Hace unas semanas, María Teresa Campos (78 años) sorprendía a propios y extraños con un nuevo proyecto profesional que nada tenía que ver con su veteranía en televisión: se estrenaba en el mundo youtuber y lanzaba su flamante canal, Enredadas en la red, junto a su amiga íntima Meli Camacho. Era un proyecto entre amigas, desenfadado, y que, de paso, le servía a Teresa para reactivarse y sentirse útil después de infructuosos intentos de volver a la televisión. 

Noticias relacionadas

La idea la tuvo Meli, como contaba María Teresa a JALEOS. No pudo sentirse más ilusionada Campos cuando se le informó del tema. Tocaba reinventarse, término que le encanta y le hace sentirse con ilusiones y futuro. Contaban ambas amigas que ese programa iba a estar centrado en temas muy variopintos: desde belleza y retoques estéticos hasta salud y alimentación. Lo que fuera surgiendo sobre la marcha. Sin embargo, tras la emisión de primer programa, algo cambió de manera interna. Los planes se trastocaron y nadie supo explicar nada

Se emitió el segundo capítulo, en la misma línea inicial, pero a las horas se eliminó. En ese momento se producía el primer cambio en la estructura del programa: Teresa cambiaba el nombre de la cabecera y en vez de Enredadas en la red, de repente se llamaba Enredados por María Teresa Campos. Un sorprendente cambio que no fue el único: ahora el espacio será de entrevistas de Teresa con invitados y, ya al final, se incluye una pequeña sección con Meli Camacho. 

En cuestión de días, el espacio ha dado un vuelco sorprendente casi al mismo tiempo que ha ganado suscriptores. O lo que es lo mismo, dinero, mucho dinero. La publicidad comienza a llegar al programa de Campos, todo un fenómeno un YouTube. Nadie se podía imaginar el gran éxito que tendría Teresa. No obstante, la gran sorpresa para todos ha llegado esta semana con la emisión del tercer programa, donde la presentadora malagueña entrevista a Toñi Moreno (47), y después charla con su amiga Meli. Pero ahí no estaba la noticia, sino en la cabecera nuevamente. Teresa ha fichado a su hija Carmen Borrego (53) como directora del programa y ha reducido la sección de Camacho en "colaboración especial"

Además, viendo la gran repercusión que está alcanzando el espacio, la comunicadora ha dado un paso al frente y ha decidido profesionalizar su canal. Para ello, ha contratado a un equipo de profesionales que trabajan codo con codo junto a ella en su casa durante las grabaciones. En primer lugar, encargado de la realización se encuentra Víctor Marfil, un videógrafo profesional de cine y televisión. Cuenta con un currículo muy potente. Teresa quería contratar al mejor, y así lo ha hecho.

Este periódico ha podido conocer que es ella quien "selecciona y supervisa todo". Junto a Marfil, se encuentran dos personas encargadas de cámara y sonido. "Ella quería una filmación profesional, casi cinematográfica y el despliegue está siendo grande", se desliza. No solo a nivel de imagen se piensa en grande, sino que María Teresa está luchando por conseguir a los mejores invitados. Tras Toñi Moreno, este periódico ha podido conocer en exclusiva que la semana que viene se sentará con la malagueña su amigo David Broncano (34). "Se tratará de perfiles muy televisivos y de una gran categoría, de primer orden", se informa. 

Según informaba una persona de su entorno hace unos días, este proyecto lo sigue viendo Teresa como "un pasatiempo". Ella no ha perdido la esperanza de que algún día suene ese teléfono: "Tiene varios contactos con cadenas autonómicas, pero son tiempos extraños de cambios y de rotación política". De momento, sus hijas y sus nietas "la han animado a este proyecto en YouTube, le han hecho ver que es otro tipo de plataforma, pero igual de potente que la televisión". De momento, este medio ha podido confirmar que varias televisiones brasileñas se están haciendo eco de la nueva andadura profesional de María Teresa. 

Ella está conforme y animosa, "aunque extraña el ruido de un plató y el trajín que se respira". Hay esperanzas en que su espacio en Youtube "coja fuerza" y pueda crecer a todos los niveles. Incluso, quién sabe, lo mismo es una plataforma maravillosa para darle a su casa esa publicidad que necesita para que alguien la compre. Se cuenta a este medio que esa venta "está en punto muerto" y que ningún cambio se ha producido, aunque "la persona interesada" no ha movido ficha. 

[Más información: Lo que esconde el nuevo proyecto de Teresa Campos como 'youtuber': hablamos con la presentadora]