Lucía Villalón (32 años) está disfrutando como nunca como reportera del Mundial de MotoGP en DAZN. A la joven periodista cántabra se la ve que está en su 'salsa' y que procede de una familia donde la gasolina corre por las venas.

Noticias relacionadas

En JALEOS hablamos con Lucía, como embajadora de DS, sobre cómo es como conductora y sobre el Mundial de MotoGP y cómo le está afectando el coronavirus. 

Realizamos esta entrevista como embajadora de la marca DS, del Grupo PSA (Peugeot, Citroën, Opel)… Cuéntenos… ¿Cuándo empezaste a colaborar con esta esta marca y por qué?

Conocí la marca DS hace un par de años. Por aquel entonces no estaba en España todavía. Y la conocí por medio de otros embajadores que también trabajan con DS. El año pasado cuando me volvía a España de Miami (que estuve trabajando allí) me ofrecieran la colaboración y la verdad es que me encantó…

¿Qué sinergias existen entre Lucía Villalón y DS?

Yo no soy una experta conductora… Mi nivel es de usuario. Así que valoro otros aspectos como el diseño, que te resulte un coche cómodo. Te tiene que gustar en muchos aspectos y a mí me encantó desde el principio. Y trabajar con ellos es una maravilla (risas)…

¿Qué coche tiene actualmente?

He estado con el DS3 Crossback todo este año y ahora justo acabo de pasar al DS7 Crossback e-Tense, la versión híbrida enchufable. Y este me viene mucho mejor porque tengo perro y porque viajo a Santander a ver a mis padres…

¿Qué tal va con los coches electrificados?

Soy completamente nueva en la era eléctrica. Y lo cierto es que me encanta. Por ejemplo, el otro me fui a Aragón porque me dieron justo el coche, un híbrido (que yo nunca había tenido antes uno).

Y claro cuando gasté la carga de los 50 kilómetros, lo que hacía era buscar todo el tiempo la forma de recuperar y cargar para llegar al sitio y tener la batería al completo. Estoy como un niño con zapatos nuevos. Me divierte todo.

Lucía Villalón conduce un coche híbrido enchufable.

¿Tiene ya enchufe en casa?

Estoy justo ahora hablando con la comunidad de propietarios para que me pongan un enchufe. Ya le he preguntado a un vecino que tiene enchufe en la plaza que me dijera qué tenía que hacer y me comentó que tenía que hablar con la presidente de la comunidad.

¿Se puede decir entonces que ya ha dado el salto al coche eléctrico?

Estoy en ello. Ayer, por ejemplo, también lo metí en un parking a cargar. Tengo un supermercado al lado de casa y también lo puse a cargar allí.

¿Se siente más ecológica cuando conduce en modo 100% eléctrico?

En una ciudad como Madrid con tantas restricciones que hemos tenido con la contaminación, pues al final te sientes que estás aportando un pequeño granito de arena. Al final es donde acabaremos todos: conduciendo un coche eléctrico porque es la única manera de no contaminar.

Una vez que ha probado el híbrido enchufable, el siguiente paso es el eléctrico puro: ¿Se animaría a probarlo a conducir solo un eléctrico puro?

Tendría que probarlo… y ver cómo va en carretera.

Entre las coberturas que realiza Lucía está el Mundial de MotoGP para DAZN.

¿Y las motos? ¿Le gustan las motos?

Soy bastante miedica para las motos. A los coches no tengo ningún tipo de miedo. Además, me gusta mucho la velocidad en los circuitos (no en carretera, donde me porto bien). Y me suelto mucho más con los coches y les tengo menos miedo. A las motos las tengo más respeto. Y eso que mi hermana, por ejemplo, es muy de moto; mi hermano también; mis padres también tienen… Pero yo nunca he tenido.

¿Pero carné de moto tiene?

