Alessandro Lequio (60 años) ha comenzado la primera semana del año echando la vista atrás para recordar a través de sus redes sociales, como en él es habitual cada vez más a menudo, a su hijo Álex. Y, en esta ocasión, el protagonista de la instantánea no es sólo el joven -fallecido el pasado mes de mayo tras una titánica lucha contra el cáncer- sino también Sandra Torlonia, madre del italiano, que falleció el 1 de enero de 2015.

Noticias relacionadas

El colaborador de El programa de Ana Rosa ha querido rendir homenaje a su madre y a su hijo, dos de las personas más importantes de su vida, compartiendo una fotografía de "la última vez que se vieron, en el funeral de mi tío Marco".

Un recuerdo inédito con el que Lequio ha recordado a su madre, a quien estaba muy unido, cuando se acaban de cumplir cinco años de su fallecimiento, sin borrar de su cabeza a Álex, que además de su hijo era su mejor amigo y cuya ausencia sobrelleva con una entereza digna de admirar, al igual que la madre del joven, Ana Obregón (65).

La emoción de Obregón

Majestuosa, elegante, impecable y con media sonrisa pintada de carmín en sus labios. Así reapareció Ana Obregón en el que ha sido su primer proyecto laboral siete meses después de la muerte de su único hijo, Álex Lequio. La actriz, pieza clave de Televisión Española desde hace más de 30 años, fue la encargada de presentar las campanadas de la Nochevieja de 2020 junto a Anne Igartiburu (51), en el ente público.

El discurso de Ana comenzó con un mensaje claro: "Gracias. Gracias porque este año he recibido tantísimas muestras de cariño, que quería agradecerlo. A todas estas personas, aquellas que se identifican conmigo. Ellas, que también han perdido a un ser querido... Esta noche, cuando escuchemos las 12 campanadas, vamos a recordarles. Vamos a mirar al futuro con la convicción de que juntos, con responsabilidad, saldremos de este túnel. También vamos a recodar a todas las personas que desgraciadamente nos han dejado por la pandemia, muchísimas otras personas por el cáncer. Por ellos, los verdaderos héroes de este año. Por los que han luchado hasta el final, voy a pedir un aplauso. Un aplauso tan fuerte que les llegue hasta el cielo. Por ellos".

Ana Obregón mandó un beso al cielo durante las campanadas.

Ana también tomó unos segundos para recordar a Álex. Mirando a cámara en un primer plano pronunció estas emotivas palabras: "Tengo que citar a mi hijo, Álex. Él siempre decía que lo más importante es dedicar tiempo y amor a las personas que quieres porque cuando te vas es lo único que te llevas. Para dedicar tiempo y amor a las personas los tienes que tener contigo. Y con permiso, cada año que he retransmitido las campanadas he mandado un beso a mi hijo... Este año no puede ser... se lo mando al cielo".

[Más información: Alessandro Lequio comparte una foto inédita de su hijo Álex en Grecia con un emotivo mensaje]