Por fin comienzan las vacaciones de María Teresa Campos (78 años) junto a su pareja Bigote Arrocet (69), recién aterrizado de Chile, donde ha estado cerca de dos meses solucionando cuestiones personales. Tal y como ha informado JALEOS estos días, la pareja, unida y sorteando la polémica por su distanciamiento físico, se desplazará este fin de semana a Marbella, su habitual oasis de asueto en el período estival.

Noticias relacionadas

Aparte de sus planes como pareja -este periódico ha avanzado que se realizará un reportaje fotográfico en la mítica plaza de los Naranjos nada más llegar a la ciudad andaluza-, otra cuestión sobrevuela: ¿dónde se hospedará la familia Campos junto al chileno? Lo cierto es que durante años eran emblemáticos los viajes que organizaba el clan a la Costa del Sol rodeado de amigos, conocidos y mucho equipaje. Y siempre, fueran los acontecimientos los que fueran, se alojaban en su 'segunda casa' marbellí, el majestuoso hotel Iberostar Marbella Coral Beach.

La 'Suite Guadalmina' en la que se hospeda María Teresa.

Sin embargo, ese exclusivo alojamiento ha cambiado de un tiempo a esta parte. Tal y como ha podido confirmar este medio en conversación con María Teresa, este año el hotel elegido para sus días de desconexión ha sido de nuevo el Guadalmina, como el año pasado. Han pasado de su alojamiento fetiche de cuatro estrellas a otro, igualmente de la misma categoría, pero con una sutil diferencia. JALEOS ha descubierto que entre la suite más lujosa del Coral y la de su hotel actual existe una diferencia de 70 euros, pues en el que fuera su lugar fetiche la noche cuesta 295 euros y en su actual alojamiento, 226. Un detalle que podría resultar baladí si se trata de una noche, pero que adquiere importancia si las vacaciones son largas. 

Como es el caso del clan Campos, que este fin de semana da comienzo a sus días de asueto "hasta final de agosto". Teniendo en cuenta que María Teresa, Terelu (53) y Bigote -este medio ha podido conocer que Carmen Borrego (52) pasará gran parte de su verano solo con su marido, José Carlos Bernal- estarán en Marbella cerca de tres semanas, y presumiendo que se alojarán en la Suite Guadalmina a 226 por cada día, saldría un desembolso de cerca de 4.900 euros por persona. No solo eso, si se tiene en cuenta que la familia se instala en habitaciones separadas -además de que Teresa no duerme nunca en la misma habitación que Edmundo-, la suma se elevaría considerablemente. 

La entrada principal del hotel Guadalmina.

Lo que es innegable es que son otros tiempos para la familia Campos, sobre todo económicos. Y es que, María Teresa no consigue vender su casa de Molino de la Hoz y sigue sin tener trabajo en televisión, y Terelu tampoco se ha deshecho de su ático de momento y sus ingresos han descendido considerablemente. Así las cosas, lejos quedan los tiempos en los que el clan reservaba las mejores habitaciones del Coral Beach y era agasajado con las mejores lisonjas. Madre e hijas eran las invitadas ilustres sobre las que giraba el verano. Hoy son tiempos de menos brillo y con más preocupaciones. 

Teresa se sincera con JALEOS sobre Bigote

María Teresa Campos en una de sus últimas salidas sin Bigote. Gtres

Han sido unos meses muy complicados para María Teresa, la cual ha tenido que afrontar no solo la supuesta enemistad entre sus hijas y la lacerante 'no venta' de su casoplón de Las Rozas, sino también los rumores de crisis con Bigote y la discusión que protagonizaron antes de que el cómico se marchara a Chile, de la que este medio tanto ha hablado. JALEOS se ha puesto en contacto con la comunicadora, quien se ha mostrado agotada ante lo que ella entiende como habladurías sin fundamento. 

"Cuando ha llegado Edmundo a España le han dicho que si venía a hacer el paripé de si estamos juntos. De verdad, nos lo tomamos a broma pero es muy cansado. Nos reímos y santas pascuas, no se puede luchar contra los elementos", ha expresado. Eso sí, se ha negado en redondo a responder cuando este periódico ha abordado una cuestión espinosa: su desaprobación ante el hecho de que Bigote viaje con tanta frecuencia allende los mares. "Gracias", ha zanjado la conversación. Ni de crisis ni tampoco de bronca ha querido hablar Teresa Campos. Su versión es que está todo bien: "Llevamos cinco años y siguen". La de su entorno, es muy distinta. ¿Quién tiene la razón?

[Más información: Bigote Arrocet, por fin, regresa a España: sabemos todos los detalles de su polémica vuelta]