No, no tengo. De hecho, he aprendido a montar en una moto de campo de 125 centímetros cúbicos y con marchas el pasado mes de febrero. Me lo pasé pipa… (risas)

Tiene miedo a la moto pero ha subido a una de competición como paquete con Randy Mamola…

Bueno, bueno… es que yo sabía qué era eso. Y cuando llegó el momento, me dije: "no sé a quién se la ha ocurrido esto".

Lucía proviene de una familia con gran pasión por el mundo del motor.

¿Qué sensación tuvo?

Pues imagina, durante la vuelta yo estaba gritando y llorando con lagrimones y cuando llegamos… yo seguía llorando y miro a Randy Mamola y veo que está muerto de la risa… Me dijo que me estaba escuchando gritar con el casco puesto y con el ruido de la moto… Imagina los gritos que pude dar… Alucinas. Salí de ahí diciendo: ¡quiero hacer paracaidismo! (risas).

Pero reconoce que le gustó…

Sí, me encantó. Y sí me apetecería montar en moto, pero como me muevo con gente que lo hace tan bien, que pilotan tanto que al final digo que esto va a ser una locura. Así que… prefiero que me enseñe mi padre tranquilamente…

También hemos sabido que es sobrina del piloto de automovilismo Chus Puras… ¿Recuerda de haber seguido a su tío?

Sí, hemos ido a los rallys toda la vida. De siempre… Porque además de que Chus Puras sea mi tío, en el norte de España los rallys tienen mucha tradición. Y mi hermano mayor ha corrido en rallys, y mi padre y mi madre también…

Lucía Villalón reconoce que le encanta conducir y viajar a Santander en coche.

¿Falta entonces solo usted?

Sí (risas). A mí me encantaría. Incluso también nos gastamos bromas mi hermana y yo diciendo quién sería la que pilotara y quién iría de copiloto. Porque ella dice que conduce mejor que yo, pero yo no me lo creo (risas).

Tiene toda la familia la gasolina en las venas entonces

Sí, sí, recuerdo de viajes a Córdoba, por ejemplo, que íbamos a ver correr a mi hermano a determinados tramos… También cuando mi tío ganó en Córcega mis padres fueron al aeropuerto… Eso sí, a María (mi hermana) y a mí a los viajes 'gordos' no nos llevaban…

¿Recuerda cuándo se sacó el carné de conducir?

Sí, a los 18.

¿Y fue a la primera?

Sí, porque soy muy cuadriculada y muy responsable. Entonces me saqué el teórico a la primera y el práctico di bastantes clases porque claro, no había cogido un coche mi vida. Y además, me lo saqué en Madrid, porque yo quería que me enseñaran a conducir en Madrid. Ten en cuenta que yo venía un poco angustiada porque en Santander se conducía de forma más tranquila y aquí era una locura.

¿Y recuerda luego su primer viaje?

Pues a los dos días de aprobar el carné mi padre me trajo un coche y poco después ya estaba haciendo mi primer viaje a Santander para conducir en carretera.

Nos imaginamos que la carretera entre Madrid y Santander la conocerá bien…

Sí, me la conozco de memoria (risas).

El primer coche que ha tenido como embajadora de DS es el modelo 3 Crossback.

¿Qué tal ha llevado el confinamiento, la parte más dura del coronavirus?

Yo pasé el confinamiento en Cantabria, en el pueblo con mis padres. Mi hermana estaba embarazada, así que decidimos que tal y como se estaba poniendo la cosa de fea, pues mejor estamos aquí toda la familia: así que nos fuimos mi hermana, mi cuñado y yo a Santander, para estar con mis padres. Y empezamos juntos sin saber realmente lo que iba a pasar y al final estuvimos allí tres meses.

Entonces, no ha sido tan duro puesto que estaba en Santander y con su familiar

Sí efectivamente. En realidad yo he sido una privilegiada. Y he tenido una suerte estupenda, porque teníamos jardín. Y luego cuando empezó todo a tranquilizarse en los pueblos pequeños de menos de 5.000 personas dejaban salir un poco más de tiempo o, etc. Luego ya después me vine a trabajar a Madrid y ellos se quedaron allí.

