La periodista Nieves Herrero (63 años) no puede estar más feliz. Después de unos meses complicados a causa del confinamiento, y alejada de algunos seres queridos muy a su pesar, la comunicadora inicia el periodo estival excelsa y exultante tras recibir una feliz noticia por parte de su hija mayor, Blanca Moreno Herrero. La joven está embarazada de su primer hijo después de contraer matrimonio en 2017 con el arquitecto Elu Moreno. Ambos amplían la familia y JALEOS ha podido conocer a través de Nieves Herrero que el matrimonio le comunicó la buena nueva tras el confinamiento y por videollamada. 

Noticias relacionadas

Blanca y Elu conocieron la feliz noticia del embarazo durante el estado de alarma, en plena pandemia, y decidieron esperar a que la tragedia que azotaba al país amainase para comunicarla. Blanca está en su quinto mes de gestación y está esperando un niño, como ha podido corroborar este periódico. Puestos en contacto con Nieves Herrero, esta apenas puede disimular -vía WhatsApp primero, y telefónica después- la ilusión que la embarga. Va a ser abuela, un título a estrenar, pero Nieves prefiere llamarse "mami", a lo francés. "Yo, que me veo con una camiseta y un vaquero, voy a ser abuela. Ahora eres consciente del paso del tiempo y más en esta profesión. Prefiero ser la mami Nieves", asegura, entre risas, en conversación con este periódico.

Blanca y Elu Moreno el día de su boda en 2017. Gtres

Todos están felices, aunque sí bien es cierto que esta noticia llega en un momento complicado, de incertidumbre por el Covid-19. "Hay alegría, pero también hay preocupación. Ahora Blanca está yendo a hacerse controles a hospitales, y, claro, tiene que ir sola y es difícil", confiesa Herrero. Eso sí, el matrimonio no puede borrar la sonrisa de su rostro: "Están felices y buscando ya el nombre". Los Herrero-Moreno son una familia unida, de férreos valores y muy concienciada con el coronavirus y la crisis sanitaria. Se protegen unos a otros, guardan la distancia de seguridad y no se olvidan las mascarillas. Asegura Nieves que prefieren "vivir el día a día" y no pensar en el mes de noviembre y en el alumbramiento: "Las noticias que llegan no son buenas y es inevitable pensar en ese día, en que no se pueda acompañar a Blanca en el parto". Pero todos son muy positivos y un niño siempre es una alegría, una bendición.  

Sin duda, comienza una nueva etapa y un ilusionante nuevo curso para la familia. Un miembro se abre camino. Todo indica a que Blanca dará a luz en el mes de noviembre, si no surge ningún contratiempo. Por delante, le espera a la familia uno de sus veranos más felices, a la espera del alumbramiento. La noticia de la llegada del primer bebé para el matrimonio se produce casi tres años después de que se diera el 'sí, quiero', en la iglesia de Santa Bárbara, en Madrid. Fue el 29 de julio de 2017 cuando Blanca y Elu dieron ese importante y trascendental paso en su vida. 

Blanca, abogada de profresión y Elu, arquitecto, se encargaron en persona de que ese día tan especial fuese perfecto. No dejaron ni un cabo suelto. Los entonces contrayentes se conocieron en Londres cuando ambos estudiaban alemán. El destino, caprichoso, quiso que coincidieron en la misma clase y se sentaban juntos por 'culpa' del orden alfabético. No en vano, ambos se apellidan Moreno. El flechazo, cuenta una amiga de Blanca, fue instantáneo. Se gustaron y todo fue rápido. Ambos tuvieron que salir fuera de España para conocerse y sellar sus vidas.

Algo muy parecido le ocurrió a la hermana de Blanca, Ana, la hija pequeña de Nieves: ella conoció a su pareja actual, de nacionalidad francesa, durante un curso de inglés. En lo que respecta a sus vidas laborales, Blanca estudió Derecho y Administración de Empresas. Trabaja como abogada, y a la boda acudieron muchos de sus compañeros del despacho Cuatrecasas. Elu es arquitecto y componente de dos grupos musicales, uno de rock y otro de música country.

Así fue su boda de ensueño 

Nieves Herrero junto su marido Guillermo Mercado, su hija Blanca y su yerno Elu Moreno. Gtres

Cuentan los que acudieron al enlace de Blanca y Elu que no pudo ser más especial ese día, que todo estaba medido al detalle. "Lo han hecho todo ellos. Ahora las bodas son de los hijos no de los padres, como era antes", aseguraba una feliz Nieves Herrero. Tras el 'sí, quiero', los invitados se trasladaron al antiguo Convento de Boadilla del Monte. Allí, enclave de ensueño, tras el cóctel, en uno de los patios del recinto, se sirvió el almuerzo. Después hubo baile hasta pasada la medianoche. 

Una de las imágenes más emotivas de la ceremonia tuvo lugar cuando Nieves, la madre, se emocionó al recibir el ramo de manos de su hija. Nieves acudió a la boda junto a su marido actual, Guillermo Mercado, y la hija de este, jinete de profesión y premiada en compeonatos internacionales. El padre y padrino de la novia, Ángel Moreno, exmarido de Nieves, también se emocionó en distintos momentos de la velada. Él, periodista, promotor y creador del programa Tómbola, mantiene una cordial relación con Nieves Herrero

El idioma alemán no solo unió de por vida a Blanca y Elu, sino que también selló su amor aquel día de su boda, ya que en el cóctel un grupo alemán lo amenizó con su banda musical, tal y como informaba en su momento Vanitatis. Como sello distintivo de la ceremonia, los novios pusieron a disposición de las mujeres un Beauty Corner, donde retocaban y aconsejaban para futuros eventosEl menú estuvo compuesto de tartar de kumato y atún rojo en salmorejo ligero, bacalao y langostino con ensalada de temporada, solomillo de Buey con flan de patata y manzana caramelizada, tarta árabe con frutos rojos salseada con crema de vainilla. 

El detalle de los protagonistas para todos los amigos y familiares fue una invitación al salón de belleza que la empresaria tiene en la calle Ortega y Gasset de Madrid. El diseñador del vestido de novia fue Alejandro de Miguel, quien diseñó una pieza en crepé de seda. También se encargó del atuendo de Nieves Herrero, en aguamarina, y el de su hija Ana, además de los complementos. 

[Más información: Nieves Herrero confiesa que sufrió abusos sexuales siendo niña: "Recuerdo sus manos y sus cosquillas"]