"Ha sido una suerte y un regalo estar estos nueve meses aquí". Con estas palabras se despedía Carme Chaparro (46 años) del plató de Cuatro al día. La periodista ponía fin a su labor como conductora del magacín de las tardes de Cuatro. Antes de recibir un botijo como regalo del equipola salmantina anunciaba que en unos meses se pondrá al frente del Mujeres al Poder, un nuevo programa en el que dará a conocer los casos de mujeres que son un ejemplo de empoderamiento femenino, acompañándolas en su día a día. Tras pasar el testigo a Joaquín Prat (44), la periodista ha desvelado en la revista Lecturas los detalles de su nuevo proyecto y ha recordado los angustiosos años en los que su marido trabajó como cámara de guerra.

Noticias relacionadas

A su marido, Bernabé Domínguez, lo secuestraron en dos ocasiones, tal y como ella misma ha confesado: "Al poco de conocernos lo secuestraron los serbios una semana. Lo único que sabíamos de él era un vídeo que nos mandaron con una persona apuntándole en la cabeza con una metralleta. Luego, en Iraq, también. Estuvo retenido".

La periodista reconoce que es una mujer con bastantes subidas y bajones emocionales. Por el contrario, su pareja es más estable y positivo. "Me hace reír y me ancla a la felicidad. Yo soy más de subidas y bajadas emocionales y, cuando estoy abajo, él consigue sacarme del hoyo", ha comentado.

Carme Chaparro y su pareja, en un evento deportivo. Gtres

La presentadora y el cámara se conocieron en la cobertura del funeral de Lady Di en 1997, y a partir de ahí la relación laboral fue cambiando hasta convertirse en una pareja consolidada con dos niñas. Una relación basada en el cariño y el respeto: "Cuando llego tarde a casa, encuentro un post-it en el que dicen: 'Mamá te queremos'. Son pequeños gestos de cariño que son fundamentales y se agradecen mucho". 

Reconoce que no podría vivir con un hombre que no colaborase con las tareas de casa. De hecho, Carme y su marido se distribuyen los quehaceres diarios en función de las exigencias profesionales. "El pone más lavadoras que yo. Mi marido no me tiene por qué ayudar en casa, la casa es de los dos", ha comentado. 

Hace unos años, Carme Chaparro desvelaba que padecía el síndrome de Ménière: una enfermedad rara para la que no existe aún cura y que “padecen 3 de cada 1.000 españoles entre los 25 y 65 años”. La salmantina sólo oye un 35% en el oído derecho y en el oído izquierdo, "el bueno", sufre un pitido permanente. "Sigo teniendo pitidos en los oídos, pero el resto de síntomas me han ido desapareciendo. Hay muchos estadios de la enfermedad. Hay quien llega a perder el control de su cuerpo", ha asegurado. 

La periodista, en el tenis. Gtres

Además del nuevo programa que verá la luz "a principios de marzo", en octubre presentaba su nuevo libro Calladita estás más guapa, un ensayo por la igualdad. La periodista reconoce que velar y pelear por los derechos de las mujeres le ha salido caro: "Pasa factura pero aprendes a ignorar, sobre todo ahora en redes sociales, a la gente que te insulta. Hace diez años, las feministas éramos unas locas apartadas en nuestros guetos. Ahora se nos ha dado voz".

[Más información: Carme Chaparro desvela nuevos detalles sobre la enfermedad que padece]