Julián Contreras (34 años) lleva casi dos años haciendo su vida sin exponerse demasiado. Su día a día es como el de cualquier hombre de su edad que tiene una rutina de trabajo y que en su tiempo libre disfruta de la compañía de los suyos, y en especial de su nueva novia, tal y como ha podido atestiguar en exclusiva JALEOS.

Noticias relacionadas

Ha cambiado de vida radicalmente, está completamente alejado de los focos de los medios. Vive en un modesto piso en Móstoles con su padre y trabaja en el bingo Copacapana del mismo municipio, donde desempeña funciones de relaciones públicas.

Julián y su novia, Lucía Sánchez, paseando por la calle. EL ESPAÑOL

Ha superado su maltrecha economía aquella que el 21 de septiembre de 2018 lleva al hijo de Carmina Ordoñez y a su padre, Julián, a ser desahuciados por no pagar el alquiler de su vivienda. Este duro golpe llegaba tres años después de que padre e hijo superaran una amenaza de desahucio por la misma razón. En ese momento abandonaron su hogar por no haber hecho frente a los pagos mensuales pero tras ese duro bache todo ha vuelto a la normalidad.

Gracias a su buen hacer en el bingo, Julián Contreras es un trabajador bien considerado en su actual puesto de trabajo. Durante la pandemia fue incluido, como el resto de empleados, en un ERTE.

Aprovechó le confinamiento para cuidar su imagen, sometiéndose a un trasplante capilar en una clínica de Madrid. Allí, al joven se le veía acompañado de una misteriosa mujer a la que este martes este medio pone nombre y cara. La joven en cuestión es también de Móstoles y se llama Lucía Sánchez.

La pareja se mostró muy cómplice durante su jornada de ocio y almuerzo.

En las fotografía que presenta este medio se puede ver a la pareja yendo a comer a un centro comercial del sur de la capital. Después de visitar un par de restaurantes, Julián y Lucía se decidían por un Vips para su íntimo almuerzo. Ataviados ambos con la mascarilla quirúrgica homologada, la pareja se mostró muy cómplice a la entrada y la salida del restaurante, momentos en los que la joven permanecía muy atenta a su novio y le mostraba su amor pasándole la mano por la espalda de forma cariñosa. Además aprovecharon para hacer una visita a Ikea, donde la pareja hizo varias compras para decorar la casa del joven.

Lucía es la joven que ha devuelto la ilusión al corazón de Julián.

Julián y Lucía se han dejado ver como un par de novios corrientes de su edad, ajenos a las miradas curiosas y centrándose en ellos mismos y sus quehaceres rutinarios. Se percibe la buena sintonía entre ellos y la confianza que existe como pareja. Las mascarillas no dejaban ver los labios de ninguna, pero se puede decir que Contreras ha recuperado la sonrisa gracias a Lucía.

A sus 34 años cumplidos el pasado mes de enero, al joven le ha tocado reinventarse varias veces. De su etapa como restaurador, a su faceta como escritor, coach y ahora relaciones públicas. Su relación con sus hermanos Fran (46) y Cayetano Rivera (43) se enfrió hace ya tiempo y no parece que haya solución a corto plazo. Ni las estrecheces económicas del joven y su padre, conmovieron en su momentos a sus hermanos, algo que Julián no olvida. Ahora con nueva novia y nuevo pelo, Julián recupera el pulso de su nueva vida.

[Más información: Julián Contreras explica en qué punto se encuentra su relación con Fran y Cayetano Rivera]