El pasado lunes 19 de octubre no fue un día fácil ni agradable para Miguel Bosé (64 años) y su expareja Nacho Palau. Ambos se veían las caras para dirimir el futuro de sus cuatro hijos, Diego (9), Tadeo (9), Ivo (8) y Telmo (8), nacidos por gestación subrogada. Los vástagos llegaron al mundo cuando el célebre cantante y quien fuera su pareja durante 26 años, el escultor Palau, eran una familia unida. Ellos, en pareja, orquestaron un proyecto vital. Sin embargo, en 2018 se dinamitó la relación y, con esa unión familiar rota, llegó la discordia y lo contencioso, con los menores como protagonistas.

Noticias relacionadas

Tras la ruptura, y aquel polémico comunicado que emitió Palau en el que se descubrió el sorpresivo y longevo romance, los menores Diego y Tadeo, hijos biológicos de Bosé, se quedaron viviendo en México con él, e Ivo y Telmo, biológicos de Palau, se mudaron a Valencia con el escultor. Nacho interpuso una demanda de filiación y los cuatro hermanos pasaron de criarse, tratarse y educarse juntos a verse solo en vacaciones. La última vez, el pasado verano, en Chelva (Valencia), tierra natal de Palau. 

Miguel Bosé y Nacho Palau en una imagen durante su relación sentimental. Gtres

A la espera de la sentencia -el juez será quien decida si ambas partes deben mudarse a una ciudad neutra, como Madrid, teniendo que abandonar Bosé la Ciudad de México y Palau, el pueblo de Chelva, donde ahora reside y donde trabaja-, JALEOS ha podido conocer algunos detalles de lo que aconteció intramuros en los juzgados, y ha podido mantener contacto con el entorno de Nacho. Se desliza a este medio que el pasado lunes tan solo hubo "un frío saludo" entre la otrora feliz pareja.

La situación es más que delicada y difícil, pero la postura de Palau es inalterable, y apela a la hermandad entre esos cuatro niños, que han ejercido de hermanos durante ocho felices años, y que ahora no se ven. Sostiene Nacho que deben vivir juntos, los cuatro, o al menos "más cerca". Cuenta una persona de su entorno que el valenciano "solo quiere el bien para los menores, él ha demostrado y sigue demostrando que no quiere el dinero de Miguel ni ningún tipo de privilegio o comodidad". Palau "se basta y se sobra" con su trabajo: "Es un tío muy hormiguita y afortunadamente va trabajando". 

A su lado, día a día, su madre, Lola, la matriarca y abuela de Ivo y Telmo. Solo desea y sueña Nacho por que los cuatro menores estén juntos. Unos echan de menos a los otros, y viceversa. Hace unos días se publicó que Bosé le llegó a ofrecer alojamiento y trabajo a Palau en México, con el fin último, se entiende, de esa unidad entre hermanos, pero se es contundente con este medio: Nacho entiende, y así se ha expuesto, que es más factible, a todos los efectos, que sea Miguel Bosé quien se traslade a vivir a Madrid. Y se aclara que Palau no quiere nada regalado, no se trata de eso: solo de mirar por los pequeños, por su comodidad. Además, "nada le ata a México". 

La ciudad que decida el juez es la medida más delicada en esta batalla, ya que Nacho "rechaza" de pleno mudarse a México. No se lo puede permitir, y su casa y arraigo siempre estuvo en Valencia. Y Miguel, hasta donde se conoce, no desea afincarse en España. De hecho, hace ya bastantes años que su residencia se escribe fuera, entre Panamá -su lugar de nacimiento- y la Ciudad de México. A este medio se explica que precisamente la casa que dispone Bosé en la zona madrileña de Somosaguas se ha expuesto como una posible opción por la parte demandante, la de Nacho. De momento, una postura frente a la otra. Y una resolución que podría "tardar años". 

Nacho Palau y Miguel Bosé el día del juicio en montaje de JALEOS.

En otro orden de cosas, la fuente a la que ha tenido acceso este periódico también desmiente tajantemente que Nacho, como también se publicó, hubiera barajado siquiera la posibilidad de utilizar la polémica y notoria y pública postura de Bosé sobre el coronavirus en contra del cantante. Nunca lo haría, y en el razonamiento que se expone está la clave: "No haría daño al padre de sus hijos jamás. Para él, no hay diferente entre los pequeños que están en Valencia y los que están en México. Todos son iguales, hermanos". 

Para terminar, se confirma que, al igual que ha sostenido la periodista María Eugenia Yagüe -que ha acudido al juicio como testigo de Palau-, "Lucía Bosé siempre defendió a Nacho y los intereses de los hijos". En palabras de la periodista, la mamma Lucía regañaba a Miguel por no estar más encima de los menores que estaban en España. De hecho, Lucía "iba a ir a declarar a favor de Nacho". En esa línea, este medio ha averiguado que otra persona está 'de su lado', y mantiene contacto y sigue a Nacho Palau en redes sociales, y da 'me gusta' a sus publicaciones: Tuana Llorente, la mujer que cuidó hasta el final de Lucía Bosé. Además, Paola Dominguín (59) siempre ha defendido su buena relación con Palau, y el bienestar de los pequeños.

"Los niños son niños, y con Nacho tengo una buena relación, son muchos años y no hay ningún problema. Hablamos y nos vemos cuando nos apetece o cuando tenemos algo que contarnos", afirmó Paola hace un tiempo. "Son dos padres y dos hijos de cada uno, se separa la pareja y se separan los hijos. Miguel es un padrazo y perder a dos hijos… Fue algo que os sorprendió a los que no lo sabíais", dijo la exmodelo, y añadió: "Pero a mí eso no me cambia los valores que tengo de cada uno de ellos". 

Detalles del juicio 

Miguel Bosé lograba burlar a los medios de comunicación el pasado lunes accediendo por el parking de los juzgados, como ya hiciera Cristiano Ronaldo (35) en julio de 2017 en el mismo edificio. Desde el despacho que defiende a Bosé, Aranzadi, Ríos & Bengoechea, tuvieron que pedir una solicitud expresa de permiso a la gerencia del edificio Ática, ubicado en la vía de las Dos Castillas en Pozuelo, que gestiona el alquiler de los inmuebles a varias empresas y a la sede judicial. Esta autorización se solicita y se concede exclusivamente por motivos de seguridad o, en el caso de Bosé, para que los medios no puedan hacer fotografías a la entrada y la salida de los tribunales. 

El abogado de Nacho Palau, José Gabriel Ortolá, aclaró ante los medios de comunicación que este procedimiento judicial tiene como principal objetivo la reclamación de la doble filiación. Añadía que no es cierto que su cliente esté reclamando una pensión compensatoria a su expareja y que su única intención es que los cuatro niños tengan los mismos derechos. Además, se solicita que tanto Nacho Palau como Miguel Bosé sean considerados legalmente padres de los cuatro niños, con las obligaciones y derechos que esto implica.

[Más información: Primeras palabras de Nacho Palau tras su juicio de cinco horas contra Miguel Bosé]