El Arte y la familia Bosé siempre han ido de la mano. Su matriarca, la fallecida Lucía Bosé, sembró la semilla en el ADN de su apellido, un talento que llega hasta la última de sus generaciones.

Noticias relacionadas

Durante décadas los tres hermanos Bosé -Miguel (65), Paola (60) y Lucía (63)- han sido los representantes de la saga de artistas. Con mayor o menor discreción, su valía se hacía notar en el panorama social y su reputación los ha avalado siempre. Podían copar tanto las portadas de importantes periódicos internacionales como aparecer en los reportajes de la prensa del corazón. Sus historias vitales han sido de interés público a lo largo de los años y han logrado que el poder de sus apellidos Dominguín Bosé no quede en el olvido, sino todo lo contrario.

Tras su etapa dorada, llegó la de sus hijos mayores, Bimba y Olfo (41), por parte de Lucía Dominguín; y Nicolás Coronado (33), por parte de Paola. De nuevo la música, la moda y la interpretación se colaban entre las habilidades más destacables de los miembros Bosé.

Lucía Dominguín, Lucía Bosé, Miguel Bosé, Bimba y Nicolás Coronado, juntos en el año 2011. Gtres

Pero en pleno 2021, llega la época en la que los rostros más jóvenes de la saga toman el poder. Concretamente, tres mujeres cuyos nombres llevan varios meses repitiéndose en los medios de comunicación. Dora Postigo (17), Palito Dominguín (25) y Alma Sofía Villalta (24). La primera es hija de Bimba, la segunda de Lucía, y la tercera de Paola. Tres hijas reivindicativas de tres madres luchadoras.

Dora, Palito y Alma tienen muchos aspectos en común y por supuesto uno de ellos es su pasión por las diversas disciplinas del arte. Pero también comparten el modo en el que expresan al mundo que son libres y en sus ganas de que la gente las conozca por cómo son y no por la familia de la que descienden.

La hija de Bimba y Diego Postigo ha sido una de las estrellas de los conciertos de las Noches del Botánico este inicio de verano. El pasado 1 de julio, Dora fascinó a los presentes con su voz y sus ritmos alternativos. La joven compone sus propios temas y tiene una parte muy activa en la ejecución de sus videoclips, puntos que demuestran sus ganas de trabajar en el mundo artístico.

Su cada vez más creciente éxito ha hecho que protagonice reportajes e incluso portadas de publicaciones muy consolidadas en nuestro país de temática musical. En esa misma línea, Dora también ha acudido a famosos programas de televisión como La Resistencia, donde dejó claro que el apellido Bosé le queda "muy lejos".

Además, también es muy activa en las redes sociales, donde da muestras de que la moda es otra de sus pasiones. Dora no sigue las tendencias, tiene su propia personalidad y su estilo irradia carácter.

Precisamente, su prima, Alma Sofía, también destaca por mantener su perfil de Instagram al día. Desde esta plataforma muestra su talento para el maquillaje. Su creatividad destaca por el uso de una paleta de colores flúor, llamativa, que haga sobresalir los ojos y los labios de forma intensa. Maneja a la perfección las brochas y puede crear auténticas obras de arte en su propia frente o en sus mejillas.

Además de por su labor con el lápiz de ojos, la hija de Paola Dominguín y el compositor Manuel Villalta, recibe ingresos gracias a que se encarga de la gestión de las reservas vacacionales de la mítica Casa Azul de la fallecida Lucía Bosé en Brieva -que también está a la venta por 405.000 euros. Su abuela se la dejó en herencia, pues era la que más tiempo pasaba en la localidad segoviana compartiendo vivencias junto a ella.

Precisamente, los recuerdos de Lucía Bosé y de Bimba han sido los que han hecho llorar a Palito Dominguín durante su concurso en Supervivientes. La prima de Alma y tía de Dora se ha ganado el corazón de los españoles gracias al famoso reality de Telecinco.

Palito Dominguín, de modelo, y su prima Alma Villalta, de maquilladora, juntas en un desfile de moda. Gtres

La joven y su novio, Harry James, se quedaron sin trabajo debido a la pandemia y desde entonces viven en el garaje de la casa de su madre, Lucía Dominguín. Ante esta falta de agenda laboral, Palito -cuyo nombre real es Lucía Tristancho- decidió volar a Honduras y sumarse a la aventura televisada. Allí hizo un tándem ideal con Marta de Lola. Parecían invencibles, hasta que llegó Omar Sánchez (30), novio de Anabel Pantoja (34), y fue expulsada. Sin embargo, gracias a su paso por Mediaset el público ha podido conocer su verdadera esencia, que cautivó a todos.

Palito ha sumado decenas de miles sus seguidores a sus redes sociales en estos más de dos meses de concurso. En Instagram pueden encontrarse dos cuentas de la hija de Lucía Dominguín: por un lado, su perfil personal y por otro, una cuenta dedicada a sus pinturas. La joven, siguiendo con el talento familiar, se licenció en Bellas Artes en Reino Unido y tiene un gran don con los pinceles.

Junto a esta nueva generación de mujeres Bosé se podría sumar a Jara Tristancho, hermana de Palito, pero ésta se mantiene en un discreto plano, con una vida de viajes continuos entre América y España. Es igual de libre y curiosa que el resto de sus familiares, aunque prefiere, de momento, permanecer en la sombra y no acaparar titulares.

Este 2021 está siendo el año más mediático y productivo de Dora, Palito y Alma y todas ellas están demostrando que aunque la generación Bosé revolucionó el país hace décadas, sus herederos son capaces de eclipsarlos presentándose ante el mundo usando tan solo su nombre de pila y sin pronunciar su famoso apellido.

[Más información: El gran cambio de Dora, hija de Bimba Bosé, al cumplir 17 años: cinco 'looks' de récord, musa del arte y una decisión]