matrimonio con María Luisa Merlo, fruto de otra relación anterior; y, en menor medida, de Pedro, el marido de Maribel Verdú (48).

La recta final del documental se centra en otras relaciones que tuvo Carlos Larrañaga. En la que más tiempo se detiene es en la que mantuvo con Ana Diosdado, a quien la actriz Mónica Pont (48) define como "seria, elegante, discreta, una señora de los pies a la cabeza". Por su parte, Kako Larrañaga valora que su padre "tenía suerte". "Te puedes separar de una gran mujer y no volver a encontrar a otra en la vida, y él tuvo esa fortuna. Le hizo mejor persona", destaca.

La relación se acaba en 1999, dando paso a un carrusel en el que se van subiendo y bajando María Teresa Ortiz-Bau, con quien protagonizó varias discusiones que hicieron las delicias de la prensa rosa, y Ana Escribano, la mujer con la que fue padre por última vez en 2007.

Cinco años después, en 2012, Carlos Larrañaga fue ingresado, pocos días antes de fallecer. "No quiso que nadie fuera a verlo salvo sus hijos", expone la periodista Rosa Villacastín (72).

Más doloroso es el recuerdo que tiene Luis Merlo: "No hay palabras para explicarlo, sobre todo cuando había un alto grado de posibilidades de que saliera de ello". Sin embargo, el broche de oro llega con la aseveración de Arturo Fernández, en la que fue su última entrevista, según ha asegurado Boris Izaguirre (53): "De todos los compañeros que ya se fueron el que recordaré siempre es Carlos".

[Más información: La impactante transformación de Luis Merlo tras su problema de salud]