La noticia saltaba a los medios de comunicación este pasado martes desde el despacho de abogados de Fernando Osuna, el letrado que defiende los derechos de Alexis Ledgard (39 años), el que decía ser el hijo biológico de Edmundo Bigote Arrocet (70): el ADN cotejado desmiente de pleno cualquier relación paternofilial. Alexis no es hijo del cómico chileno. Todo un vuelco inesperado y una bomba informativa que nadie se esperaba, ni qué decir los propios protagonistas. 

Noticias relacionadas

Que ambos eran familia consanguínea nunca se había puesto en duda. Ese debate jamás se abordó; tan solo se hablaba de que el hijo no se sentía reconocido legalmente por el padre, que Bigote no había ejercido como tal ni tan siquiera afectivamente. Durante años, Ledgard ha desfilado por los platós dibujante un perfil de Edmundo como padre ausente. Eso sí, este siempre reconoció que él era su hijo. Por eso no tuvo reparos en someterse el 17 de febrero de este año a las pruebas de ADN. Y ahora, con todo lo que ha llovido, resulta que no son padre e hijo. 

Bigote Arrocet durante un paseo con Alexis en diciembre de 2016. Gtres

JALEOS ha podido conocer cómo se encuentra el cómico tras recibir la inesperada noticia. El que fuera pareja sentimental de María Teresa Campos (79) continúa fuera de España. En concreto, en el sur de Santiago de Chile. Impactado, creyéndose que todo formaba parte de una broma. Bigote no se creía este martes la información que le llegaba. Nunca ocultó su historia con la madre de Alexis, por eso tampoco dudó en 39 años de que fuera su padre. Se encuentra contrariado, "desubicado". Han sido años conviviendo con una historia que no era la suya. 

Su entorno más cercano, sin querer señalar a nadie, se pregunta: "¿Aquí quién ha mentido?". Y es que, el humorista nunca puso en tela de juicio ni la palabra de Alexis ni la de su madre, Anette. Reconoce que no ha sido el padre ejemplar en estos años, pero ha ejercido, ha estado cuando ha tocado. De hecho, se desliza a este medio que el gran distanciamiento entre Edmundo y Alexis se ha visto acrecentado en el último año: "No tienen ningún tipo de contacto porque el padre nunca vio bien que el hijo hablase de ese modo de él en los medios". Y se hartó. Se tensó demasiado la cuerda. 

No era justo, se apunta, teniendo en cuenta que el chileno "le ha abierto las puertas de su casa a Alexis, ha conocido a sus hermanos y Bigote no ha tenido reparo en darle dinero cuando este se lo ha pedido". Sea como fuere, Edmundo ha implorado a su entorno que no alarmen, que no hablen por su boca y que solo el tiempo pondrá las cosas en su sitio. Quiere poner distancia, recolocar los sentimientos. No se oculta que ha sido una noticia totalmente impactante, "aunque tiene claro que, pese a todo, los sentimientos siguen estando ahí". Para terminar, una persona que lo conoce bien apunta a este medio: "Y ahora, después de tanto dado y soportado, alguien debería pedir disculpas, ¿no?". De momento, nadie se atreve a dar nombres de quiénes son los culpables en esta historia, en el caso de que los haya. 

Alexis, "en shock" tras la resolución 

Alexis acudiendo a hacerse la prueba de ADN. Gtres

Durante años Alexis ha mantenido que él es fruto de una relación extramatrimonial que a comienzos de los ochenta mantuvieron Edmundo Arrocet, casado en aquel entonces Rocío Corral, y Anette Ledgard, hija de Kiko Ledgard, presentador del Un, dos, tres. Teoría que la susodicha respaldaba y que nunca fue negada por el humorista. En diciembre del 2019, Alexis, cansado de que su supuesto padre solo le reconociera públicamente, interpuso una demanda de paternidad para que le fueran otorgados los derechos legales que le correspondían como hijo. Un juicio que deterioró la buena sintonía que llegó a existir entre ambos y que tenía prevista su celebración el pasado 18 de marzo, una cita que tuvo que ser aplazada debido a la crisis del coronavirus. En el mes de febrero, la justicia pidió a Edmundo que se sometiera a una prueba de paternidad, pero este se negó hasta en un par de ocasiones. Una postura que finalmente rectificó y que de no hacerlo le podría haber acarreado consecuencias legales.

Finalmente, y una vez finiquitado el estado de alarma, el juicio se ha celebrado este martes 30 de junio, fecha en la que se han descubierto los resultados de los mencionados análisis que han dejado estupefactas a ambas partes. "Alexis está contrariado con el resultado porque Bigote ya le había reconocido públicamente", ha asegurado a este medio Fernando Osuna, que añade: "El ADN es lo que más importa en este tipo de procedimientos, la ciencia en estos casos es crucial. Ya no tiene sentido la continuación del procedimiento. El juicio no tiene más continuidad, no tiene sentido que se celebre el que estaba fijado en diciembre". 

Este miércoles, el nieto de Kiko Ledgard ha hablado para los medios: "Estoy en shock. Voy a trabajar todo lo que pueda porque la verdad es que no me lo creo. Es todo muy raro, ¿no? Ya habéis visto todos que lo ha aceptado siempre. Mi madre me dijo que ahora no era mi padre, y tenía razón. Una madre que te ha engañado 40 años. ¿Qué te voy a decir? Y él, pues yo que sé, se lo ha creído. No sé, ahora mismo tengo muchas preguntas". Más allá de sus interrogante, la ciencia ha hablado. 

[Más información: El ADN demuestra que Edmundo Arrocet no es el padre de Alexis Ledgard]