María Palacios Milla (42 años) es una de esas inusuales personas conocidas, perteneciente a una familia de la alta sociedad española y vinculada sentimentalmente a uno de los hombres más habituales de los medios de comunicación, pero que cuya máxima es la discreción por encima de todo.

Noticias relacionadas

La figura de la periodista ha vuelto a la primera línea de la actualidad informativa después de que el pasado 13 de mayo falleciera a la temprana edad de 27 años, víctima del cáncer, Álex Lequio, el segundo hijo de su marido, Alessandro Lequio (59). Pero, ¿quién es en realidad María Palacios? ¿Cuál es su formación? ¿A qué se dedica? ¿Cómo conoció a su razón de amor y padre de su única hija?

María Palacios durante un desfile de modas en enero del año pasado. Gtres

María Palacios es la primogénita del matrimonio formado por María Milla, a la cariñosamente todo el mundo llama Pina, y Julio Palacios Faci, propietario de una empresa automovilística y otros vehículos de motos. Los progenitores de María contrajeron matrimonio eclesiástico en mayo de 1976 en la parroquia de San Fernando en Madrid. Su enlace, que se celebró a continuación con una impresionante fiesta en el Hotel Eurobuilding, fue uno de los grandes acontecimientos de aquel año y no faltó ni un solo miembro de la jet set española, incluyendo nobles y aristócratas.

De su profundo amor nacieron cuatro hijos: MaríaCarla, Natalia y Borja. La familia Palacios Milla ha encontrado siempre en Galicia su lugar de desconexión y descanso. Todavía hoy, la esposa de Alessandro Lequio busca en la magia de esta región y sus frías playas el refugio perfecto junto a su marido y su pequeña. 

María Palacios estudió Comunicación y tras licenciarse empezó a trabajar como representante en exclusiva para España de Sucrette, una firma italiana de ropa de baño. A la vez, se encontraba al frente del departamento de expansión internacional de la revista ¡HOLA! donde desde hace casi 10 años no solo realiza entrevistas sino que presenta varios programas online, con célebres invitados del mundo del corazón y la moda. Uno de sus encuentros más dulces tuvo lugar en la primavera de 2016, cuando, embarazada de su hija, conversó con Álex Lequio.

El joven empresario presentaba una de sus iniciativas solidarias y no escondía su ilusión por conocer a Ginevra Ena (3), la que iba a ser su hermana y también ahijada: "Lo estoy viviendo con ganas. No podía esperar que mi hermana nazca en mejores manos. Esta es mi hermana, por cierto -apuntó, señalando a la barriga de embarazada de María-. Está ahí dentro, nos está escuchando. Estamos entusiasmados. Soy un loco de la educación, así que ya tengo pensado a qué universidad va a ir. Me encantaría que estudiara, aunque, obviamente, la decisión es suya".

Su amor con Lequio

Alessandro Lequio y María Palacio el día de su boda.

En 1999, María Palacios conoce a Alessandro Lequio en Palma de Mallorca. En aquel entonces, el italiano estaba en el súmmum de su popularidad. Una fama que no siempre era positiva ante los ojos de todos. Su debilidad confesa por las mujeres, su etiqueta de casanova, sus infidelidades públicas a sus anteriores parejas y sus colaboraciones en los programas de televisión más ácidos de la época provocaron que a priori, la tradicional familia de María no viera al conde como el hombre ideal para ella. Pero Palacios siguió el dictado de su corazón, apostó por Lequio y su amor va camino de cumplir 21 años. 

Sin embargo, en estas más de dos décadas de relación, el aristócrata italiano y la comunicadora española han tenido que luchar contra algunas piedras que la vida ha puesto en su camino. En marzo de 2007, tras casi ocho años juntos, la pareja anunciaba su separación. "Ha sido una separación pacífica, acordada y meditada", declaraba él en El programa de Ana Rosa, formato donde todavía hoy consta como tertuliano fijo. El tiempo y el espacio les hizo ver que no podían vivir el uno sin el otro, y año y medio más tarde, para sorpresa del mundo, María y Alessandro anunciaban que se casaban en otoño de aquel 2008. 

Alessandro Lequio y María Palacios en el bautizo de Ginevra Ena en Roma. Gtres

La boda se celebró el 15 de noviembre y tuvo lugar en la iglesia del antiguo monasterio de Santa María de Sacramenia en Segovia. Tres años más tarde, ella ya confesaba sus deseos de ser madre. En su revista de cabecera afirmaba que "ahora me siento más preparada para ser madre. Me encantaría que sucediera pronto".

Alessandro deseaba una niña: y llegó. En el verano de 2016 nació Ginevra Ena (éste último nombre se lo pusieron en honor a la reina Victoria Eugenia, bisabuela de Lequio) y cuatro meses más tarde, coincidiendo con el octavo aniversario de su boda, bautizaron a la pequeña en el palacio de la familia Torlonia en Roma con Ana Rosa Quintana (64) como madrina y Álex Lequio como padrino. 

Su discreta familia

La familia Palacios Milla es una piña cuya marca siempre ha sido la discreción y la diplomacia. En estos momentos, además, María vive un doble dolor. Hace exactamente dos semanas fallecía Álex, hijo de su esposo y de Ana Obregón, quien no solo era como un hijo para ella sino también como un hermano para su hermano pequeño.

María Palacios y Borja Palacios en el entierro de Álex Lequio el pasado sábado 16 de mayo. Gtres

Borja Palacios y Álex Lequio se conocían desde que eran niños y se consideraban hermanos. En estos días, el pequeño de los Palacios Milla está luchando contra una grave enfermedad de la que según apuntó Natalia, otra de las hermanas, a este periódico se encuentra "bien" y "estable". 

En este duelo, instantes de profunda tristeza por la pérdida de Álex, tanto María como los suyos han permanecido, una vez más, en un elegantísimo segundo plano. Sepulcral silencio también en sus redes sociales. La única frase que un periodista ha logrado arrancarle ha sido una en la que María pone en valor la preciosidad del silencio: "Agradezco el apoyo, de verdad, pero cualquier palabra se queda corta, así que prefiero no decir nada". 

[Más información: El guiño de Álex Lequio al hermano pequeño de María Palacios que ahora cobra sentido]