Carolina Monje Vicario sigue intentando retomar su rutina diaria poco a poco en uno de los momentos más complicados de su vida. Tras la pérdida de su pareja Álex Lequio debido al cáncer que sufría desde hace un par de años, la joven empresaria se trasladó a Barcelona, su ciudad natal, para contar con el apoyo de sus familiares y amigos, porque, sin duda, el adiós de su novio ha sido el golpe más duro que jamás ha recibido.

Noticias relacionadas

Carolina se está refugiando en su mascota. Se trata de un perrito muy importante para ella porque lo adoptó junto a Álex el pasado mes de agosto. El pequeño ser mestizo llamado Boby Puchum se ha convertido en el mayor apoyo de la joven en estos momentos. Tras el fallecimiento del hijo de Ana Obregón (65), su novia se encarga de la mascota las 24 horas del día.

Álex y Carolina junto a su perro, Boby Puchum. RRSS

La diseñadora aprovecha las jornadas diarias para salir a pasear por los alrededores de su domicilio en compañía de su perro, pero la mascota también hace que el recuerdo de Álex esté más presente que nunca. Más delgada y con la tristeza dibujada en la cara, Carolina luce atuendos deportivos o vestidos ligeros en estos últimos días de la primavera.

Álex Lequio era muy activo en las redes sociales por su trabajo y para conectar con sus seguidores de forma cercana. El hijo de Ana Obregón le dedicó a su mascota algunas publicaciones en su cuenta de Instagram de lo más tiernas. "Y el bebé se está haciendo mayor pero sus papis le querrán por y para siempre", escribió en una de ellas.

Sin embargo, siempre muy discreta con su vida privada, Carolina ha preferido mantenerse en un segundo plano mediático en todo momento y es que la joven demostró que ha logrado encajar con la familia de Álex a la perfección pero sin hacer alarde de ello. Ahora está intentando recuperar una rutina que, desgraciadamente, nunca será lo mismo sin el amor de su vida.

Trabajo y silencio, la 'medicina' de Carolina

Aquel fatídico 13 de mayo todos los planes de futuro que ya habían hecho Carolina y Álex se desvanecieron. Ya días antes del fatal desenlace, la novia y la familia del joven estaban advertidos por parte de los médicos de que el final estaba, desgraciadamente, muy cerca.

Tras año y medio juntos, Carola y el empresario se ilusionaron con una vida llena de risas, viajes y sorpresas, algo que llevaron a cabo durante su relación. Ella, diseñadora de profesión y fundadora de su propia firma de ropa, permaneció al lado de Álex hasta el último aliento.

Carolina, en uno de sus paseos por Barcelona.

"Mi niño bonito, mi bebé de bebé, mi amor, mi luz, mi Puchum, mi TODO. Para mí siempre habrás ganado la batalla al más fuerte y al más luchador", comenzaba la carta que le dedicó a su novio días después de su muerte. Sin embargo, poco después la borró de las redes y privatizó su cuenta de Instagram.

La joven quiere mantenerse en un discreto segundo plano, como siempre hizo durante su noviazgo. Tras la muerte de Álex y de viajar a Madrid para su entierro, la también empresaria volvió a Barcelona, su ciudad natal, donde se está apoyando en su familia y amigos. Ahora se ha refugiado en su actividad laboral e intenta volver a la normalidad, tal y como demuestran las fotografías en las que se la ha captado realizando algunas gestiones en solitario por la Ciudad Condal.

[Más información: El refugio de Carolina Monje tras sus 20 días de luto por Álex Lequio]