Han pasado 11 años desde que Chari Lojo (38 años) llegó a la televisión como concursante de Gran Hermano 12. Entonces era solo una joven gaditana que trabajaba como monitora de spinning y aerobic que probaba suerte en la pequeña pantalla junto al que fuera su novio, Rubén Estévez. Su carácter fuerte y su espectacular físico la posicionó como una de las concursantes más aclamadas del reality, en el que estuvo durante 81 días, convirtiéndose en la décima expulsada. Desde entonces su vida ha dado un giro radical.

Noticias relacionadas

Tras su expulsión del reality, Chari Lojo regresó a la televisión en varias ocasiones. La gaditana formó parte de El Reencuentro: 10 años después, una edición especial de GH en la que estuvieron los concursantes más carismáticos de distintos formatos de Telecinco. Allí, junto a Rubén Estévez, convivió con participantes emblemáticos de otros espacios de la cadena, como Supervivientes, Hotel Glam, Las Joyas de la Corona, La Casa de tu Vida o Mujeres y hombres y viceversa. Tras una fuerte pelea entre ambos fueron eliminados por disciplina. Esta vez, solo estuvieron nueve días en la casa de Guadalix de la Sierra. 

La carrera de Chari en la pequeña pantalla duró más de lo previsto. En 2015, tras el inesperado abandono de Kiko Rivera (37) en GH VIP 3 y la expulsión disciplinaria de Los Chunguitos, llegó como reserva al reality junto a la periodista Ángela Portero (55). Allí estuvo durante 35 días, convirtiéndose en la octava expulsada de esta edición en la que resultó victoriosa Belén Esteban (47). 

Chari Lujo, durante su participación en televisión. Instagram

Más allá de los realities, en televisión, Chari Lojo también ejerció de colaboradora en el debate de Gran Hermano, pasó por Cámbiame Premium y fue invitada varias veces a Sálvame Deluxe. Fuera de la pantalla aprovechó su fama para ganar dinero haciendo bolos en discotecas de toda España y un par de desnudos para diferentes revistas.

Ahora, su rutina nada tiene que ver con la de aquellos tiempos de realities y platós. Hace dos años, Chari revolucionó la prensa del corazón cuando El pueblo de Ceuta publicó que se encontraba en su periodo de prácticas en el Centro Penitenciario de Fuerte Mendizábal, en Ceuta, tras haber aprobado las oposiciones de funcionaria de prisiones. Ella misma, incluso daba pistas de su nueva vida en sus redes sociales, compartiendo fotografías de su estancia en la mencionada ciudad. 

Poco antes de que se desvelara esta información, la ex gran hermana protagonizaba una polémica tras publicar una irreconocible fotografía que duró muy poco tiempo en su perfil por las críticas que había suscitado. Después de que sus seguidores le preguntaran si se había realizado algún retoque en el rostro, Chari la sustituyó por otros sensuales posados en topless. 

Ese estilo de imágenes sigue reinando a día de hoy en su perfil de Instagram, en el que suma más de 47.000 seguidores. Allí, donde se describe como funcionaria del Estado, aprendiz, luchadora y apasionada del deporte, son habituales sus fotografías en bikini, captadas en paradisíacos paisajes que forman parte de un sinfín de viajes que ha hecho con su novio, Agustín Redondo, quien también guarda un pasado televisivo. El ingeniero civil y funcionario del Estado es uno de los expretendientes más recordados de Mujeres y hombres y viceversa. Según desvelan las últimas publicaciones de Chari Lojo, juntos han recorrido ciudades como Marbella, Andalucía, Lanzarote, Gran Canaria, Venecia y Roma. Recientemente, de acuerdo con lo publicado en sus stories, han disfrutado de unos días en Ibiza en compañía de unos amigos. 

Chari y Agustín se dejaron ver por primera vez en marzo de 2020 y desde entonces no han dejado de presumir de su amor en las redes sociales. Al igual que la ex gran hermana, el que fuera pretendiente de Mujeres y hombres y viceversa publica con frecuencia instantáneas en compañía de la gaditana.

[Más información: Qué fue de Naiala, la ganadora de 'Gran Hermano' que 'se tragó' un piercing tras hacer 'edredoning']