Tres semanas han pasado desde que Diego Arrabal (50 años) apareciese por última vez en el plató de Telecinco donde trabaja. El paparazzo de Marbella confesó, a través de sus redes sociales, que se había infectado de coronavirus y que se encontraba ingresado en un hospital porque había tenido complicaciones en su salud. 21 días después de aquello, y por fin de alta hospitalaria, el reportero gráfico ha reparecido desde su casa en su programa, Viva la vida, y ha explicado cómo se encuentra.

Noticias relacionadas

Diego Arrabal quiso empezar su intervención agradeciendo al programa, a sus compañeros y a la gente en general todo el apoyo y el cariño recibido en estos difíciles días en los que según él, ha llegado a pasar mucho miedo. "Estoy muy contento después de haber pasado unos días muy complicados y quiero daros las gracias públicamente a todos los que os habéis interesado por mí, en mi vida me podría haber imaginado tantos y tantos mensajes de apoyo".

Diego Arrabal en el programa 'Viva la vida' de Telecinco. Mediaset

Ante el silencio y el respeto de sus compañeros, Diego confesó este sábado que había adelgazado varios kilos a causa de la Covid y que aún se siente "débil". Sin embargo, él observa la vida desde un prisma positivo y admite que lo peor ya ha pasado. Los primeros síntomas fueron fiebres altas y complicaciones que le provocaron lo que él mismo ha calificado como una "neumonía bilateral". Los médicos decidieron que lo mejor era que se quedase ingresado y fue ahí dónde comenzó la pesadilla de Diego Arrabal

"Cuando tú estás en esa sala de urgencias rodeado de 20 o 30 personas te das cuenta de lo que sucede. [...] Unos no pueden respirar, otros se ahogan, a uno se lo llevan de urgencia, a otro lo tienen que intubar... La verdad es que se te cae el mundo encima y todo se convierte en algo insignificante y tienes miedo de absolutamente todo [...] Cada vez que lo recuerdo me pongo mal, no sabía lo que me iba a pasar", detallaba ante la atónita mirada de la presentadora, Emma García (47).

Para sorpresa de muchos, Diego Arrabal identificó incluso el momento en el que se había contagio, algo que no suele ser fácil a menos que se haya tenido un contacto directo con una persona positiva, sin distancia de seguridad y sin mascarilla reglamentaria. "Esto fue el sábado día 9 de enero, cuando cayó la gran nevada", deslizaba el fotógrafo. Y continuaba: "Yo estuve toda la tarde tomando café con un compañero y, aunque estuve mucho tiempo con la mascarilla, al cabo de un rato me relajé y comencé a quitarme la mascarilla, a dejarla encima de mesa, a confiarme [...] Cuando me di cuenta llevaba dos horas sin la mascarilla, ese fue mi error".  

Su impactante imagen

Diego Arrabal desde el hospital de Málaga donde se encontraba ingresado. Redes sociales

El pasado jueves 21 de enero, Diego Arrabal publicaba una fotografía suya en las redes sociales que dejaba impactados a todos seguidores. Hacía alusión precisamente a la falta de cuidado a la hora de protegerse del virus. Se dolía, se lamentaba y se preguntaba por qué no había hecho más para no encontrarse en esos momentos dentro de la habitación de un hospital sin saber cuándo saldría. "Quizás no sea ejemplo de nada ni de nadie, pero me sale del corazón deciros que este virus no es broma", comenzaba su explicación el profesional gráfico. 

Y añadía, arengando a la ciudadanía sobre la gravedad de la Covid-19: "Llevo 13 días con el virus y anoche me tuvieron que ingresar. Lucharé hasta que no me queden fuerzas para curarme". Tras esto, hizo autocrítica y se preguntó a sí mismo: "Pero ahora me hago una pregunta: ¿por qué no luché igual de fuerte para no contagiarme?". 

[Más información: La carta de amor de Diego Arrabal a su mujer desde el hospital donde lucha contra la Covid]