Fabiola Martínez (47 años) y Bertín Osborne (65) son el ejemplo personificado de la solidaridad. Llevan años capitaneando, infatigablemente, iniciativas sociales a través de la Fundación Bertín Osborne. No solamente se vuelcan de lleno con causas sobre parálisis cerebral -al comunicador le gusta llamarlo "lesión", no parálisis-, la enfermedad que sufre su hijo Kike (13), sino sobre todo tipo de dolencias e incapacidades. La Fundación Bertín Osborne ayuda a cerca de 2.000 personas, alumbran sus días de esperanza. 

Noticias relacionadas

Recaudar fondos, dar visibilidad, apoyo, arropo en los momentos duros. Bertín y Fabiola ayudan a muchas familias españolas. Y lo hacen de manera pública, pero también, y sobre todo, de puertas para adentro. La ayuda, la generosidad que no necesita de luces y taquígrafos. Su implicación es máxima y ahora, en plena segunda ola de la pandemia, con la Covid azotando de nuevo al país y dejándolo en el dique seco, la fundación del cantante de rancheras sigue en pie, lucha por no caer, pese a los embates. Ante este panorama desangelado, y con la Navidad en ciernes, Bertín y Fabiola han promovido una nueva iniciativa. 

Bertín y Fabiola en imagen de archivo. Gtres

Un proyecto, el más solidario y especial para ellos, máxime después de que su hijo Kike haya padecido coronavirus. Tal y como ha podido conocer JALEOS, el matrimonio ha puesto a la venta un décimo de Navidad con fines solidarios. En concreto, el número 87.738. "Pide un deseo, ¿y si cae el Gordo de Navidad?", reza la promoción. Este periódico ha hablado con Fabiola, quien explica cómo surge la idea: "Jugando este décimo estás ayudando a mejorar el bienestar de la familias de niños y niñas con discapacidad a través de las iniciativas de información, formación y atención psicológica de la Fundación Bertín Osborne". La mujer de Bertín apunta que son tiempos difíciles, oscuros, con un futuro desdibujado, y que con esta compra se ayuda mucho: "Son momentos complicados para las fundaciones que reciben ayudas del sector privado y de grandes ONGs que aportan partidas económicas a proyectos de fundaciones más pequeñas, como es nuestro caso. Algunas de esas ayudas se han paralizado o disminuido, lo que supone una barrera para poder ayudar a las familias". Y añade, agradecida: "Queremos recaudar fondos para seguir adelante, creando nuevos modelos de atención y servicios acordes. Bertín y yo, ahora más que nunca, estamos al pie del cañón para seguir de la mano con las familias. Hemos puesto toda nuestra energía e ilusión". 

En conversación con este periódico, Fabiola, además, desvela cómo va a pasar la familia los días de pascua que se avecinan, y cómo está el pequeño Kike tras pasar la Covid-19: "Gracias a Dios, Kike está genial. No ha desarrollo síntomas y ya ha retomado sus terapias. Creo que estas navidades las pasaremos juntos en Sevilla, porque Bertín tiene trabajo allí en Canal Sur con su programa, El show de Bertín. No queremos estar separados, así que en cuanto los niños tengan vacaciones en diciembre, y si nos deja el confinamiento, nos trasladaremos a nuestra casa en el campo". 

La Covid de Kike ya superada 

Fue a mediados del mes de septiembre cuando Fabiola Martínez, a través de un vídeo en sus redes sociales, desvelaba que el pequeño Kike había dado positivo en coronavirus. "Aquí estamos, después de tanto protegernos, cuidarnos, aislarnos y hacer todo lo que nos indicaban hacer, lo hemos pillado. Con este virus hemos de aprender a convivir como nos ha pasado con muchas otras enfermedades a lo largo de la historia y esta va a ser una más de la que habremos aprendido. Y con respecto a nosotros, os cuento que, increíblemente, quien lo ha pillado en casa ha sido Kike", aseguró, fuerte y optimista. A los pocos días, el pequeño superaba la enfermedad. 

El hecho de que Kike contrajera la Covid-19 fue desde el inicio de la pandemia uno de los grandes temores del matrimonio formado por Bertín Osborne y Fabiola Martínez. Así lo desvelaba el propio presentador de televisión en una entrevista que concedía hace apenas una semana a la revista ¡Hola! desde su finca de Sevilla. "No he tenido miedo por mí, he tenido miedo por Kike, que es de mucho riesgo", apuntaba. 

Hace poco más de dos meses, Fabiola Martínez concedía una entrevista a este medio y desvelaba cómo lo habían hecho con Kike para continuar con las terapias propias de su enfermedad. "La verdad es que hemos hecho parón absoluto, como todo el mundo. Por una parte nos vino bien. Parar mentalmente y darnos un descanso, pero en el caso de Kike descansar significa, en muchos aspectos, retroceder. Mis padres nos ayudan mucho, mi padre es muy constante además, y hemos hecho cositas, pero prácticamente nada", empezaba relatando.

Y continuaba: "Como estamos en Sevilla, donde pasamos normalmente tiempo de recreo, no contábamos con nada ni nadie profesional que le diera terapia. Ahora lo hemos retomado, pero llevamos muy poco. No siempre los padres podemos hacer de terapeutas. Si el niño es pequeño sí que es posible hacerlo, pero con un niño como Kike que mide 1,70 y pesa 50 kilos, no es nada fácil. No se mueve solo, hay que cogerlo en peso... no es fácil hacerlo nosotros sin ayuda de un profesional. Kike nació de forma prematura y sufre una lesión cerebral que le impide crecer con normalidad. Kike ya es todo un adolescente, un hijo del que Bertín y Fabiola se sienten tremendamente orgullosos por su tesón y su esfuerzo y su capacidad para remontar ante todos sus baches de salud. 

Así se refería a él su madre en este diario recientemente: "Hay muchas cosas que nos resultan graciosas y lo pasamos bien, pese a que nosotros también infantilizamos sin querer. Cuando ve a una chica que le gusta se le nota un montón, se pone rojo, más tímido, se tapa la cara... y claro, si lo vemos en Carlos nunca se lo diríamos delante de la persona porque le dejaríamos en evidencia, pero en el caso de Kike a veces fallamos en eso. En realidad aprendemos con él. Kike ya fisiológicamente va sintiendo cosas y se va explorando, así que nos tenemos que ir adaptando a esta nueva etapa. Intentamos preservar un espacio que es su intimidad, un momento que es suyo y no es de nadie. Mentalizarse de esto es muy importante".

[Más información: Fabiola Martínez desvela que su hijo Kike ha superado el coronavirus]