Usted ya está viajando por trabajo… ¿Le asusta la situación actual?

Sí, efectivamente, yo estoy ya viajando con las motos… pero yo pasé la Covid en agosto. Y bueno, pues al final te das cuenta de que hay que seguir viviendo, si bien lo que haces es tomar más medidas de precaución: viajo con la mascarilla y no me la quito para nada… Quizás los aeropuertos me dan algo más de medio, me imagino que como a todo el mundo…

Como reportera le harán pruebas de forma continua…

Sí efectivamente, estamos sometidos a pruebas constantemente. Antes de entrar al circuito, nos hacen un test.

Qué faena que justo en su primer año en Dazn como reportera de MotoGP haya surgido la pandemia, ¿verdad?

A ver… Tiene un lado negativo, pero también otro positivo. El negativo es evidentemente que no vives el Mundial como realmente es, no es la realidad, ya que es otra película completamente diferente. Además, te meten en la burbuja de lo que es MotoGP y ahora no hay ya ese ambiente motero que me fascina en el circuito ni hay gente. El paddock está vacío.

¿Y la parte positiva?

Pero luego tienes varios apartados positivos como el hecho de que se trabaja mejor, porque vas por el paddock y ves que no hay gente cruzándose entre medias de las cámaras. Y esto también lo notan los pilotos… Y también nos hemos olvidadp de las colas de tráfico que se forman en los circuitos.

Antes había una hora y media de cola para entrar al circuito (risas). En ese aspecto es una gozada. Pero claro yo preferiría estar la hora y media atascada en el coche para que hubiera aficionados… Está todo muy apagado y da mucha pena.

¿El ambiente es más relajado ahora?

Sí todo es más relajado y se puede tratar mejor con los pilotos y equipos… Tengo más acceso y en dos carreras prácticamente he conocido a todo el mundo. La gente me ha ayudado desde el primer momento y yo estoy encantada. Me lo estoy pasando que no te lo puedes ni imaginar.

Como conoce MotoGP y la F1… ¿Con cuál se queda?

No tienen nada que ver… En motos, es más de' andar por casa', más cercano, más fácil. En F1, en cambio, es algo más distante, más profesionalizado.

¿A un piloto le puedes meter el micro para hacerle la entrevista o tienes que pedir permiso antes?

Ahora con la Covid no te puedes acercar a los pilotos… pero bueno, en una situación normal si estás en directo en las motos y pasa por ahí un piloto pues le preguntas (con el consentimiento del jefe de prensa) y no hay ningún problema. Pero esto en Fórmula 1… generalmente es impensable, ya que es todo más protocolario… En motos es más accesible.

¿Con qué piloto de MotoGP o de F1 se lleva mejor?

Tengo más relación con Fabio Quartararo porque es amigo de mi primo interés le conozco más y al final por el por el cariño que nos hemos tenido ahí por el hecho de haber coincidido en más pruebas. Pero todos me han tratado fenomenal y nadie me ha puesto una mala cara incluso si se han caído en esa carrera. Y esto no me ha pasado en otros deportes.

Por último, el motor es generalmente muy masculino… ¿Te sientes cómoda en este mundo?

Siempre me lo han preguntado y siempre lo digo. Yo nunca jamás he tenido problemas de nada. Sé que existe, evidentemente, y que lo tenemos que condenar todos pero a mí personalmente nunca me ha pasado nada ni nunca he tenido problema alguno por ser mujer. Sí que es verdad que es un mundo muy masculino, por la tradición… Pero va cambiando poco a poco y ya hay muchas mujeres en este mundo. A mí siempre me han ayudado mucho y jamás he tenido problema alguno.

[Más información: María Castro: "En el coche me reconocen, ser pelirroja no deja escapatoria" ]