Pablo López (35 años) juega en casa en Starlite. Málaga es su tierra y se nota. Por la implicación del cantautor y músico sobre el escenario, pero también por la respuesta del público, que lo recibe y aúpa como el gran artista que es, agotando por segunda vez en esta edición todas las entradas a la venta. Pablo se dio de nuevo un baño de masas, se entregó a sus seguidores como él suele hacer, a pecho descubierto y con el corazón a flor de piel.

Noticias relacionadas

La estrella nacional sacó al niño que lleva dentro, jugó y se divirtió durante el show. Con un atuendo más informal que en la cita de julio, ofreció un espectáculo personal, repleto de momentos inolvidables e irrepetibles que llevaron al delirio a sus incondicionales. Ha sido su tercera vez en Starlite, la segunda en 2019, y cada noche es única. En esta ocasión, aludió desde el escenario a José Mercé (64), espectador de excepción que acudió con su familia al concierto, escasos días después de su actuación junto a Tomatito (60). "Es un honor que una leyenda que me ha enseñado tanto esté aquí esta noche en mi concierto", decía Pablo López. Tras el saludo cómplice de ambos, el Auditorio vibró con el gran aplauso del público.

Personalidades como Victoria Federica de Marichalar y Borbón , Blanca Cuesta y Borja Thyssen o Rosario Mohedano acudieron hasta La Cantera de Nagüeles para disfrutar del concierto del malagueño.

Pablo López, considerado uno de los artistas españoles más destacados del momento, volvió a Starlite dispuesto a hacer de la noche "la mejor noche de tu vida": "Hoy voy a subir el nivel del concierto anterior porque no le tengo miedo a nada. Es un placer tocar en esta delicia de lugar, esta cantera que se está convirtiendo en algo mitológico".

En su primer bloque de temas no podían faltar títulos como El Camino, El Niño y 'La mejor noche de mi vida'. Con El Patio, el Auditorio al completo se plagó de pantallas de móvil con el botón de 'Rec' pulsado. Nadie quiere perderse un segundo de cada interpretación en la que Pablo López vierte toda su esencia.

Para entonar El Gato, el cantante y músico subió a Álvaro, un espectador de 10 años con quien compartió el tema y confidencias como que la madre de Pablo le regaló un piano a esa misma edad. Para corroborar lo expuesto, mostró un vídeo de su 'yo' de 10 años tocando el piano. Así, con otros temas como La Dobleuve y un pequeño guiño al Show Must Go On de Freddie Mercury, Suplicando, El Futuro o Libertad, el concierto se acercaba al final.

La última sorpresa de la noche deparaba un instante impensable por los espectadores de Tribuna. El comienzo de los bises fue con Lo Saben Mis Zapatos, tema que cantó entre la multitud, perpleja al darse cuenta de que su ídolo estaba a unos escasos centímetros. Visiblemente emocionado, Pablo López volvió al escenario y concluyó la canción a capela, dándose en cuerpo, alma y voz -sin trampa ni cartón- a su querido público.

Tu Enemigo fue el tema elegido para el adiós. El hit más esperado de la actuación, el himno a la felicidad y a la vida que vistió a cada espectador con una sonrisa que no tiene precio.

[Más información: De Carmen Lomana a David Bisbal: las estrellas hacen brillar Starlite 2019 en su décimo aniversario]