La expolítica y cineasta Ángeles González-Sinde (54 años) ha concedido una emotiva entrevista en la que ha aprovechado para sincerarse sobre aspectos de su vida personal. Poco dada a 'desnudarse' emocionalmente en los medios, la que fuera Ministra de Cultura durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (59) ha narrado los aciagos pasajes que ha vivido por culpa de la temprana muerte de su pareja Claudio López Lamadrid hace un año, además de la de su hermano pequeño y su padre. "Son las tres personas que más me han marcado", asegura. 

Noticias relacionadas

Pérdidas que han zarandeado su vida de forma irreparable y, en el caso de su pareja, se trató de un golpe demoledor. "Perder a tu pareja es quedarte sin paisaje, sin planes de futuro, en el aire", ha asegurado en Diez Minutos. Como consuelo, aclara Ángeles, esta última novela que promociona la escribió antes de que Lamadrid falleciese: "Por suerte la había leído y ya estaba en imprenta cuando falleció". Lo cierto es que los fallecimientos han estado muy unidos a la escritura para González-Sinde: no en vano, escribió El buen hijo tras su cese como ministra y justo cuando su hermano menor había muerto. 

González-Sinde en imagen de archivo. Gtres

Por esto se puede colegir que escribir le ha servido como expiación, como bálsamo ante tanto dolor. Pese a todo, no te preparan para la muerte, se 'queja' en un punto de la charla con Rosa Villacastín (72). "Aunque sabemos que la muerte está ahí, lo cierto es que somos unos privilegiados porque vivimos en un momento histórico en el que la expectativa de vida es muy larga y tenemos acceso a la medicina en esta parte del planeta", asegura en la citada publicación. Según ella, no se puede temer la muerte ni estar pensando en que está al acecho permanentemente. Eso sí, reconoce que cuando murió su hermano "pensé en la falta de asideros o de rituales". Reconoce González-Sinde que lo que de verdad la ha ayudado, más allá de escribir, es apoyarse en los demás, agarrarse a los afectos: "En mi caso tengo la suerte de tener muchos amigos y amigas, compañeros de trabajo, personas que eran solo conocidos y que te acompañan en los días duros, además de mi familia". Tiene dos hijas, pero ella prefiere, en un acto de generosidad, liberarlas de toda descarga emocional: "A los jóvenes no conviene agobiarles con nuestros pesares porque ellos lo que tienen que hacer es vivir con alegría y prepararse para el futuro". 

Más allá de estos rasgones en su vida, Ángeles aborda durante la entrevista su preocupación por diferentes aspectos de la sociedad, como el futuro de la familia, el matrimonio y el cambio de mentalidad comparando lo que ella vivió de joven con respecto a sus hijas: "Ellas tienen más información de la que yo tenía, y eso que yo fui durante la transición y teníamos mucho interés por la política". Ángeles contaba historias desde bien temprano y jamás olvidará cómo se inició en el mundo de la escritura: "Mi madre vio un anuncio en el periódico y me animó a presentarme porque durante el tiempo que viví en Los Ángeles les escribía cartas que a ella le gustaban". 

Sostiene, y no oculta, que sus padres influyeron mucho en su carrera y describe la personalidad de su progenitor, José María González-Sinde, el primer presidente de la Academia de Cine: "Muy abierto, cálido, muy generoso, aunque le costaba compartir su mundo con sus hijos. A mí me marcó mucho con su conducta, planteamientos que yo he repetido en lo social, en querer participar en política sin escurrir el bulto". Sea como fuere, se ha tratado de una emotiva y profunda entrevista que termina González-Sinde mirando al futuro: "En abril saco nuevo libro de tiras cómicas de mujeres, que he escrito con la ilustradora Laura Klanburg, además de estar escribiendo el guion de una serie". 

[Más información: Raquel Revuelta, de negro riguroso, vuelve al trabajo tras la muerte de su exmarido a los 55 años]